Connect with us

Vida

Mi vida con el Papiloma Humano: el relato de una joven de 22 años contagiada del virus

Publicado

el

“Por mi mente nunca había pasado morirme, hasta días después de haber empezado el tratamiento contra el Virus del Papiloma Humano. Quería desaparecer del mundo, ya no le encontraba razón a vivir”.

Así relata una joven tica, de 22 años, lo que pasó por su mente hace aproximadamente tres meses, al enterarse que la habían contagiado del Virus del Papiloma Humano (VPH) y verse obligada a someterse a un tratamiento con químicos.

La mujer -a quien para efectos de este artículo llamaremos Mariana para proteger su identidad-, se consideraba una joven como cualquier otra, que dividía su tiempo trabajando y estudiando en la Universidad de Costa Rica la carrera de Historia. Por ende, jamás imaginó que a su edad iba a recibir este diagnóstico, pues afirma que siempre había sido “una persona muy sana sexualmente”.

Además, Mariana pensaba que por ser tan joven no se iba a contagiar; sin embargo, el virus llegó para dar un giro a su vida.

Todo comenzó un día en el que regresaba de su trabajo, en San José, luego de sentir unas molestias e incomodidades en el área genital. Al llegar a su casa se percató de que tenía unas lesiones, un tipo de verrugas y no entendía qué estaba pasando, pues nunca le había ocurrido algo similar.

Entonces llamó al ginecólogo para que la atendiera de emergencia. Se tomó unas fotos de las lesiones para poder mostrárselas al especialista y ya en el consultorio el médico le confirmó su diagnóstico.

“En ese momento lo primero que pensé era que me iba a morir, tenía ganas de llorar, mucha frustración. Yo decía: ‘¿por qué a mí me pasa esto?, ¿quién me contagió?, ¿qué va a pasar con mi vida?’; y sentía mucha culpa de que tal vez no me cuidé lo suficiente, porque las personas con este virus pueden desarrollar cáncer de cérvix y esa era mi preocupación”, explica.

Mientras lidiaba con lo que define como un balde de agua fría, el especialista le dijo que la tenía que intervenir en ese mismo momento. Ella accedió, pues quería “curarse” de inmediato.

Minutos después de aquella advertencia médica experimentó un dolor físico que nunca había sentido. Le estaban aplicando un químico que se utiliza para quemar las verrugas genitales.

“Imagínese que yo un día antes tenía una vida normal. Llego, me dicen que tengo VPH y que es importante tratar de una vez. Entonces me aplican un químico que me quema no solo las verrugas, sino que también la piel y eso chima mientras la piel no cicatrice y no sane”, detalla.

Fue así como comenzó lo que Mariana llama “su nueva vida”: con frecuencia debía ir a que le aplicaran el químico, pues si bien podía esperar entre sesión y sesión más tiempo, ella quería estar bien lo más pronto posible.

No obstante, esto provocó que se le quemara toda el área genital.

Vida

Cómo el ejercicio físico puede ayudarnos a crear nuevas neuronas y a mejorar la memoria

Publicado

el

Hace tiempo se pensaba que en el cerebro no se podían generar nuevas neuronas. Éste se entendía como una entidad estática e invariable que, simplemente, degeneraba a medida que envejecíamos o debido a lesiones cerebrales.

No obstante, a partir de los experimentos de la bióloga de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) Marian Diamond, se demostró en 1964 que el cerebro adulto era plástico y adaptativo.

Ese estudio fue pionero en identificar cómo las características del entorno afectaban directamente al desarrollo y crecimiento cerebral.

El experimento realizado contaba con una jaula grande y espaciosa con doce ratas que crecían en un ambiente enriquecido (elementos para jugar o correr en la rueda giratoria, compañía, alimentación diversa), así como con otras doce ratas que se encontraban en una jaula pequeña, aisladas, sin estímulos sociales o de juego.

Tras ochenta días, Diamond analizó sus cerebros y descubrió que el córtex cerebral se había modificado en el grupo del ambiente enriquecido.

En estos, la corteza cerebral era más extensa, debido al crecimiento de las espinas dendríticas de las neuronas, se observó angiogénesis —mayor número de vasos sanguíneos—, se vió incrementado el nivel del neurotransmisor acetilcolina, así como el del factor neutrófico derivado del cerebro, conocido por sus siglas en inglés BDNF, una proteína que se expresa especialmente en la corteza cerebral y el hipocampo, áreas fundamentales para procesos como aprendizaje y memoria.

Estos datos han generado un sinfín de estudios dirigidos a analizar el papel de cada uno de los elementos que componían ese ambiente enriquecido.

Neurogénesis y ejercicio físico

Desde los estudios pioneros de neuroplasticidad, múltiples han sido las evidencias científicas que demuestran cómo factores tales como la dieta, la actividad cognitiva diversa, el ambiente social, la novedad y el ejercicio físico son elementos que favorecen indiscutiblemente este fenómeno.

Cerebro.
El ejercicio físico regular puede contribuir a la neurogénesis.

Centrémonos en el ejercicio físico.

Los múltiples beneficios del ejercicio físico regular se han demostrado ampliamente en modelos humanos y animales. Sabemos que puede contribuir a la neurogénesis, así como poseer un rol importante para revertir y reparar el daño neural existente, tanto en mamíferos como en peces.

Comprender cómo se produce este proceso, y qué factores lo ponen en marcha, puede resolver el rompecabezas para mejorar la pérdida de memoria relacionada con la edad y tal vez prevenir enfermedades neurodegenerativas, incluido el Alzhéimer.

El cerebro promedio contiene alrededor de 100 000 millones de células cerebrales, la mayoría de las cuales se formaron antes del nacimiento. En las primeras etapas de la infancia se siguen generando nuevas células cerebrales a un ritmo acelerado.

Con los años, la neurogénesis disminuye gradualmente, pero el proceso no se detiene ni durante la vejez. Los factores neurotróficos ayudan a estimular y controlar este proceso, siendo el BDNF el más importante.

Entre 700 y 1.500 nuevas por día

Eso es especialmente cierto en el giro dentado del hipocampo, a pesar de que hay otras regiones cerebrales que también producen nuevas células cerebrales.

Recientemente, un equipo de investigación de la Universidad de Harvard, liderado por Rudolph Tanzi, ha encontrado que el hipocampo puede producir entre 700 y 1.500 nuevas neuronas cada día.

Hipocampo.
El ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales.

Quizás esto pueda no parecer mucho si tenemos en cuenta la vasta galaxia de neuronas que poseemos, pero incluso este pequeño número tiene valor, ya que mantiene activas muchas conexiones neurales ya existentes.

Así, si bien la mayoría de los cerebros puede desarrollar nuevas células, el objetivo de la ciencia ahora es encontrar las mejores maneras de hacerlo.

La idea sería que, si se puede aumentar el número de neuronas aún más a través de la neurogénesis, se podría intensificar la función principal del hipocampo y mejorar la forma en que las personas aprenden nueva información y acceden a la memoria a corto y largo plazo.

Los resultados de este estudio respaldan el vínculo entre ejercicio y neurogénesis.

Se encontró que el ejercicio aeróbico durante ocho semanas puede doblar la ratio de generación de nuevas neuronas en el hipocampo, en relación a aquellos sujetos que no realizan ejercicio.

Además de producir BDNF, el ejercicio aeróbico podría ayudar a aumentar la producción hepática de una enzima (Gpld1), que también puede ayudar con la neurogénesis.

Sabemos que el ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales y fomenta el principal mecanismo celular existente para el aprendizaje y la memoria, denominado aprendizaje a largo plazo. Todos estos elementos son clave para fomentar el aprendizaje y la memoria.

¿Cómo reducir el riesgo de enfermedades como el alzhéimer?

Aunque estos hallazgos provienen de estudios en animales, las personas podrían obtener los mismos beneficios cerebrales a través del ejercicio aeróbico. En este momento, no hay sustituto para el ejercicio regular para ayudar con la neurogénesis.

Mujer haciendo deporte.

Sin embargo, no está claro qué tipo de ejercicio aeróbico funciona mejor, ni cuánto tiempo y cuánto es suficiente. Existen datos que sugieren entre 120 y 150 minutos recomendados de ejercicio de intensidad moderada por semana.

Estudios apuntan a la natación como uno de los deportes más completos. Promueve un claro beneficio cognitivo (mejoras en procesos atencionales, flexibilidad cognitiva, memoria) tanto en jóvenes como en personas mayores.

No obstante, cualquier ejercicio físico que aumente la frecuencia cardíaca, como usar usar una cinta de correr, andar en bicicleta o caminar con fuerza, son ideales. El cerebro en movimiento aprende más rápido.

Continuar Leyendo

Vida

Por qué contenemos la respiración durante el sexo

Publicado

el

Haz memoria: seguramente alguna vez durante un encuentro sexual has experimentado algunos segundos en los que reprimes el aliento, como si quisieras alcanzar un grado máximo de concentración en ese instante. Pues según los sexólogos es una práctica común entre las personas en la intimidad. ¿Y por qué contenemos la respiración durante el sexo?

Los sexólogos lo explican

Las explicaciones sobre por qué dejamos de respirar en algunos momentos mientras mantenemos un encuentro sexual, son variadas. Para la sexóloga Megwyn White se trata de una forma de regular la energía que sentimos al momento del orgasmo.  “Puede ser una forma en la que nuestro cuerpo evita que la intensidad de la energía orgásmica lo abrume”, le dijo la especialista a Well+Good. “Es una forma en que el cuerpo libera el miedo y abraza y aumenta las sensaciones del momento”, agregó.

Sin embargo, para la también sexóloga Devi Ward Erickson puede tratarse de un reflejo de la concepción de que el sexo  es algo que debe ocultarse y que puede ser incluso vergonzoso. “Esto puede manifestarse más adelante en la vida como este hábito inconsciente de contener la respiración durante el sexo y también de no hacer ningún sonido durante el sexo”, asegura.

La también fundadora del Institute of Authentic Tantra Education considera que retener la respiración en la intimidad es una señal sutil de que el sistema nervioso percibe la experiencia como una amenaza. Para Ericksson, lo ideal es respirar plenamente durante un encuentro sexual: “Respirar durante el sexo literalmente asegura que toda tu maquinaria sexual funciona correctamente”, le dijo a la publicación. 

Por su parte, White apoya la idea de que la respiración consciente puede ayudar a mejorar el placer sexual, pues al exhalar conscientemente, los músculos del piso pélvico se contraen, y esta zona está directamente relacionada con los genitales.

Aprender a respirar durante el sexo

Si quieres vivir la experiencia de respirar conscientemente durante el sexo y saber si esta práctica mejora tu placer, las expertas sugieren algunas formas de hacerte consciente de tu respiración entre las sábanas:

  1. Observa lo que estás pensando. Si tu mente divaga es probable que te desconectes de tu propio placer y de la intimidad con tu pareja. Respirar de manera consciente te ayudará a conectarte con tus sensaciones y a disfrutar el momento.
  2. No te contengas. Trata de experimentar el placer, de abrirte y dejar que tus sensaciones fluyan y se expresen de manera natural.
  3. Recuerda que no existe una manera correcta o equivocada de respirar durante el sexo. El truco consiste en estar consciente sin caer en la tentación de controlar demasiado lo que está ocurriendo; simplemente trata de fluir.
Continuar Leyendo

Vida

OMS advierte que el cigarrillo electrónico triplica el riesgo de fumar en niños y jóvenes

Publicado

el

De acuerdo con un informe presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el uso del cigarrillo electrónico, que en los últimos años se promociona cada vez más entre niños y adolescentes, triplica la probabilidad de que el usuario fume más adelante tabaco convencional.

Según las estadísticas, casi ocho millones de personas pierden la vida anualmente por fumar o por estar expuestas al humo de los cigarrillos, siendo una de las principales causas de muertes que podrían evitarse.

Sin embargo, a esta cifra se suma la carga de morbilidad causada por el tabaquismo, que puede provocar patologías graves al extremo de dejar al fumador incapacitado para trabajar.

Ante los esfuerzos internacionales y nacionales para atajar esta epidemia, 1.000 millones de personas en el mundo todavía fuman, con un 80 % de ellos que viven en países pobres, destacan medios internacionales.

“La nicotina es muy adictiva, la administrada por medios electrónicos puede ser perjudicial, y debe ser mejor regulada”, advierten los autores del informe.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído