Connect with us

Sucesos

Madre de taxista asesinado en Chalatenango: “Hasta ahora no entiendo lo que pasó, trabajaba para su niña”

Publicado

el

María, madre de quien en vida fuera Boris, su hijo de 28 años que se dedicaba a realizar carreras con su taxi, fue asesinado por pandilleros del departamento d Chalatenango.

El joven fue encontrando si vida en su vehículo con señales de agresión y con un disparo en la cabeza, cuenta su madre.

“Vaya a la policía, que a Boris se lo mataron por el puente”, le dijeron conocidos a la doliente mujer el sábado 7 de noviembre, la noticia más cruel e inhumana que María ha recibido en su vida y quién con voz entrecortada dice: “Ahí está mi chelito, mi niño”, sentada en una silla, frente a la habitación de su hijo, casi devorada por las sombras y contemplando una fotografía de Boris.

“Hasta ahora, no entiendo lo que pasó”, lamenta la madre. La versión que ella ha conseguido armar con lo poco que le dijo la policía y las declaraciones de algunas personas, que vieron a Boris ese día, es que temprano, aquella tarde, dos presuntos pandilleros abordaron el vehículo que su hijo conducía.

La policía lo confirmó, pero en las delegaciones de Chalatenango se rehusaron a brindar información sobre el caso o sobre las pesquisas. María expresa que, desde el día que asesinaron a Boris, sólo surgen preguntas que nadie sabe o quiere contestar, ni los agentes a cargo de la investigación.

El asesinato sucedió en un puente sobre el Río Sumpul, en el tramo que de Chalatenango conduce al municipio de Arcatao, a 26 kilómetros de las calles en donde el joven solía trabajar. Se desconoce el lugar exacto en donde los dos sujetos abordaron el vehículo, pero se presume que golpearon y torturaron a Boris durante el trayecto hasta el punto en donde lo mataron. Encontraron el cuerpo lleno de golpes y heridas. La ropa estaba completamente ensangrentada.

El puente en donde se encontró a Boris muerto, dentro del taxi que conducía, está a unos 26 kilómetros de la zona en donde el joven solía trabajar. Foto EDh / Jonathan Tobías

Boris vivía junto a su madre, y sus hermanos menores, en el casco urbano de Chalatenango. La mañana de el sábado que lo mataron, salió a trabajar como lo hacía todos los días, temprano. Agarraba carreras en la zona de la ciudad y nunca demasiado lejos, relata su madre.

El vehículo que conducía, María se lo compró, con esfuerzo, luego que no consiguiera empleo tras graduarse de enfermería. El sueño de Boris era convertirse en trabajador de salud durante la pandemia, pero al no conseguirlo decidió trabajar como taxista pirata para sostener a su familia y ayudar a su hija, de tan solo seis meses de edad.

Con el taxi aportó, por varias semanas, a los gastos de su hogar, desde agosto y durante los meses de pandemia y cuarentena. “Trabajaba para su niña”, recuerda María y lo describe como un padre responsable, que siempre estuvo pendiente de su hija y sus hermanos.

Al final de la tarde de aquel sábado, María vio todo eso derrumbarse. Tardó menos de una hora en llegar al puente en donde asesinaron a su hijo. Lloró, recuerda. Dentro del vehículo no encontraron más que los documentos del joven. Eso le dijo la policía. Sugirieron un asalto, con el argumento que no había dinero en la escena. Ella no está convencida, piensa que alguien quería matarlo, pero no tiene pruebas.

Boris fue velado en la casa de su madre y decenas de amigos asistieron a su sepelio. Foto EDH / Cortesía

Medicina legal devolvió el cuerpo de Boris ese sábado, ya entrada la noche. Su familia y amigos lo velaron en la calle frente al portón en donde, tan sólo cinco horas antes, María se enteró que estaba muerto. “La gente no cabía (en la vela)”, recuerda María y parece que ese recuerdo la reconforta.

Una larga caravana acompañó el féretro de Boris en su ruta hacia el cementerio Monte Piedad, en Chalatenango. Lo sepultaron cerca del mediodía. La fotografía que estuvo sobre el ataúd y luego la tumba de su hijo, es la misma que María tiene, entre penumbras, en el altar de su casa, junto a esa vela que rompe la densa oscuridad.

Con información de ElSalvador.com.

Sucesos

Indignación nacional por sujeto que hostigó a elefante marino en playa Los Cóbanos

Publicado

el

La llegada de dos elefantes marinos a las costas salvadoreñas, este fin de semana, causó sorpresa a la población. El primero apareció disfrutando del sol en la playa Los Cóbanos, en Sonsonate. Mientras el segundo fue visto en la Barra de Santiago, municipio de Jujutla, departamento de Ahuachapán.

La llegada de ambos animales exóticos provocó que muchos bañistas intentaran acercase a ellos para tomarse fotografías, sin importar que con dicha acción los asustaban y ahuyentaban.

En redes sociales comenzaron a circular videos y fotografías que mostraban como algunos bañistas molestaban sin ningún motivo a los pacíficos animales.  

Incluso, el ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Salvador Anliker, lamentó la acción de estos salvadoreños y pidió un escarmiento público para los sujetos por la consideró una agresión al elefante marino.

“Les presento a un ignorante de marca mayor. Sería bueno que alguien expusiera sus redes sociales y recibiera un escarmiento por parte de la gente. Por favor, no se comporten como este tipejo. Los animales silvestres no se deben de molestar”, escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

Continuar Leyendo

Sucesos

Fallece hombre al caer en un barranco de 35 metros en San Marcos

Publicado

el

La Policía Nacional Civil (PNC), informó que un hombre perdió la vida, la tarde de este domingo, luego de caer por un barranco de aproximadamente 35 metros de profundidad, el cual se encuentra en la calle que conduce a la colonia San Rafael, en San Marcos.

El ahora fallecido fue identificado como Carlos Efraín Molina Sandoval, de 40 años de edad, quien era residente del sector.

De manera preliminar se conoció  que el hombre habría perdido el equilibrio y debido a eso cayó por el profundo precipicio.

Medicina Legal llegó al lugar para brindar más detalles de lo sucedido. La madre del fallecido también asistió a reconocer el cuerpo.

Continuar Leyendo

Sucesos

Motociclista choca y su cuerpo se prende en llamas en San Juan Talpa

Publicado

el

La Policía Nacional Civil (PNC), informó que un motociclista sufrió quemaduras en el 80% de su cuerpo, luego de impactar contra un vehículo en el desvío a San Juan Talpa, sobre la carretera que de Comalapa conduce al Puerto de La Libertad.

El motociclista fue identificado como Edwin Antonio Lobato Leonor, de 31 años, quien fue auxiliado por residentes del sector y luego fue trasladado hacia el Hospital Nacional de Zacatecoluca, La Paz.

Fuentes cercanas a la PNC aseguraron que la motocicleta que manejaba Lobato comenzó a presentar problemas mecánicos, por lo que comenzó a circular en zig zag. No obstante, en determinado momento invadió el carril contrario e impactó contra un vehículo.

Del fuerte impacto, la motocicleta cayó al suelo y se prendió en llamas, quemando por varios minutos a Lobato hasta que fue auxiliado por los residentes.

En redes sociales ha comenzado a circular un escalofriante video que muestra el momento exacto en el que Lobato está envuelto en llamas sobre la carretera.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído