El VAR de nuevo ayuda al Real Madrid e impide la venganza de Lopetegui

El Real Madrid se impuso al Sevilla en el Santiago Bernabéu (2-1) en la vigésima jornada, primera de la segunda vuelta de LaLiga Santander 2019 – 2020, en un encuentro en el que volvió a ser decisivo el VAR para acabar favoreciendo un día más los intereses blancos.

Después del pasillo de inicio realizado por el Sevilla al campeón de la Supercopa de España, se cambiaron las tornas en el primer tiempo. El Real Madrid apenas apareció en el área visitante, evidenciando de nuevo su preocupante falta de gol, con unos desaparecidos Jovic y Rodrygo ante la ausencia del imprescindible Benzema, sin recuperarse del todo de sus molestias musculares. Bale es un caso aparte, apartado por Zidane por decisión técnica.

El Madrid de las ausencias, hasta ocho con la de su capitán Sergio Ramos por lesión y la de su revelación Fede Valverde por sanción como las más notables y necesarias para el equipo blanco, no chutó a puerta en toda la primera parte, salvo en un disparo desde la frontal ajustado de Casemiro que se perdió alto. Nada más para aspirar al menos a un liderato en solitario temporal.

EL ESCÁNDALO HABITUAL DEL VAR

Un saque de esquina habitualmente bien botado por Banega y un impecable cabezazo de De Jong. Minuto 29, 0-1 y ventaja merecida del Sevilla, que rompía momentáneamente su racha negativa de doce derrotas consecutivas. Pero llegó el VAR y el momento de Martínez Munuera.

Incomprensiblemente el colegiado valenciano anuló un tanto de bella factura inventándose una supuesta falta de Gudelj a Militao, sustituto de Sergio Ramos. El brasileño chocó con el serbio en una obstrucción reglamentaria dentro del área que no quiso ver el árbitro, quien, apoyado por el VAR, anuló el 0-1. El VAR volvió a beneficiar al Madrid por enésima ocasión, decantando además el encuentro en un instante decisivo a su favor. Otro escándalo.

EL GIRO DE CASEMIRO

Segunda parte y otro encuentro completamente distinto. Al Madrid nunca hay que matarlo antes de hora y todo lo poco que se exhibió antes del descanso, se revirtió en la reanudación. Tan típico como ocurre en sus partidos, Casemiro dio el giro de la situación con dos golazos de alto nivel. Si en la primera parte ya fue el único que existió en el ataque blanco, lo bordó en la segunda con el 1-0 en su primera aproximación al marco de Vaclik, levantando suavemente el balón ante la salida del meta checo, después de un impresionante asistencia de talón de Jovic, su mejor destello de calidad casi desde su llegada.

No había transcurrido ni un cuarto de hora y los blancos tomaban el mando. Zidane, además, realizó el doble cambio esperado en punta de ataque: Vinicius y Benzema por Rodrygo y Jovic. Todo parecía encarrilado ahora para los locales, alejando la venganza de Julen.

VAR Y CASEMIRO (2)

La reacción sevillista, sin embargo, llegó enseguida. De nuevo De Jong, en jugada individual y con un tiro cruzado entrando en el área, en el minuto 64, devolvía el equilibrio inicial: 1-1. Claro que no contaba de nuevo con Martínez Munuera y el VAR. Se volvió a producir el síntoma máximo del fútbol moderno: gol, VAR y suspense. En esta ocasión, no obstante, el árbitro no se atrevió a anular un tanto más discutido que el primero no señalado del Sevilla por una supuesta mano involuntaria del exazulgrana Munir.

Pero la alegría del grupo de Lopetegui solo duró cinco minutos. Los que necesitó un inspirado Casemiro para poner otra vez por delante al Madrid, incombustible en garra y energía en el segundo tiempo. El mediocentro brasileño anotó su tercer gol en LaLiga, con un perfecto testarazo a centro medido de un inexistente hasta entonces Lucas Vázquez, que regresaba al once titular dos meses después.

Y poco más. En el tramo final, Navas, el último sevillista que ganó en el Bernabéu, lo intentó, al igual que al límite el debutante En-Nesiry con un disparo cruzado, pero el Madrid supo defender bien su escasa renta, con un incisivo pero inefectivo Vinicius, sin necesitar a un apático Benzema. Los blancos, líderes en solitario, a la espera del estreno de mañana del Barça de Quique Setién ante el Granada en el Camp Nou. Otro año será para Julen, aunque la venganza de Lopetegui se quedó a un paso por culpa de Martínez Munuera y su VAR particular.