El “Sueño Americano” de Félix que terminó en su peor pesadilla

No encontrar trabajo y vivir en la pobreza, fueron los factores que llevaron a Félix a querer migrar de manera ilegal de El Salvador a los Estados Unidos.

Para llevar a cabo la travesía, el connacional tuvo que endeudarse y, además, vender algunos bienes materiales para pagarle el viaje a un “coyote” que le cobró $7,500.

Lo primero que hizo el salvadoreño fue contactar -en agosto del 2015 por redes sociales- a otro salvadoreño residente en Estados Unidos quien le dijo que unos familiares de él habían viajado por tierra con una persona que vive en México, por lo que se iba a comunicar con el señor para que se contactara con él.

Félix recibió una llamada en El Salvador, la cual fue hecha por Luis Felipe Reyes, de 41 años, quien le explicó que el viaje le costaría $7,500, de esa cantidad de dinero tenía que entregar un anticipo de $3,500 en el país y los restantes $4,000 los debía pagar en la ciudad de Houston, Texas, que era su destino final.

En el trayecto hacia Estados Unidos, a Félix le robaron el dinero que había recolectado producto de la venta de algunos bienes y deudas que adquirió.

Al sentirse defraudado por el “coyote”, además de dañado física y psicológicamente, Félix fue a interponer la denuncia el 29 de mayo de 2017 ante la Fiscalía.

Condenado a cuatro años

Después de ser denunciado, Reyes fue capturado por la Policía y procesado por el delito de tráfico ilegal de personas, estipulado en el artículo 367-A del Código Penal.

Durante el juicio, el Tribunal de Sentencia de Ahuachapán lo condenó a cuatro años de prisión, según las fuentes judiciales.

El fiscal del caso presentó en la vista pública ante el juez las pruebas documentales y testimoniales que demostraron la culpabilidad del sujeto.