“¡Retírate demonio de este cuerpo!” Un hombre fue “poseído” por el demonio durante la misa de “Lavatorio de Pies”

Un hombre fue “poseído” por el demonio durante la misa de “Lavatorio de Pies” en la Catedral Metropolitana de León, ante la mirada del Arzobispo Alfonso Cortés Contreras, sacerdotes y decenas de fieles, la tarde del Jueves Santo.

En el momento en que el prelado comenzaría a dar la comunión, el hombre de unos 50 años de edad cayó al suelo a escasa distancia del altar y comenzó a retorcer su cuerpo como una serpiente, mientras sus risas y carcajadas retumbaban en el recinto religioso.

El comunicólogo Cuitláhuac Rodríguez captó la escena con su teléfono móvil, mientras un grupo de religiosos oraban ante al “poseído” y le rociaban agua bendita. La piel del hombre, que vestía playera polo verde, pantalón de mezclilla y zapatos negros, “tomó un color entre amarillo y verde, muy raro”, comentó.

En un intento por sacarle el demonio, varios sacerdotes jalaron al hombre hacia la capilla anexa al altar y expresaban: “¡Retírate demonio de este cuerpo!, ¡sangre preciosa de Jesucristo, libéralo!”. En ese momento el hombre se contorneaba como una serpiente.

La persona “poseída” se carcajeaba y decía incoherencias, al momento que un cura repetía con voz alta la frase “¡Jesucristo, libéralo!”; de fondo se escuchaba el órgano con música sacra.

“Es el mismo demonio el que tenemos aquí”, comentó otro clérigo.

Cuitláhuac Rodríguez comentó que la feligresía, mujeres, hombres y niños, que ocupaban las bancas y otros que estaban parados “rezaban y hacían la señal de la Cruz desde su lugar”, incluso avisaron al servicio de emergencias 911.

Los sacerdotes siguieron con un proceso semejante a un exorcismo, en una capilla, rociaron más agua bendita y pidieron por su espíritu, mientras que el arzobispo impregnaba de incienso la Catedral. Más adelante el hombre se levantó y salió llorando del templo, alrededor de las 7 de la noche.

Un sacerdote comentó que esa persona era tartamuda y había expresado que el “Diablo no lo dejó tomar la hostia santa”, señaló el comunicólogo.