Connect with us

Sucesos

Salvadoreño deportado narra detención en EEUU durante pandemia: “Casi pierdo la vida”

Publicado

el

El salvadoreño Carlos recuerda el centro de detención para migrantes donde pasó más de dos meses encerrado, en Texas, Estados Unidos, como un lugar con una deficiente atención de salud que no mejoró en tiempos de la pandemia del nuevo coronavirus.

De vuelta en El Salvador, tras ser deportado en avión en medio de la emergencia, el hombre de 31 años dijo que perdió 20 kilos durante su detención, porque sufre de hipertensión y además enfermó del colon, pero las autoridades estadounidenses poco hicieron por curarlo.

Contó que permaneció en una celda para más de 80 personas desde finales de enero hasta inicios de abril, sin que observara medidas ante el coronavirus cuando la pandemia comenzó a propagarse en Estados Unidos, y sin que le hicieran una prueba antes de deportarlo.

“No hubo ningún tipo de protección ni de manejo (…) No aplicaron ningún tipo de pruebas”, aseguró Carlos, quien habló con Xinhua bajo condición de no dar su nombre real por motivos de seguridad.

Analistas y defensores han advertido del riesgo de que Estados Unidos mantenga deportaciones hacia América Latina durante la pandemia sin examinar antes a los migrantes, exponiendo que los centros de detención tienen condiciones cuestionables y en varios se han registrado brotes.

En Guatemala, México y otros países latinoamericanos se han reportado contagios entre deportados, una situación que, según han planteado expertos, podía afectar a países de la región con sistemas de salud frágiles.

Carlos relató que durante su detención atestiguó cuando un cubano diabético se desmayó ante la indiferencia de los guardias y, en otra ocasión, un salvadoreño se dobló por dolor de abdomen sin que lo llevaran a la enfermería hasta después de varias horas.

“Sinceramente, teníamos el mismo régimen de las personas que están condenadas por delito grave”, expresó el salvadoreño casado y con dos hijas.

Explicó que temer por su vida lo llevó a emigrar a Estados Unidos desde San Salvador a inicios de enero pasado, luego de que pandilleros que lo extorsionaban por ser un pequeño empresario amenazaron con matarlo cuando ya no pudo pagarles más dinero.

Como numerosos centroamericanos, Carlos cruzó la frontera de México con Texas por el río Bravo con la idea de pedir asilo al gobierno de Donald Trump, sin embargo oficiales lo arrestaron en cuanto pisó suelo estadounidense.

Imagen del 17 de mayo de 2020 de deportados salvadoreños, desde un centro de cuarentena del gobierno de El Salvador, donde permanecen desde su repatriación de Estados Unidos. (Xinhua/Alexander Peña)

La Patrulla Fronteriza lo encerró en una celda de corta estancia que los migrantes conocen como la “hielera” por su temperatura extremadamente fría, donde creyó que moriría porque estaba empapado tras atravesar el río y descalzo por orden de los guardias.

El migrante afirmó que pidió auxilio, pero que un oficial respondió: “Eso es lo que se ganan por venir a los Estados Unidos”.

Después fue trasladado esposado de manos y pies al centro de detención de Río Grande, en la ciudad de Laredo, Texas, para quedar bajo custodia del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés).

El salvadoreño dijo que su estancia en el centro fue traumática, pues describió que su peso bajó porque vomitaba los alimentos a causa de sus afecciones, y expuso que en una ocasión el médico tardó nueve días para atenderlo.

“Me fui de El Salvador buscando librar mi vida para Estados Unidos, pero en manos de las autoridades en Estados Unidos casi la pierdo”, expresó.

Indicó que la autoridad migratoria lo subió el 7 de abril en un avión para deportarlo a El Salvador, junto con alrededor de 70 salvadoreños, tras sólo medir su temperatura y entregarle una mascarilla.

Carlos compartió su experiencia por teléfono desde un centro de cuarentena del gobierno salvadoreño donde ha permanecido desde su repatriación, y en el cual se encontraban a la fecha unos 100 deportados más.

Frente a la pandemia, El Salvador decidió en marzo aislar en centros de cuarentena a personas que entran al país centroamericano, con el objetivo de evitar una propagación del virus, medida que también ha abarcado instalaciones para los deportados.

“No sé qué va a ser de mí, de mi esposa y de mis hijas, pero algo tengo que hacer”, respondió Carlos en torno a su futuro.

Hasta el momento, el gobierno del presidente Nayib Bukele no ha reportado contagios entre deportados a El Salvador, país que sumaba más de 1.500 casos confirmados con 31 fallecimientos.

Imagen del 17 de mayo de 2020 de deportados salvadoreños, desde un centro de cuarentena del gobierno de El Salvador, donde permanecen desde su repatriación de Estados Unidos. (Xinhua/Alexander Peña)

El director de la organización civil Instituto Salvadoreño del Migrante (Insami), César Ríos, dijo a Xinhua que las deportaciones desde Estados Unidos representaban un gran riesgo ante la posibilidad de que los migrantes se contagien en los centros de detención.

La cantidad de detenidos en centros de ICE que dieron positivo por el nuevo coronavirus sumaba ya los 1.145 casos de un total de 2.194 pruebas realizadas, según cifras de la propia agencia estadounidense con corte al martes.

“No debería sorprender que personas migrantes deportadas vengan contaminados (…) Debemos pedir a Estados Unidos que detenga las deportaciones ya, porque es como si nos estuvieran mandando otro nivel de vulnerabilidad que se va a incorporar a las comunidades”, planteó Ríos.

El director de la organización subrayó que Estados Unidos continuó con las deportaciones en medio de la pandemia, a pesar de que los países centroamericanos pidieron frenarlas.

“Más que están en estos centros de detención, realmente no hay una atención adecuada o capacitada para ellos. Están, como decimos, a la buena suerte, van a sobrevivir los más fuertes”, advirtió por su parte el médico de la Clínica Integral de Atención a Retornados de Insami, Jizi Moza.

Principal

VIDEO | Soldados se hacen virales al ayudar a madre con su hija a tomar una unidad del transporte público

Publicado

el

En las redes sociales ha comenzada a circular un video donde se observa a un grupo de elementos de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), ayudando a una madre y su pequeña hija.

En el video, que fue captado por un ciudadano, se observa como uno de los soldados toma en brazos a la menor para ayudar a la madre a abordar un bus del transporte público.

El soldado avanza rápidamente hacia la unidad para evitar que el transporte se vaya, atrás le siguen otros soldados y la madre de la menor.

La acción ha sido aplaudida y agradecida por cientos de salvadoreños en las redes sociales, quienes expresan que la presencia de los “verde olivo” en las calles hacen sentir más segura a la población.

“He visto comentarios insultantes por el incremento de elementos de la Fuerza Armada y la PNC, pero ellos son igual que nosotros, son salvadoreños, que aman a su país y aman a su gente.  Dios los bendiga, por la noble labor que hacen ayudando a otros salvadoreños”, publicó el usuario de Twitter que compartió el video.

Continuar Leyendo

Principal

FOTO | Abuela Daudelia, solicita ayuda para someterse a tratamiento de enfermedad degenerativa

Publicado

el

Daudelia Juárez, es una señora de la tercera edad y de escasos recursos económicos que necesita ayuda para someterse a un tratamiento médico ya que padece de una enfermedad degenerativa en la piel conocida como cangrena.

Daudelia tiene 78 años y ha padecido esta enfermedad la mayor parte de su vida, pero a la fecha y por su edad y el estado avanzado de la enfermedad que le ha llegado a su boca y le impide masticar como cualquier persona, por lo que solicita ayuda económica para costear los gastos de su enfermedad y solventar un poco las necesidades económicas en su familia.

Juárez vive en el cantón San Antonio, El Cocalito, 25 mts adelante del puente de La Barra Santiago, con ella vive la nuera y un hijo quienes se encargan del cuido de la señora.

Si usted desea ayudar a esta familia puede visitarlos en la ubicación antes descrita o comunicarse con este medio de comunicación para más información.

Continuar Leyendo

Principal

“Déjenme si yo de trabajar vengo”: Secuestran a un joven en Mejicanos

Publicado

el

Foto: Movimiento de los trabajadores de la Policía

Mejicanos.- El sábado 31 de julio, un joven fue interceptado por dos sujetos desconocidos, quienes lo subieron a un microbús de la ruta 6-A, según informó un testigo.

De acuerdo a la fuente, el motorista fue el encargado de llevar al joven a una zona de pandillas.“El muchacho opuso resistencia, pero no tuvo resultados; ya que, siempre se lo terminaron llevando”, relató.

“En su angustia el joven gritaba, ˈDéjenme si yo de trabajar vengoˈ. Algo que fue muy traumante para las personas que tuvimos que presenciar esta situación. Además, al muchacho lo bajaron en Monte Carmelo, donde fue entregado a más 15 individuos”, agregó.

Cabe destacar que, ciudadanos a través de redes sociales se encuentran preocupados ante tal situación y piden a las autoridades investigar al conductor de la unidad para dar con el paradero del joven.

Más información: https://bit.ly/2WSYSFL
Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído