Encuentran muerto a joven que desapareció luego de salir hacía una entrevista de trabajo

Un joven de solo 18 años de edad salió el martes 7 de enero desde su casa ubicada en la colonia Ciudad Futura a una entrevista de trabajo a San Salvador, sin imaginarse, ni él ni su familia, que ya no iba a volver.

Ese día, su padre, al notar que cada vez era más tarde y su hijo, identificado como Gerardo Dimas, no respondía llamadas y no volvía, decidió interponer la denuncia ante la Policía Nacional Civil (PNC), quien desde ese día fue reportado como desaparecido, y comenzaron a recorrer hospitales, morgues y otras instancias con la esperanza de tener noticias del joven cristiano.

El familiar cuenta que la última zona donde vieron a Dimas fue en una zona aledaña a Ayutuxtepeque, lugar que según amigos del desaparecido es dominado por una pandilla contraría de donde vivía la víctima.

Cinco días después, el domingo 12 de enero, a eso de las 7:00 de la noche le llamaron al angustiado padre, para confirmarle que habían encontrado un cadáver y que debía ir a reconocerlo.

Efectivamente, la fatal noticia se hacía realidad ante los tristes ojos de aquel padre que había pasado buscando por cinco días a su hijo, con la esperanza de que estuviera con vida. Lamentablemente se trataba del joven Dimas, fue encontrado muerto en la colonia Los Llanitos del municipio de Ayutuxtepeque, según confirmaron las fuentes.

“Y así fue, era mi muchacho, solo los huesos estaban. Yo lo reconocí por su ropa, bóxer y zapatos”, detalló el padre de la víctima.

Un joven muy activo en la iglesia

Dimas es miembro activo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, donde participaba como facilitador de la Escuela Sabática, además, moderaba la cadena de oración de las hermanas ancianas.

Ante la noticia, la iglesia había publicado el aviso de la desaparición del muchacho en las distintas redes sociales de la institución religiosa. También una fuente detalló que están en oración para la pronta aparición del muchacho.

El padre contó que su hijo dejó de estudiar y prefirió aprender la carpintería. El señor contó que el joven dejó de asistir al Instituto Nacional Albert Camus, pues según él se había puesto complicado con las maras. Los familiares detallaron que el joven no había comentado de ningún tipo de amenazas.

Nueve personas desaparecieron por día en El Salvador. Ese es el promedio de desaparecidos con el que cerró el año recién pasado, en el que se reportó 3,202 personas extraviadas, según los registros de la Fiscalía General. La cifra de estos casos superó a las personas asesinadas el año pasado, que cerró con 2,390 homicidios.

Lo que preocupa a las autoridades es que la mayoría de los desaparecidos son menores y jóvenes que tenían entre 12 y 30 años.