Connect with us

Internacionales

EEUU evalúa la salud de los menores inmigrantes tras muerte de dos niños

Publicado

el

Las autoridades de EEUU han comenzado a someter a exámenes médicos a todos los menores inmigrantes bajo su custodia después de que este martes falleciera un segundo niño guatemalteco tras haber sido detenido por cruzar irregularmente la frontera con México.

En las pruebas médicas tendrán prioridad los niños menores de 10 años, informó hoy en un comunicado la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

En una llamada con la prensa, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, encargado de la política migratoria y que supervisa la CBP, afirmaron que el “95 por ciento” de los menores inmigrantes en su custodia ya han pasado esos exámenes médicos, que se realizan después de una primera prueba en el momento del arresto.

Los funcionarios no precisaron en qué consisten esos exámenes y tampoco detallaron cuántos menores se encuentran bajo su custodia.

Solo en el año fiscal 2018 (de octubre de 2017 a septiembre de 2018) llegaron a EE.UU. casi 400.00 inmigrantes, de los que 50.000 eran menores que viajaban solos sin sus padres.

Por otro lado, la policía fronteriza anunció hoy que está evaluando el cuidado que presta a los menores de 10 años cuando son detenidos y en las primeras 24 horas de su custodia.

En el día de Nochebuena, un niño guatemalteco de ocho años, identificado como Felipe Gómez Alonzo, murió en un hospital del estado de Nuevo México por causas que aún se desconocen y después de haber estado bajo supervisión de la policía fronteriza durante más de una semana.

Las normas del Gobierno de EEUU fijan que los inmigrantes no deben ser detenidos durante más de 72 horas en las instalaciones de la CBP, que suelen estar destinadas para una estancia temporal y no cuentan con recursos para garantizar el bienestar de los más pequeños.

Según la información publicada hoy por la CBP, Gómez Alonzo y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre a las 13.00 hora local (20.00 GMT) a unos 5 kilómetros de un punto oficial de entrada al país situado en el puente que une la localidad texana de El Paso (EE.UU.) y Ciudad Juárez (México).

Durante dos días estuvieron en un centro de procesamiento de la CBP; luego pasaron a las instalaciones de esa agencia en El Paso y el 23 de diciembre llegaron a Alamogordo, en Nuevo México.

Fue en Alamogordo donde, al día siguiente, un agente fronterizo observó que el niño estaba tosiendo y tenía los “ojos brillantes”, por lo que fue trasladado al hospital Gerald Champion Regional.

Una vez allí, los doctores determinaron que el pequeño sufría un resfriado común; pero, luego, comprobaron que tenía una fiebre de 39,5 grados y decidieron dejarlo otros 90 minutos en observación para, después, darlo de alta con una receta médica para que tomara ibuprofeno y amoxicilina.

Sin embargo, la salud del menor empeoró: comenzó a sentir náuseas y vómitos, de forma que los agentes migratorios lo llevaron de vuelta al hospital.

Su muerte fue certificada a las 23.48 horas (06.48 hora GMT) del día 24, en Nochebuena, según detalló hoy la CBP, que en principio dijo que el menor había fallecido en Navidad.

Este es el segundo niño que muere en el mes de diciembre bajo custodia de las autoridades estadounidenses. El 8 de diciembre, la guatemalteca Jakelin Caal Maquín, de 7 años, perdió la vida en un hospital de El Paso (Texas) después de haber cruzado ilegalmente la frontera desde México junto a su padre.

 

El comisionado de la CBP, Kevin McAleenan, afirmó hoy que sus agentes están haciendo “docenas” de viajes al hospital cada día con niños que muestran síntomas de alguna enfermedad.

Al respecto, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional aseguraron que ha habido un incremento en el número de migrantes que llegan a EEUU con alguna dolencia y, ahora, están investigando si esas personas han contraído alguna enfermedad en los albergues donde se hospedan en México.

La titular de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, está en contacto con miembros del Gobierno mexicano y tiene previsto viajar esta semana a la frontera, detallaron los funcionarios.

El Departamento de Seguridad Nacional inició una investigación interna tras la muerte de la primera menor, pero legisladores del Caucus Hispano del Congreso y organizaciones defensoras de los derechos humanos reclaman una investigación independiente sobre las políticas migratorias del presidente, Donald Trump.

Con información de EFE

Internacionales

Estados Unidos superó 8 millones de casos de coronavirus y 220,000 muertes

Publicado

el

Estados Unidos alcanzó el martes 8,258,568 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 220,806 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

La incidencia diaria de COVID-19 continúa aumentando, ahora con un promedio de hasta 55,323 nuevos casos por día, la más alta desde el 5 de agosto.

El sábado (datos correspondientes al 16 de octubre), el CDC reportó 70,078 nuevos casos, la mayor incidencia diaria desde el 24 de julio y el sexto total diario más alto hasta la fecha.

La mortalidad por COVID-19 en EE. UU. continúa estable en aproximadamente 700 muertes por día.

El martes, Estados Unidos reportó 58,387 nuevos casos y 445 nuevas muertes.

Estados Unidos superó los 8 millones de casos acumulados. Desde el primer caso reportado en los EE. UU. el 22 de enero, se necesitaron 96 días para llegar a 1 millón de casos. Desde allí:

  • 1 millón a 2 millones: 44 días
  • 2 millones a 3 millones: 27 días
  • 3 millones a 4 millones: 15 días
  • 4 millones a 5 millones: 17 días
  • 5 millones a 6 millones: 22 días
  • 6 millones a 7 millones: 25 días
  • 7 millones a 8 millones: 21 días

Más de la mitad de todos los estados de EE. UU. han informado más de 100,000 casos, incluidos 10 con más de 200,000 casos:

  • 800,000: California y Texas
  • 700,000: Florida
  • 400,000: Nueva York
  • 300,000: Georgia e Illinois
  • 200,000: Arizona, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Tennessee

Peligrosa oleada en zonas rurales

Dado que gran parte de EE. UU. continúa enfrentando otro resurgimiento de COVID-19, los hospitales rurales están luchando por gestionar la demanda de los pacientes.

La epidemia de COVID-19 de EE. UU., que se concentró en gran medida en poblaciones urbanas de mayor densidad al principio (por ejemplo, la ciudad de Nueva York, Boston, Detroit), se ha desplazado hacia las poblaciones rurales de todo el país.

De hecho, la mortalidad per cápita por COVID-19 en pueblos pequeños y áreas rurales es ahora más del doble de la mortalidad en las grandes ciudades.

A diferencia de las áreas urbanas, que pueden tener muchos hospitales cercanos para brindar atención a sus grandes poblaciones y para distribuir una mayor carga de pacientes, los hospitales y otras instalaciones de atención médica en las áreas rurales están más separados, cubriendo áreas geográficas mucho más grandes. En algunos casos, el hospital más cercano puede estar a cientos de millas de distancia.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para final de año Estados Unidos llegará a los 315,000 fallecidos.

Continuar Leyendo

Internacionales

VIDEO | Captan a mujer en Colombia cuando limpia su nariz con las mascarillas que ofrece para vender

Publicado

el

Una vendedora por cuenta propia de Santa Marta, Colombia, fue grabada mientras se limpiaba la nariz con los cubrebocas que vendía.

Según medios locales, entre bromas, algunos dicen que le faltaba papel, otros explican que este podría ser un nuevo método antiviral. Lo cierto es que la mujer poco higiénica fue multada por las autoridades.

El video fue compartido en las redes sociales y fue grabado por un usuario en el momento justo que se detuvo en un semáforo, en el departamento de Magdalena de dicho país.

La mujer usaba sus productos para limpiar su nariz con cada una de las prendas, incluso miró a quien la grababa, pero no se percató.

Posteriormente, las autoridades correspondientes tomaron nota del caso y la pusieron en su lugar, ya que esta acción pone en riesgo la salud de la población.

Continuar Leyendo

Internacionales

Una mujer de 31 años con cáncer muere después de que retrasaran sus quimioterapias por la pandemia de coronavirus

Publicado

el

Por

Una británica de 31 años que sufría de cáncer de intestino falleció luego de que los médicos retrasaran sus sesiones de quimioterapia en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus. Kelly Smith, madre de un niño de seis años, murió el pasado 13 de junio y su historia ha llamado recientemente la atención de los medios y la opinión pública al dejar al descubierto que son miles los casos similares en los hospitales del Reino Unido, informa el diario Daily Mail.

A finales de marzo, luego de que el país entrara en cuarentena a raíz del Covid-19, los especialistas le informaron a Smith que su tratamiento sería suspendido durante tres meses. En ese entonces las instituciones de salud cancelaron procedimientos, pruebas y operaciones con el ánimo de liberar espacio para recibir a los infectados por el virus. Esto afectó directamente a muchos pacientes como Smith, cuya esperanza de vida depende en parte de un tratamiento, ensayo clínico o cirugía.

Kelly, de la ciudad de Macclesfield, cerca de Mánchester, fue diagnosticada con cáncer de intestino en abril de 2017 y se sometió a una intervención quirúrgica para extirpar parte de su colon, pero la enfermedad logró extenderse a su hígado. Durante los siguientes tres años, estuvo sometida a quimioterapias e inmunoterapia para contener la metástasis. Sin embargo, en diciembre pasado le informaron que la dolencia ya se encontraba en sus pulmones, hígado, intestinos y cerebro. Bajo este panorama, la siguiente etapa terapéutica estuvo enfocada en ganarle tiempo a la enfermedad y alargar los meses de vida, pero se vio truncada por la pandemia.

Craig Russell, padrastro de la mujer, le confesó al medio británico su malestar porque siente que la vida de su hijastra fue “cambiada” por la de un paciente con covid-19. Él y la madre de Kelly iniciaron hace tres meses una petición en la plataforma Change.org instando al Gobierno a apersonarse del problema. “Lamentablemente, es demasiado tarde para Kelly, pero todavía hay tiempo para salvar a otros. Necesitamos una respuesta de emergencia en todos los tratamientos contra el cáncer disponibles con recursos adicionales y con la misma cantidad de energía y enfoque que se utilizó contra el virus en sí”, dice su solicitud.

“La obsesión con el tema del Covid-19 es desastrosa”

Los esfuerzos de la pareja han comenzado a surtir efecto y la semana pasada ambos se reunieron con el secretario de Salud británico, Matt Hancock, a quien le expresaron sus preocupaciones. Russell asegura que los expertos han advertido que “hasta 35.000 pacientes con cáncer podrían morir innecesariamente” como resultado del impacto de la pandemia en los servicios oncológicos.

La profesora Karol Sikora, oncóloga de la Universidad de Buckingham, advierte que el cáncer no es una enfermedad que dé espera, porque si no se diagnostica y trata de inmediato “puede extenderse y morirán más personas”. Al respeto, Keir Starmer, uno de los líderes del Partido Laborista, afirma que habrá “consecuencias trágicas” si no se garantiza a esos pacientes el tratamiento que necesitan, mientras que el exlíder conservador Iain Duncan cree que la “obsesión con el tema del covid-19 es desastrosa”. “Un segundo bloqueo sería un desastre absoluto en términos de salud: menos pacientes con cáncer recibirán tratamiento y habrá más muertes”, apunta.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído