Acalorada discusión entre familiares provoca que un joven hiera a su tía con un cuchillo en la cara en la colonia Escalón

“¡Que bárbara suegra! Usted prefiere más a los nietos que a su hijo”, esa fue la frase que dio paso para que un joven le clavara una navaja en la cara a su tía política en la comunidad Las Lajas, en la colonia Escalón, en San Salvador. Según lo declarado por la víctima, las heridas le han borrado la sensibilidad en parte de su rostro. 

Carlos y María (nombres modificados por seguridad) eran un matrimonio que había logrado establecerse en esa comunidad. Querían vivir tranquilos, pero los pleitos con sus parientes, quienes también eran sus vecinos, no los dejaban estar en paz. Carlos tenía una mala relación con su madre y esto le generaba varios disgustos a María, quien tuvo que aguantar hasta agresiones de su sobrino, el encargado de hacer el trabajo sucio.

Según el expediente judicial, no era la primera vez que Óscar Alexander L., de 24 años de edad, agredía a su tía política. Según el testimonio de María, él la golpeó en la columna y en el abdomen durante una acalorada discusión; y que no había denunciado las agresiones por presiones de su suegra.

El imputado era el consentido de su abuela  y años atrás había estado en recuperación por el consumo de cocaína, de la cual había logrado salir lo que le permitió ser contratado en un taller de reparación de vehículos. “Me considero una persona tranquila”, dijo a las autoridades en una ocasión.

De la casa a las bartolinas

Era una relación tensa, pero todo explotó la tarde del 24 de septiembre del 2018. Eran la 1:00 de la tarde, María estaba descansando cuando se percató que no estaba cayendo agua por lo que le pidió a Carlos que fueran a revisar la válvula del agua. Una vez afuera, comenzaron a ver que todo estaba en orden, pero no se había percatado que su madre la vigilaba con ojos furiosos.

De pronto, ella gritó que dejaran el aparato porque era de su propiedad y que acababan de cortarle el suministro. “¡Váyanse, perros! Ya saben que aquí no son bienvenidos”, advirtió la mujer a su hijo y a su esposa.

Para defenderse de la agresión Carlos le reclamó consternado:

– ¡Mami! Pero ni porque usted me parió.

– Sí yo te parí, pero no te criaste conmigo sino con tu abuela -le respondió.

En medio de esa plática apareció la hermana de Carlos junto con Óscar, que la ver la discusión decidió entrar en acción con un cuchillo en la manos.

María consternada por las palabras de su suegra intervino y le señaló que no debía de tener preferencias con ninguna persona de su familia y que debía de aceptar a su hijo. Las palabras de calma no calaron en la coraza de su suegra y súbitamente le gritó: “¡Come mierda, vos tenes que irte!”

Estas palabras le dieron paso a Óscar para que se le abalanzara sobre ella con el cuchillo. La sangre comenzó a correr y la alarma se difundió por todo el lugar. María sufrió daños graves en su nariz y en la boca que la dejaron en estado de shock.

Al ver todo esto y para proteger a su hijo, la madre de Óscar le dijo apurada que se fuera a resguardar a la casa. Minutos después llegó la Policía para llevar al agresor a las bartolinas, donde permaneció varios días por el delito de lesiones muy graves. De llegar a ser condenado, podría enfrentar una pena de 4 a 8 años de prisión, según lo dicta el Código Penal.

“El problema era con mi tío”

Las versiones del imputado y de la víctima distan una de la otra. Óscar en la audiencia inicial, y al verse involucrado en procesos judiciales, le dijo a su tía que pararan las peleas y le propuso llegar a una conciliación, pero María no quiso dar su brazo a torcer y el caso pasó hasta la etapa de sentencia.

“Es una persona muy agresiva, sangrienta y violenta”, les dijo a las autoridades cuando la entrevistaron. Explicó que no había denunciado las agresiones con anterioridad porque su suegra trató de ocultar los hechos.

El 10 de enero del 2018 el Instituto de Medicina Legal (IML) le realizó un análisis psicológico a Óscar, donde aceptó ser el responsable de las heridas a su tía y que todo fue accidental. Según su declaración, ese día había llegado a la casa de su abuela para almorzar, pero cuando observó la acalorada discusión optó por proteger a su abuela.  

“Yo la agredí pero fue accidental porque el problema es con mi tío. Ella se metió y fue cuando la herí en el rostro con una cuchilla”, señaló. Ante los expertos de IML dijo que Carlos había golpeado a su madre con un palo, por eso es que trataba de defenderla. 

El expediente judicial reitera que en el examen clínico la mujer sufrió heridas graves en la cara que hicieron que perdiera la sensibilidad en parte del rostro.

El caso está por ventilarse en la vista  pública por el Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador, donde se conocerán el resto de pruebas con las que cuenta la Fiscalía General de la República (FGR).

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.