VIDEO IMPACTANTE | Queman a indigente y sigue el caos con fuegos artificiales en Nueva York

Un video grabó el momento en que un “bromista” muy sonriente lanzó un pirotécnico a una persona que dormía en una acera en Harlem (NYC), en un episodio más del caos que se está viviendo por las noches con la explosión masiva e ilegal de fuegos artificiales en diversos puntos de la ciudad. 

La victima, un hombre de 66 años, sufrió quemaduras y fue hospitalizado en condición estable, dijo la policía ayer después de que el video del delincuente circula en las redes sociales. 

No está claro quién hizo la grabación. NYPD está tratando de ubicar al atacante y a otra persona que es vista grabando la acción con un teléfono.

Un portavoz de la policía dijo que se recibió una llamada al redesor de las 4 a.m., del lunes cerca de 62 Lenox Ave. (Malcolm X Boulevard), en Harlem.

Anoche, en protesta por la falta de respuesta, un grupo fue hasta Gracie Mansion, residencia oficial del alcalde Bill de Blasio.

Una caravana de autos y motos pasó junto a la residencia del Upper East Side, sonó bocinas, aceleró motores e incluso disparó algunos fuegos artificiales al cielo, reportaron medios locales.

“Señor alcalde: si no podemos dormir, usted no dormirá”, dijo el  concejal Chaim Deutsch afuera de la mansión en un video publicado en Twitter.

Se supone que la alcaldía anunciará hoy una ofensiva de múltiples agencias contra proveedores ilegales de fuegos artificiales, dijo un portavoz.

En la primera quincena de junio, hubo más de 1,700 quejas sobre fuegos artificiales en el sistema 311 de la ciudad, 80 veces más que en el mismo período del año pasado, lo que equivale a un alza de 4 mil por ciento. También ha habido casi 6 mil llamadas al 911 por el mismo motivo.

Para algunos, las coloridas y ruidosas detonaciones sirven como liberación después de meses de cuarentena. Para otros, son una celebración de los logros durante las protestas raciales.

Situaciones similares se han reportado en Boston y Baltimore; y en Yonkers (NY) los fuegos artificiales fueron culpados de un incendio que dejó a seis familias sin hogar.