Israel Ticas padece covid-19: En el hospital me dijeron siéntese y espere que se muera uno de los que están entubados

El reconocido criminólogo, investigador y arqueólogo forense Israel Ticas reveló que se está recuperando de covid-19, una enfermedad que casi le cuesta la vida.

“He pasado la mitad de mi vida liriano con virus, bacterias, con experiencia en bioseguridad y he dado hasta conferencias sobre bioseguridad en otros países y qué puedo decirles, para este virus, para el covid-19 no hay bioseguridad que lo detenga”, señaló Ticas.

Al mismo tiempo aseguró que “lo que más detiene esto es estar en la casa, pero yo salí, me tocó ir a trabajar, me tocó ir a traer comida, a traer dinero, salí, sí, y me contaminé, me contagié, tengo covid”.

Así mismo señaló que lleva 22 días con el virus y que su condición de salud es estable, “esto no es una simple gripita y no nos tiene que dar a todos, es como una ruleta rusa”, manifestó.

Ticas relató que a los diez días de estar enfermo aún se presentó a laborar. “Todavía fui a trabajar tres cuerpos”, dijo.

La enfermedad le avanzó hasta tal punto en que comenzó a tener dificultades para respirar. Buscó ayuda en un hospital y no encontró un escenario alentador.

“Cuando llego al Seguro (ISSS) -necesito ayuda, quiero respirar y no puedo-, me dice una doctora: -soy sincera con usted, aquí no hay camas, usted viene mal pero no podemos ingresarlo a menos que lo llevemos a San Miguel, pero son tres horas y media de viaje-. Le digo yo -me ahogo, qué hago, no puedo respirar, no importa que no haya una cama, en una silla pero denme oxígeno, necesito respirar-. Y me dice -no, tampoco hay oxígeno, siéntese y espérese a que se muera uno de los que están entubados, cuando se muera uno lo vamos a subir a usted-”, recuerda.

Ticas aseguró que ha estado a punto de morir muchas veces en su trabajo; sin embargo, nunca había tenido una enfermedad tan grave como esta.

Así como también, afirmó que en el hospital le hicieron una placa de tórax que reveló que tenía neumonía. “Necesita que se ingrese pero no podemos hacer nada, lo vamos a mandar a su casa”, le dijeron.

“Me pusieron unas inyecciones en las venas que me calmaron y pude respirar, y me dieron tratamiento y me vine, y acá en mi casa terminé mi tratamiento y estoy en recuperación”, agrega.