Connect with us

Internacionales

Joven camina por muchas horas entre el bosque cargando a su padre sobre su espalada para vacunarlo contra el COVID-19

Publicado

el

Una fotografía de un indígena cargando a su padre sobre su espalda para ir a vacunarse contra la covid-19 llamó la atención de miles de personas en Brasil en las redes sociales.

La imagen muestra a Tawy Zó’é, de 24 años, luchando por cargar a Wahu Zó’é, de 67.

El joven caminó durante horas por el bosque, por un camino con cerros, arroyos y otros obstáculos hasta llegar a la base del equipo de salud en la región.

La escena conmovió al médico Erik Jennings Simões, quien registró el momento en una fotografía. Para el profesional de la salud, el compromiso del joven indígena de inmunizar a su padre fue uno de los momentos más destacables que presenció en 2021.

El registro se realizó en enero de 2021, al inicio de la vacunación contra la covid-19 en el país. Sin embargo, el médico recién lo compartió en las redes sociales la semana pasada, casi un año después.

«Quería enviar un mensaje positivo a principios de año», le dice el médico a Vinícius Lemos, periodista de BBC News Brasil.

«También era una forma de tratar de enviar un mensaje del pueblo zó’é, porque siempre preguntan si los blancos se están vacunando y si se acabó la covid-19», agrega Erik.

El pueblo indígena zó’é habita en unas 669.000 hectáreas en el estado de Pará, en el norte de Brasil, cerca del río Amazonas, en un área de selva considerada altamente preservada y con una enorme biodiversidad.

Según los agentes de salud que trabajan en la región, la población zó’é está compuesta por unos 325 indígenas que viven dispersos por el territorio en más de 50 caseríos. A lo largo del año, suelen trasladarse a diferentes lugares de la zona en la que viven.

Se les considera un pueblo con contacto externo reciente, normalmente solo a través de la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai) o de la Fundación Nacional del Indígena (Funai).

Desde el inicio de la pandemia, según datos oficiales, el pueblo no ha registrado ningún caso de covid-19.

Es una realidad diferente al contexto general de la pandemia entre los indígenas de todo el país.

Según los datos más recientes de Sesai, desde marzo de 2020 se han registrado 57.100 casos de covid-19 entre indígenas en Brasil y 853 muertes por la enfermedad.

Las entidades indígenas, por otro lado, señalan que los datos de Sesai son limitados ya que solo incluyen a los indígenas en aldeas.

La Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) realizó su propia encuesta sobre el tema y señaló que el país alcanzó la marca de los mil indígenas muertos por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus en marzo de 2021.

Enfermera vacuna indígena en el pueblo.
El equipo médico comenzó a adoptar una estrategia para evitar el contagio de los indígenas por covid-19 tanto como sea posible.

Erik, de 52 años, ha sido el médico a cargo del pueblo zó’é durante casi dos décadas. Trabaja junto a un equipo de técnicos de enfermería, enfermeros y odontólogos, quienes llegan al sitio en avión y brindan atención en una base creada dentro del área de estos indígenas.

Al inicio de la pandemia, según el médico, el pueblo zó’é creó una estrategia para evitar que la covid-19 se propagara en su zona.

«Estaban divididos en grupos de aproximadamente 18 familias, aislados en los pueblos más alejados y evitando cualquier tipo de contacto con el equipo de salud», explica el médico.

«Adoptaron una estrategia de no cruzarse entre ellos y evitaron el acercamiento con los blancos. Es una táctica milenaria para evitar una pandemia, decidida e iniciada por ellos mismos», añade.

Según él, existen numerosos senderos en toda la zona forestal y solo los indígenas conocen cómo recorrerlos y evitar que los grupos se crucen entre sí.

Cuando comenzó la vacunación contra la covid-19 en el país, los indígenas eran considerados grupos prioritarios.

Para el equipo de salud que acompaña al pueblo zó’é se planteó un desafío: cómo inmunizar a esta población, reduciendo al máximo la posibilidad de infección por el coronavirus.

Incluso con los miembros del equipo dando negativo para covid-19, usando el equipamiento de protección personal apropiado y parcialmente vacunado, los profesionales de la salud decidieron discutir con los indígenas la forma más segura de aplicar la inmunización.

Una evaluación técnica señaló que sería inviable que el equipo de salud fuera a cada aldea a aplicar la primera dosis. Esto porque analizaron que llevaría semanas vacunar a todos, debido al desplazamiento en la región.

«Además, tendríamos que caminar con equipos de protección pesados en el bosque y necesitaríamos la compañía del pueblo zo’é para guiarnos. Eso aumentaría el contacto con los indígenas y la posibilidad de contaminación, precisamente lo que estaban evitando», dice el médico.

Equipo de salud en aldea para vacunar a indígenas.

El equipo también necesitaría dormir en los pueblos, debido a las largas distancias en la región, aumentando los riesgos de posible contagio por covid-19.

Se decidió que el equipo utilizaría tres cabañas cercanas a la base de salud, en lugares abiertos y aireados. Ningún indígena durmió en el lugar y cada familia fue vacunada por separado.

Al llegar al sitio de inmunización, cada indígena era responsable de caminar por el bosque para evitar encontrarse con otros grupos de personas.

El 22 de enero de 2021 fue el turno de Wahu y Tawy de recibir la primera dosis de la vacuna. Según el médico, padre e hijo siempre han tenido una intensa relación de cariño y respeto.

Una acción común de los jóvenes, incluso antes de la pandemia, era cargar a su padre en una especie de jamanxim, una forma de mochila o canasta hecha por los indígenas.

«El padre (Wahu) tenía mala vista, ya casi no podía ver nada y también tenía un problema crónico grave en el tracto urinario. Como resultado, era casi completamente incapaz de caminar en el bosque», dice Erik.

«Entonces, lo que iba a funcionar allí era llevar a los padres a la espalda. Eso es lo que funciona en el bosque, porque no hay ambulancia u otro medio de transporte», agrega.

La llegada del hijo cargando a su padre a la espalda conmovió a Erik y a los demás profesionales de la salud. «Fue una escena muy bonita, de la relación amorosa entre ellos», relata el médico. Erik estima que padre e hijo tardaron de cinco a seis horas a través del bosque en llegar al sitio de inmunización.

Poco después de ser vacunado, Tawy volvió a poner a su padre sobre su espalda y se dirigió hacia el bosque. Dijo que no podía tardar mucho, ya que tenía que llegar al pueblo antes del anochecer.

Cuando padre e hijo salían de la base de atención médica, Erik tomó la fotografía.

«Quise registrarlo porque fue una escena muy bonita y porque demuestra la preocupación por vacunarse. Además, la imagen ilustra la estrategia adoptada articulando los conocimientos de la población con los nuestros en busca de evitar la covid entre el pueblo zo’é», cuenta el médico.

Internacionales

Policía turca detiene a periodista por presunto insulto al presidente

Publicado

el

Este sábado en horas de la noche fue detenida la periodista turca Sedef Kabas tras ser acusada de haber insultado al presidente de ese país, Recep Tayyip Erdogan en televisión nacional.

Las autoridades interpretaron que la frase “cuando el ganado entra en Palacio no se vuelve rey, sino que el Palacio se convierte en un establo”, dicha por la periodista era un ataque al mandatario.

El abogado de Kabas confirmó a medios regionales sobre el arresto y la presentación de los cargos en contra de la periodista.

“En mi declaración a Halk Tv por el arresto de mi cliente Sedef Kabas, declaré que lucharemos hasta el final contra la ilegalidad”, puntualizó el abogado defensor.

La detención habría sido solicitada por la Fiscalía de Turquía, luego de que las palabras de la profesional de la comunicación provocaran una campaña de ataques en su contra a través de las redes sociales y medios gubernamentales.

Continuar Leyendo

Internacionales

Demanda a funeraria por “mezclar” a su madre con otros muertos

Publicado

el

Dawn Morales está exigiendo $65 millones de dólares como compensación en una demanda contra una funeraria de Nueva York, alegando que el cuerpo de su madre supuestamente fue enterrado con otros muertos no reclamados.

Morales presentó la demanda el martes acusando de “negligencia grave” al establecimiento “R.G. Funeraria Ortiz” en Brooklyn, informó Pix11.

Su madre, Nancy Dereyayla, murió en su casa el 27 de agosto de 2021 y fue llevada a la oficina del médico forense del condado Kings, según la demanda. Morales había pagado a la funeraria para recuperar el cuerpo de su madre de la oficina del médico forense y cremarla.

La querella dice que “R.G Ortiz Funeral Home”, ubicada en Havemeyer St, preparó un certificado de defunción que indica que el cuerpo se desechó originalmente en Potter’s Field y fue incinerado en Hudson Crematory en North Bergen, Nueva Jersey. Sin embargo, una carta del crematorio fechada el 2 de diciembre confirmó que nunca recibieron ni incineraron el cuerpo de la señora Dereyayla.

La demanda alega que la funeraria aún no ha respondido a una carta del abogado de Morales ni le ha ofrecido una explicación sobre el paradero del cuerpo de su madre.

“Es inconcebible cómo esta funeraria no sólo pudo permitir que el cuerpo de la madre de la señora Morales permaneciera sin ser reclamado, sino que indicara que fue incinerado cuando en realidad no lo fue. Además, no le notificaron sus errores ni ofrecen ninguna explicación sobre el paradero de su madre; es francamente cruel y absolutamente desgarrador”, dijo Phil Rizzuto, abogado demandante.

Continuar Leyendo

Internacionales

Parlamentarios de Honduras pelean durante elección de directiva

Publicado

el

La junta directiva provisional del Parlamento de Honduras fue electa este viernes en medio de una polémica porque 20 diputados del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda) se opusieron a que el titular fuera Luis Redondo, propuesto por la presidenta electa del país, Xiomara Castro.

«Se consumó la traición», dijo Xiomara Castro en un mensaje en Twitter al conocer que la junta directiva provisional no la encabezará Redondo, del Partido Salvador de Honduras, sino Jorge Cálix, uno de los disidentes de Libre.

Beatriz Valle, uno de los 20 disidentes de los 50 diputados que obtuvo Libre en las elecciones generales del 28 de noviembre, propuso a los tres directivos provisionales, incluida ella como secretaria.

El secretario de Gobernación, Justicia y Descentralización, Leonel Ayala no permitió que el diputado Rasel Tomé, portavoz de Libre que apoya a Xiomara Castro, presentara una segunda propuesta, que sería encabezada por Luis Redondo, y procedió a juramentar a la junta directiva provisional, lo que derivó en un zafarrancho.

Diputados de Libre que apoyan a Castro, quien asumirá el poder el 27 de enero, y disidentes se fueron a golpes, saltando a la mesa principal del Congreso Nacional y lanzando bolsas de agua a los directivos de la junta provisional.

La junta directiva encabezada por Cálix habría contado al menos con 30 votos de Libre, 44 del Partido Nacional y 10 del PSH, según lo que trascendió.

La elección de Jorge Cálix, que contó con los votos del Partido Nacional, que está concluyendo doce años consecutivos en el poder, creó una nueva crisis política en Honduras a seis días para que asuma Xiomara Castro.

Ente electoral de Honduras inhabilita a otro diputado, el segundo en 24 horas

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Honduras ordenó este viernes al Parlamento del país que deje sin escaño al diputado electo Erasmo Portillo, quien fue inhabilitado —el segundo en 24 horas— por su parentesco de afinidad con uno de los vicepresidentes del país, Ricardo Álvarez.

Portillo fue inhabilitado «por mayoría de votos» del pleno del CNE como candidato a diputado del Congreso Nacional por el departamento de Francisco Morazán, región central, donde se localiza la capital, según la resolución del órgano electoral.

El diputado, del Partido Nacional, primera fuerza de oposición en el Legislativo, fue inhabilitado luego de que el CNE constató «su parentesco de afinidad» con el designado presidencial (vicepresidente), Ricardo Álvarez, añadió.

El ente electoral además declaró de oficio «la nulidad absoluta» de la credencial entregada a Portillo como diputado, y notificó al Partido Nacional sobre la resolución para que lo sustituya.

Portillo es el segundo diputado inhabilitado en Honduras, después de que en la víspera el CNE anunció la inhabilitación del parlamentario Roy Dagoberto Cruz tras confirmarse su parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad con el presidente del poder Judicial, Rolando Argueta.

Cruz, diputado también del Partido Nacional, interpuso un recurso de apelación ante el Tribunal de Justicia Electoral (TJE), el cual fue admitido, pero no ha sido resuelto.

El secretario de Gobernación, Justicia y Descentralización, Leonel Ayala, también fue notificado que Portillo y Cruz no podrán integrarse al Congreso Nacional para el período 2022-2026.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído