Connect with us

Internacionales

”Ay mis piernas, ay mis piernas”: un policía es arrastrado por una conductora aparentemente ebria

Publicado

el

Una mujer fue detenida por la policía en Ecuador después de haber arrastrado a un agente de tránsito que lo grabó todo en video.

En un momento, al final del recorrido, se oyen los gritos desgarradores del policía “¡Ay mis piernas, ay mis piernas!”, porque la mujer conduce aproximándose a una estructura y lo presiona contra una pared.

En un comunicado difundido en redes sociales, y que cita el diario El Universo, la Comisión de Tránsito de Ecuador (CTE) informó que fue llamada por un accidente de tránsito leve en el barrio de San Camilo, de la ciudad de Milagro, al este de Guayaquil, entre un auto y una moto.

El video muestra el diálogo entre el agente que le pide a la mujer y a un hombre de pie a su lado, presuntamente el chofer de la moto, que los acompañe, pero la mujer se niega.

El motivo del accidente parece haber sido que ella estaba embriagada, y así lo comentan los policías mientras le insisten en que no puede seguir conduciendo.

Dentro del auto permanece un hombre, y ella afuera discute con el agente. “En la Avenida Sicre le dije, ‘mi amor, conduce tú”, cuenta ella, refiriéndose al que la acompaña en el vehículo, y luego apunta al que está de pie a su lado. “El señor aquí me choca el carro, aquí está la evidencia”, dice.

“Tengan la gentileza de acompañarme a la Prevención los dos”, les invita el agente con suma cortesía. “Ya, yo voy manejando”, responde ella, y el policía le advierte que no puede, que en todo caso lo conducirá otro agente, o que llamarán una grúa.

“¿Por qué me va a pedir una grúa?”, pregunta la mujer como si nada hubiera ocurrido. “Porque usted no puede”, insiste el agente.

“Pero ¿por qué, explíqueme por qué?”, clama ella.

El policía le pide soplar lo que parece ser un alcoholímetro, ella lo hace, pero a distancia, y el agente vuelve a rogar que los acompañe.

“Yo voy a manejar mi carro”, insiste ella. “Que un agente de tránsito me vaya acompañando, sí”, dice entrando en su auto y haciendo referencia a un auto de patrulla como escolta, no a que alguien vaya con ellos en el vehículo.

Entra y se sienta al volante, y le advierten clara y respetuosamente: “Señorita, el vehículo no se mueve, tenga la amabilidad”. “Yo voy a manejar mi carro hasta la Prevención”, asegura desafiante la mujer.

Es entonces cuando el agente, cuyo nombre no se ha revelado, se para frente al auto y otro al lado de la ventanilla de la chofer sigue insistiéndole en que no podrá de ningún modo conducir en su estado.

Continúa la discusión, el agente que le habla dice que ninguno de los dos, ni ella ni el hombre que la acompaña, pueden manejar.  La mujer pone el auto en marcha, adelante un poco y toca al que está cerrándole el paso.

“Señorita me está tocando con su vehículo, no se meta más en problemas”, le dice el policía. Y más adelante: “Todo está grabado, sea quien sea que haya venido manejando, los dos están ‘ingeridos”, exclama.

Pasan unos instantes, y entonces la mujer acelera y se lleva al policía en el capó.  Todo el tiempo al policía se le oye decir en vano: “Detente, detente, oye, me vas a hacer chocar, detente pues, oye detente loca”.

Y cuando ve que no va a detenerse: “Por Dios, detente, loca de m…”, se escucha detrás el sonido de una sirena, y en seguida los gritos de “Ay mis piernas, ay mis piernas”.

De acuerdo con el diario El Universo, el policía se recupera sin lesiones graves.  El incidente ocurrió la noche del sábado, pero la mañana del lunes la fiscalía local no tenía ninguna denuncia presentada contra la mujer.

“¡Vivimos una película! ¡Parecía Rápidos y furiosos!”, le dijo al periódico Sonia López, vecina del barrio San Camilo.

La presunta autora del hecho sería la abogada Lisseth F. y el agente afectado de apellido Páez y ambos habrían llegado a un acuerdo, según reportó El Universo de Ecuador.

Internacionales

Estados Unidos superó 8 millones de casos de coronavirus y 220,000 muertes

Publicado

el

Estados Unidos alcanzó el martes 8,258,568 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 220,806 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

La incidencia diaria de COVID-19 continúa aumentando, ahora con un promedio de hasta 55,323 nuevos casos por día, la más alta desde el 5 de agosto.

El sábado (datos correspondientes al 16 de octubre), el CDC reportó 70,078 nuevos casos, la mayor incidencia diaria desde el 24 de julio y el sexto total diario más alto hasta la fecha.

La mortalidad por COVID-19 en EE. UU. continúa estable en aproximadamente 700 muertes por día.

El martes, Estados Unidos reportó 58,387 nuevos casos y 445 nuevas muertes.

Estados Unidos superó los 8 millones de casos acumulados. Desde el primer caso reportado en los EE. UU. el 22 de enero, se necesitaron 96 días para llegar a 1 millón de casos. Desde allí:

  • 1 millón a 2 millones: 44 días
  • 2 millones a 3 millones: 27 días
  • 3 millones a 4 millones: 15 días
  • 4 millones a 5 millones: 17 días
  • 5 millones a 6 millones: 22 días
  • 6 millones a 7 millones: 25 días
  • 7 millones a 8 millones: 21 días

Más de la mitad de todos los estados de EE. UU. han informado más de 100,000 casos, incluidos 10 con más de 200,000 casos:

  • 800,000: California y Texas
  • 700,000: Florida
  • 400,000: Nueva York
  • 300,000: Georgia e Illinois
  • 200,000: Arizona, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Tennessee

Peligrosa oleada en zonas rurales

Dado que gran parte de EE. UU. continúa enfrentando otro resurgimiento de COVID-19, los hospitales rurales están luchando por gestionar la demanda de los pacientes.

La epidemia de COVID-19 de EE. UU., que se concentró en gran medida en poblaciones urbanas de mayor densidad al principio (por ejemplo, la ciudad de Nueva York, Boston, Detroit), se ha desplazado hacia las poblaciones rurales de todo el país.

De hecho, la mortalidad per cápita por COVID-19 en pueblos pequeños y áreas rurales es ahora más del doble de la mortalidad en las grandes ciudades.

A diferencia de las áreas urbanas, que pueden tener muchos hospitales cercanos para brindar atención a sus grandes poblaciones y para distribuir una mayor carga de pacientes, los hospitales y otras instalaciones de atención médica en las áreas rurales están más separados, cubriendo áreas geográficas mucho más grandes. En algunos casos, el hospital más cercano puede estar a cientos de millas de distancia.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para final de año Estados Unidos llegará a los 315,000 fallecidos.

Continuar Leyendo

Internacionales

VIDEO | Captan a mujer en Colombia cuando limpia su nariz con las mascarillas que ofrece para vender

Publicado

el

Una vendedora por cuenta propia de Santa Marta, Colombia, fue grabada mientras se limpiaba la nariz con los cubrebocas que vendía.

Según medios locales, entre bromas, algunos dicen que le faltaba papel, otros explican que este podría ser un nuevo método antiviral. Lo cierto es que la mujer poco higiénica fue multada por las autoridades.

El video fue compartido en las redes sociales y fue grabado por un usuario en el momento justo que se detuvo en un semáforo, en el departamento de Magdalena de dicho país.

La mujer usaba sus productos para limpiar su nariz con cada una de las prendas, incluso miró a quien la grababa, pero no se percató.

Posteriormente, las autoridades correspondientes tomaron nota del caso y la pusieron en su lugar, ya que esta acción pone en riesgo la salud de la población.

Continuar Leyendo

Internacionales

Una mujer de 31 años con cáncer muere después de que retrasaran sus quimioterapias por la pandemia de coronavirus

Publicado

el

Por

Una británica de 31 años que sufría de cáncer de intestino falleció luego de que los médicos retrasaran sus sesiones de quimioterapia en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus. Kelly Smith, madre de un niño de seis años, murió el pasado 13 de junio y su historia ha llamado recientemente la atención de los medios y la opinión pública al dejar al descubierto que son miles los casos similares en los hospitales del Reino Unido, informa el diario Daily Mail.

A finales de marzo, luego de que el país entrara en cuarentena a raíz del Covid-19, los especialistas le informaron a Smith que su tratamiento sería suspendido durante tres meses. En ese entonces las instituciones de salud cancelaron procedimientos, pruebas y operaciones con el ánimo de liberar espacio para recibir a los infectados por el virus. Esto afectó directamente a muchos pacientes como Smith, cuya esperanza de vida depende en parte de un tratamiento, ensayo clínico o cirugía.

Kelly, de la ciudad de Macclesfield, cerca de Mánchester, fue diagnosticada con cáncer de intestino en abril de 2017 y se sometió a una intervención quirúrgica para extirpar parte de su colon, pero la enfermedad logró extenderse a su hígado. Durante los siguientes tres años, estuvo sometida a quimioterapias e inmunoterapia para contener la metástasis. Sin embargo, en diciembre pasado le informaron que la dolencia ya se encontraba en sus pulmones, hígado, intestinos y cerebro. Bajo este panorama, la siguiente etapa terapéutica estuvo enfocada en ganarle tiempo a la enfermedad y alargar los meses de vida, pero se vio truncada por la pandemia.

Craig Russell, padrastro de la mujer, le confesó al medio británico su malestar porque siente que la vida de su hijastra fue “cambiada” por la de un paciente con covid-19. Él y la madre de Kelly iniciaron hace tres meses una petición en la plataforma Change.org instando al Gobierno a apersonarse del problema. “Lamentablemente, es demasiado tarde para Kelly, pero todavía hay tiempo para salvar a otros. Necesitamos una respuesta de emergencia en todos los tratamientos contra el cáncer disponibles con recursos adicionales y con la misma cantidad de energía y enfoque que se utilizó contra el virus en sí”, dice su solicitud.

“La obsesión con el tema del Covid-19 es desastrosa”

Los esfuerzos de la pareja han comenzado a surtir efecto y la semana pasada ambos se reunieron con el secretario de Salud británico, Matt Hancock, a quien le expresaron sus preocupaciones. Russell asegura que los expertos han advertido que “hasta 35.000 pacientes con cáncer podrían morir innecesariamente” como resultado del impacto de la pandemia en los servicios oncológicos.

La profesora Karol Sikora, oncóloga de la Universidad de Buckingham, advierte que el cáncer no es una enfermedad que dé espera, porque si no se diagnostica y trata de inmediato “puede extenderse y morirán más personas”. Al respeto, Keir Starmer, uno de los líderes del Partido Laborista, afirma que habrá “consecuencias trágicas” si no se garantiza a esos pacientes el tratamiento que necesitan, mientras que el exlíder conservador Iain Duncan cree que la “obsesión con el tema del covid-19 es desastrosa”. “Un segundo bloqueo sería un desastre absoluto en términos de salud: menos pacientes con cáncer recibirán tratamiento y habrá más muertes”, apunta.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído