Australiana coloca alfileres al interior de las fresas para perjudicar a la empresa donde laboraba

EL pánico se apoderó de una granja en Australia al enterarse que una de sus empeladas escondía pequeños alfileres en las fresas que ella recolectaba para su venta. Según las autoridades lo hacía para perjudicar económicamente a la empresa.

My Ut Trihn, es una mujer de 50 años de edad, que, mientras trabaja como supervisora de la granja, ocultaba alfileres con la intensión de sabotear a la granja para la cual había laborado por algunos años.

Las autoridades policiales de ese país señalaron que “la hipótesis es que el motivo fue algún tipo de rencor o venganza”. Ahora la mujer podría enfrentar cargos de hasta 15 años por el delito de contaminación de alimentos.

No es el primer delito que comete ya que enfrenta otros siete cargos.

Según el periodo hondureño El Heraldo, los primeros hallazgos de alfileres ocurrieron en Queensland donde un hombre fue llevado al hospital por dolores estomacales tras haber comido fresas.

Trihn logró su cometido ya que la granja tuvo que desechar toneladas de frutas al igual que los supermercados.