Connect with us

Sucesos

FOTOS| Policía captura a dos hombres que se conducían a bordo de un taxi con varios paquetes de hierba

Publicado

el

La Policía Nacional Civil (PNC), sigue sorprendiendo en todo el país a sujetos que se dedican acometer diversos hechos delictivos.

En las últimas horas, la corporación policial reporta la captura de dos sujetos que se conducían a bordo de un taxi y cuando transportaban numerosas porciones de marihuana sobre el kilómetro 23 ½ sobre Autopista a Comalapa, cantón La Esperanza, Olocuilta en La Paz.

De acuerdo al reporte oficial, los sujetos fueron identificados como Luis Santana Urquía Castro y Martín Rafael Posada Hernández, de quienes se  les incautaron 16 paquetes de marihuana.

Estas dos personas  serán acusadas por el delito de tráfico ilícito de drogas. Asimismo, se les incautó un arma de fuego con tres cargadores para la misma y el vehículo en el que se conducían.

Dichas detenciones se llevaron a cabo cuando agentes policiales mantenían un control vehicular en la zona, como parte de las tareas de seguridad del Plan Control Territorial.

Sucesos

Familiares buscan a madre e hija desaparecidas en Tonacatepeque

Publicado

el

El lunes 23 de noviembre desaparecieron una madre y su hija en la calle El Calvario, cantón La Fuente, en el municipio de Tonacatepeque, San Salvador.

Las desaparecidas son Diana Abigaíl Vásquez Miranda, de 27 años y su hija Dulce María Díaz Vásquez de tres.

Según los informes, ambas fueron vistas por última vez en ese sector cuando se dirigían hacia Santo Tomás.

Los familiares se encuentran preocupados debido a que no saben de su paradero y no se han comunicado con ellos.

La familia ya interpuso la denuncia y la Fiscalía activó el Protocolo de Acción Urgente (PAU) para localizarlas.

Tanto sus familiares como la Fiscalía hacen un llamado a la población de que si saben de su paradero se comuniquen con las autoridades. 

Continuar Leyendo

Sucesos

Miembros de Comandos de Salvamento dan último adiós a compañero fallecido por un infarto tras auxiliar a víctimas de accidente

Publicado

el

El socorrista José Eduardo Ramírez Fuentes, quien falleció a causa de un infarto tras auxiliar a víctimas de un accidente de tránsito, fue acompañado hasta su entierro este sábado por gran número de quienes fueran sus compañeros de Comandos de Salvamento.

Esta mañana fue el entierro de quien ha sido considerado un héroe por perder la vida en el cumplimiento de su deber como miembro de una institución humanitaria y de primera respuesta.

El joven falleció luego de auxiliar a personas que habían sufrido un accidente vial en Santa Tecla, La Libertad. Ramírez Fuentes acudió a la escena para ayudar a unas personas que resultaron lesionadas, y tras unos minutos falleció.

Elementos de la institución que estaban con él manifestaron que su compañero, tras algunos minutos de estar en la escena, se quejó por un dolor en el pecho y luego falleció.

Autoridades de la institución indicaron que por las características de lo sucedido se trató de un paro cardíaco, el cual le quitó la vida inmediatamente.

Continuar Leyendo

Sucesos

Madre de taxista asesinado en Chalatenango: “Hasta ahora no entiendo lo que pasó, trabajaba para su niña”

Publicado

el

María, madre de quien en vida fuera Boris, su hijo de 28 años que se dedicaba a realizar carreras con su taxi, fue asesinado por pandilleros del departamento d Chalatenango.

El joven fue encontrando si vida en su vehículo con señales de agresión y con un disparo en la cabeza, cuenta su madre.

“Vaya a la policía, que a Boris se lo mataron por el puente”, le dijeron conocidos a la doliente mujer el sábado 7 de noviembre, la noticia más cruel e inhumana que María ha recibido en su vida y quién con voz entrecortada dice: “Ahí está mi chelito, mi niño”, sentada en una silla, frente a la habitación de su hijo, casi devorada por las sombras y contemplando una fotografía de Boris.

“Hasta ahora, no entiendo lo que pasó”, lamenta la madre. La versión que ella ha conseguido armar con lo poco que le dijo la policía y las declaraciones de algunas personas, que vieron a Boris ese día, es que temprano, aquella tarde, dos presuntos pandilleros abordaron el vehículo que su hijo conducía.

La policía lo confirmó, pero en las delegaciones de Chalatenango se rehusaron a brindar información sobre el caso o sobre las pesquisas. María expresa que, desde el día que asesinaron a Boris, sólo surgen preguntas que nadie sabe o quiere contestar, ni los agentes a cargo de la investigación.

El asesinato sucedió en un puente sobre el Río Sumpul, en el tramo que de Chalatenango conduce al municipio de Arcatao, a 26 kilómetros de las calles en donde el joven solía trabajar. Se desconoce el lugar exacto en donde los dos sujetos abordaron el vehículo, pero se presume que golpearon y torturaron a Boris durante el trayecto hasta el punto en donde lo mataron. Encontraron el cuerpo lleno de golpes y heridas. La ropa estaba completamente ensangrentada.

El puente en donde se encontró a Boris muerto, dentro del taxi que conducía, está a unos 26 kilómetros de la zona en donde el joven solía trabajar. Foto EDh / Jonathan Tobías

Boris vivía junto a su madre, y sus hermanos menores, en el casco urbano de Chalatenango. La mañana de el sábado que lo mataron, salió a trabajar como lo hacía todos los días, temprano. Agarraba carreras en la zona de la ciudad y nunca demasiado lejos, relata su madre.

El vehículo que conducía, María se lo compró, con esfuerzo, luego que no consiguiera empleo tras graduarse de enfermería. El sueño de Boris era convertirse en trabajador de salud durante la pandemia, pero al no conseguirlo decidió trabajar como taxista pirata para sostener a su familia y ayudar a su hija, de tan solo seis meses de edad.

Con el taxi aportó, por varias semanas, a los gastos de su hogar, desde agosto y durante los meses de pandemia y cuarentena. “Trabajaba para su niña”, recuerda María y lo describe como un padre responsable, que siempre estuvo pendiente de su hija y sus hermanos.

Al final de la tarde de aquel sábado, María vio todo eso derrumbarse. Tardó menos de una hora en llegar al puente en donde asesinaron a su hijo. Lloró, recuerda. Dentro del vehículo no encontraron más que los documentos del joven. Eso le dijo la policía. Sugirieron un asalto, con el argumento que no había dinero en la escena. Ella no está convencida, piensa que alguien quería matarlo, pero no tiene pruebas.

Boris fue velado en la casa de su madre y decenas de amigos asistieron a su sepelio. Foto EDH / Cortesía

Medicina legal devolvió el cuerpo de Boris ese sábado, ya entrada la noche. Su familia y amigos lo velaron en la calle frente al portón en donde, tan sólo cinco horas antes, María se enteró que estaba muerto. “La gente no cabía (en la vela)”, recuerda María y parece que ese recuerdo la reconforta.

Una larga caravana acompañó el féretro de Boris en su ruta hacia el cementerio Monte Piedad, en Chalatenango. Lo sepultaron cerca del mediodía. La fotografía que estuvo sobre el ataúd y luego la tumba de su hijo, es la misma que María tiene, entre penumbras, en el altar de su casa, junto a esa vela que rompe la densa oscuridad.

Con información de ElSalvador.com.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído