Connect with us

Judicial

Policías fingieron un control vehícular y terminaron extorsionando a un hombre con $500

Publicado

el

El pasado 11 de febrero de 2016 un hombre conducía tranquilo con su vehículo sobre las calles del municipio de Mejicanos cuando de pronto cuatro agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) desde una patrulla le hicieron una señal de alto para inspeccionar su vehículo. El hombre nunca se imagino que estaría por vivir las horas más angustiantes de su vida. Los cuatro policías le exigieron $500 que debían entregar en tres horas, de lo contrario atacarían contra él y su familia.

Por este hecho, han sido procesado los policías, quienes son acusados por el delito de extorsión. Según el expediente judicial que se abrió por este hecho, eran las 6:00 de la tarde y Pablo (nombre que ha sido modificado para proteger a la víctima) transitaba en Mejicanos, el tráfico era como el de todos los días. Nada en el ambiente daba muestras de que algo fuera de lo cotidiano podría ocurrir. Hasta que un carro patrulla se puso detrás de él.

Pablo se estacionó y al mismo tiempo los cuatro agentes uniformados se bajaron de la patrulla.

El documento judicial detalla que los agentes obligaron a Pablo a bajarse del vehículo, luego le manifestaron con un tono serio que su vehículo presentaba problemas legales, los cuales tenía que resolver con prontitud de lo contrario tendría problemas más graves.

Pablo, parado frente aquellos cuatro agentes, no sabía qué hacer ya que no sospechaba que su vehículo presentara algún problema legal. Los policías al verlo acorralado le dijeron que para olvidar el percance tendría que entregarles $500 en efectivo a las 9:00 de noche de ese mismo día, tal como contó Pablo al momento de poner la denuncia.

En su relato, aseguró que ellos lo amenazaron, le dijeron que de no entregar el dinero a la hora pautada lo buscarían para atentar contra él y su familia; ya que conocían perfectamente la ubicación de su residencia. Ellos le dieron un número al cual debía llamar para avisar cuando ya tuviera el dinero y poder pactar algún lugar para entregarlo.

Ya eran las 9:00 de la noche y Pablo aún no tenía el dinero. Abatido y preocupado, decidió llamar al número telefónico que los agentes le dieron. El teléfono sonó y contestó de inmediato un hombre a quien identificaron como Romel. Durante la conversación, la víctima señaló que no había podido conseguir el dinero ya que tres horas no eran suficientes.

Durante la llamada, Romel le dijo que “por teléfono no iban a hablar de eso. Que saliera de su casa” para negociar, reza el expediente. El agente le indicó una hora y un lugar para reunirse.

Pasados unos cuantos minutos, la víctima visualizó a los cuatro policías que horas antes le habían exigido $500 a cambio de no atentar contra su vida, quienes andaban uniformados.

Según la acusación, Romel, como líder de la banda, fue condescendiente con Pablo y le dijo que le daba un plazo de 15 días para darle el dinero en horas de la tarde. Al mismo tiempo, ellos le recalcaron su amenaza.

La víctima no sabía qué hacer, no solo tenía que pensar en la forma cómo conseguir el dinero sino también cómo proteger a su familia de un grupo de policías. Estaba acorralado.

Esa noche por su mente pasaron decenas de posibilidades una de ellas era que al denunciarlos ellos cumplirían con la promesa de atentar contra su familia; la otra posibilidad era entregar el dinero y olvidarse de lo sucedido. Ambas posibilidades lo pusieron entre la espada y la pared.

Pablo protagoniza una escena sacada de una película policial

Al día siguiente, Pablo se levantó con la decisión de denunciarlos. Fue a la delegación y relató todo lo sucedido. Él solo tenía la descripción física de los cuatro policías y el número de la patrulla donde estos lo interceptaron, este último dato le valió para identificarlos rápidamente.

Las autoridades policiales le dijeron a Pablo que no cortara comunicación con los sujetos y que acordara un encuentro para el 15 de febrero de ese mismo año para la entrega del dinero, pues harían una entrega controlada.

En el documento judicial, consta que eran las 4:25 de la tarde del 15 de febrero cuando Pablo llegó al lugar en un vehículo. Los nervios eran incontenibles, jamás en su mente pasó la posibilidad de protagonizar una escena como en las películas. La entrega se haría efectiva sobre el final de la Autopista Norte, frente a unos condominios de la zona.

La policía le indicó que no estaría solo durante el proceso de entrega, ya que a su alrededor se montó un operativo con cuatro grupos policiales que vigilarían y arrestarían en flagrancia a los sujetos.

La entrega del dinero

De pronto, uno de los equipo visualizó una motocicleta que se dirigía rumbo a la víctima, en la que se transportaban dos sujetos con las mismas características que la víctima había descrito en su declaración. El ambiente se tensionaba cada vez más, Pablo sentía que el corazón le palpitaba cada vez.

La motocicleta era conducida por Romel del Carmen Flores y Wilber Adonay Peñate, quienes se quedaron detrás del vehículo. La víctima se bajó del carro rumbo a los dos sujetos, entre sus manos llevaba un paquete que simulaba el dinero que los criminales exigían.

Sin embargo, este paquete no eran otra cosa más que un billete de $10 dólares y un montón de recortes de papel periódico que juntos simulaban un fajo de dinero, los policías encargados del operativo se lo habían entregado para que lo diera a los criminales.

Tanto Romel como Wilber estaban frente a la víctima y ambos le exigieron el dinero de inmediato. Romel tomó el dinero y comenzó a mirar hacia los lados para identificar si había algo sospechoso. Segundos después se percató que en el lugar había otros policías.

Bajo esta sospecha lanzó el dinero hacia unos arbustos.

Los agentes policiales que custodiaban la entrega controlada abrieron paso a la captura de los dos sujetos. Solo pasaron diez minutos para que se diera el arresto, donde se le incautaron dos armas de fuego, dos teléfonos celulares y la motocicleta donde se transportaban.

El caso que llego hasta los tribunales

Tras la captura de los dos agentes, se logró capturar a los otros dos que participaron en la extorsión cuando se encontraban en su día de licencia en el municipio de Tacuba, Ahuachapán.

Los cuatro agentes involucrados en el crimen fueron identificados como Romel del Carmen Flores Rodríguez, de 40 años de edad; Wilber Adonay Peñate, de 34; Fredy Antonio Sánchez García, de 24, y Luis Enrique Santos Aquino, de 23 años de edad.

Los primeros en llegar ante los tribunales fueron Romel y Wilber, quienes fueron procesados por el delito de extorsión agravada y fueron encontrados culpables por el Tribunal Cuarto de Sentencia de San Salvador. En ese momento, el caso fue individualizado ya que los otros dos agentes fueron capturados fuera de la entrega controlada.

En el caso de Fredy Sánchez y Enrique Santos es el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador el que lleva el proceso. Esta semana fue suspendido el juicio en contra de los dos sujetos y fue reprogramada para el próximo martes 15 de mayo, donde se espera se determine la participación o no de estos imputados en el hecho.

Por: El Salvador Times

Judicial

Dos agresores sexuales son condenados en Santa Ana

Publicado

el

Por el delito de Violación en Menor e Incapaz en perjuicio de una adolescente de 13 años, fue condenado a una pena de 14 años de cárcel Edwin Santos Reyes. Hecho ocurrido en el diciembre de 2016, en el municipio de Candelaria de la Frontera, del departamento de Santa Ana.

La Unidad de Atención Especializada para la Mujer, Niñez y la Adolescencia de la oficina fiscal de Santa Ana ordenó la detención administrativa de Edwin Santos Reyes, luego de recibida la denuncia de los hechos y realizar las investigaciones respectivas.

La vista pública se realizó en el Tribunal Segundo de Sentencia de Santa Ana, en la cual después del desfile probatorio el Juez manifestó que se tiene por acreditada la conducta atribuida al imputado por el delito de Violación en Menor e Incapaz, previsto y sancionado en el artículo 159 del Código Penal; por lo que Santos Reyes, fue condenado a cumplir 14 años de prisión.

La violación ocurrió en el municipio de Candelaria de la Frontera en el mes de diciembre de 2016, cuando el imputado aprovechándose que era vecino de la víctima abusó sexualmente de la adolescente.

Condenado por Otras Agresiones Sexuales

También, se informó sobre la condena de cinco años de cárcel y el pago de US$302.00 de responsabilidad civil contra César Leónidas Cortez Gómez, por el delito de Otras Agresiones Sexuales, en perjuicio de una mujer mayor.

Según el informe fiscal los hechos ocurrieron el 30 de agosto de 2019, cuando la víctima se desplazaba por una vereda de la zona rural del municipio de Santa Ana, y le salió al paso el imputado quien le pego con un palo en la cabeza y posteriormente la tiró al suelo donde la agredió sexualmente.

Durante la audiencia de vista pública desarrollada en el Tribunal Primero de Sentencia de Santa Ana, los operadores de justicia condenaron a Gerson Cruz Orellana, por el delito de Otras Agresiones Sexuales, según lo establece el artículo 160 del Código Penal, a una pena de cinco años de cárcel y el pago de US$302.00 en concepto de responsabilidad civil.

Continuar Leyendo

Judicial

ARENA sería objeto de embargo debido a tres demandas por deudas a medios de comunicación

Publicado

el

ARENA tiene tres demandas en su contra por una deuda de más de un cuarto de millón de dólares que tiene hacia empresas vinculadas hacia medios de comunicación.

La demanda, adquirida en el año 2019, fue admitida por el juzgado Décimo Tercero de Paz de San Salvador por un monto de 256 mil 951 dólares.

Tras la falta de iniciativa del partido tricolor, la empresas solicitaron al Juzgado iniciar un proceso de conciliación para cancelar la deuda, pero si el partido no accede a estas el caso pasaría a la fase ejecutiva, esto es, que podrían embargar bienes del partido para cancelar el monto que se debe.

Diario La Página aseguró que el partido se encuentra en quiebra debido a la mala administración interna así como a los casos de corrupción al interior de la institución, por lo que ahora se les imposibilita cancelar su deuda.

La Página también señaló que esa misma situación ha dejado a ARENA sin los fondos necesarios para realizar la campaña de cara a las próximas elecciones.

Continuar Leyendo

Judicial

Decretan 15 años de cárcel para pandillero que extorsionó a una víctima con $80

Publicado

el

Un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS-13) que se dedicaba a extorsionar fue condenado a 15 años de prisión, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Se trata de Luis Ángel Contreras Godoy, quien fue condenado tras ser hallado culpable por el cargo de extorsión agravada tras exigir a la víctima $80  dólares en efectivo a cambio de no acabar con su vida.

La FGR manifestó que la demanda de dinero se hizo de forma personal por parte del imputado, el 24 de julio de 2019, y debido a que la víctima no podía entregarla el efectivo en ese momento, lo obligó a darle un número de celular para comunicarse luego con él.

Al siguiente día, 25 de julio, las llamadas fueron recibidas insistentemente, advirtiéndole a la víctima que sino entregaba el dinero acabarían con su vida y la de su familia.

Tras las amenazas, se acordó la entrega en horas de la tarde, pero a través de un dispositivo policial se logró la captura en flagrancia de Godoy.

En el juicio, en el Tribunal Segundo de Sentencia de San Miguel, la fiscal demostró con prueba documental, testimonial y pericial la responsabilidad penal del incriminado que recibió una sentencia condenatoria de 15 años de cárcel.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído