Connect with us

ENTREGA ESPECIAL

VIDEO – Una mujer cuida a su exsuegro con cariño y dedicación, a pesar de haber sido abandonada por el exesposo

Publicado

el

Una joven subió a TikTok un vídeo que narraba la tierna historia de su madre, una mujer que, pese a haber sido abandonada por su esposo, cuida a su exsuegro, un anciano de 98 años.

Al comienzo de la grabación se ve cómo una mujer ayuda a un anciano a sentarse en la cama. Entonces, un texto aparece en pantalla y explica que se trata de la madre de la usuaria de la cuenta @marianturcios19 y que su padre les abandonó, yéndose con otra mujer.

Mientras su madre viste y arregla al anciano, la chica, llamada Marian Turcios Corea; explica que se trata de su abuelo paterno que tiene 98 años. “Mi mamá lo baña, lo cambia y lo cuida con tanto amor”, detalla la joven.

Sin embargo, hay personas que ven de mal gusto este acto bondadoso y sacrificio que hace la mujer, debido a que ya no comparte una vida sentimental con su exmarido.

Cabe mencionar que, en el video no detalla el país de origen, sin embargo, con seguridad es en una nación de Latinoamérica.

Finalmente, la mujer pone una gorra al hombre y termina de colocar su ropa. “Eres mi ejemplo de vida mamá, eres increíble”, expresa Marian en un conmovedor mensaje que le dedica a su madre.

“A pesar de cada cosa demuestras a diario que eras la indicada”, finaliza comentando su video la usuaria de TikTok.

VIDEO: 

ENTREGA ESPECIAL

FOTOS: A sus 60 años, doña Concepción se gradúa como Licenciada en Pedagogía

Publicado

el

Foto: Cortesía

Choluteca, Honduras: “Se lo dedico a Dios y a todas las personas que me ayudaron a lograr esta meta. Él escuchó mi clamor”, dijo Concepción Rodríguez (60), conocida cariñosamente como doña Conchita, luego de recibir su anhelado título como licenciada en Pedagogía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Cabe mencionar que, tras 14 de años de estudio en la UNAH, en medio de dificultades como la pérdida de su esposo y la falta de recursos, Rodríguez pudo recibir su grado universitario.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Su historia se dio a conocer en mayo de este año a través de un medio de comunión y gracias a ello decenas de lectores se volcaron a apoyarla económicamente para que lograra cubrir sus gastos de graduación.

“Aún no lo puedo creer, he pasado por tanto, pero al mismo tiempo Dios no me ha dejado de la mano. Muchas veces pensé que graduarme sería imposible porque hubo días en que no tenía ni para comer, pero el Señor siempre me puso ángeles en el camino que sin tener que decir nada me quitaron el hambre y me ayudaron a seguir adelante”, dijo doña Conchita.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Muy orgullosa se recibió como licenciada en Pedagogía

“No me cansaré de decir gracias a todas las personas que sin conocerme me enviaron un dinerito, que Dios se los multiplique y que se los pague. No tienen idea de lo que significa para mí”, expresó la ahora pedagoga quien reside en El Triunfo, Choluteca.

Recibió el título por ventanilla junto a sus compañeros, debido a la pandemia; sin embargo, comentó que disfrutó cada momento.

“No hubo una ceremonia, pero no dejó de ser especial. Estuve con mis compañeros, quienes al igual que varios docentes me tuvieron mucha paciencia y me alentaron a continuar para cumplir mi sueño”, agregó.

Foto: Cortesía
Concepción Rodtiguez, Dunia Carrasco, Kevin Mendoza, Damaris Arriola, Claudia Guillen, y Yessica Lagos.
Foto: Cortesía
Continuar Leyendo

ENTREGA ESPECIAL

Las últimas palabras que la mayoría dice al morir y otras cosas que pasan con la muerte reveladas por una enfermera de cuidados intensivos

Publicado

el

Morir es un proceso del todo natural e inevitable, pero el momento exacto de la muerte aún constituye uno de los misterios más intrigantes. Lo que pensaremos, lo que diremos o lo que sentiremos al morir es un enigma. Una enfermera de cuidados intensivos reveló cuáles son las últimas palabras que la mayoría dice al morir y otras cosas que pasan con la muerte y que, en su experiencia, son completamente habituales.

Identificada como Julie McFadden, la enfermera tiene una cuenta de TikTok donde publica videos que explican su experiencia a lado de personas que están cercanas a la muerte, con la intención de educar a las personas sobre este momento trascendental.

Con el usuario @hospicenursejulie, la mujer de Los Ángeles, California, que ha sido enfermera de una unidad de cuidados intensivos durante nueve años, y de cuidados paliativos durante otros cinco, explica en sus videos lo que ha vivido en su experiencia clínica y asegura que su intención es educar a las familias y a los pacientes sobre qué esperar en el momento de la muerte.

Julie ha narrado cuáles son las últimas palabras pronunciadas por los pacientes con mayor frecuencia: “Hay algo que la mayoría de la gente dice antes de morir y generalmente es ‘te amo’, o le llaman a su mamá o papá, quienes por lo general ya han muerto”. De hecho, en un video comenta algunas experiencias compartidas por sus seguidores en TikTok que señalan que sus seres queridos vieron ángeles al momento de morir o a personas amadas que habían fallecido anteriormente.

En un video titulado “4 cosas normales que pasan al final de la vida”, la enfermera Julie explica otras cosas que ocurren en ese momento crucial, como fiebre, cambios en la respiración, en el color de la piel y expulsión de secreciones terminales que la familia puede pensar que están fuera de la normalidad, pero no es así.

En otro clip Julie afirma que, en su experiencia, el momento de la muerte no es doloroso porque nuestro cuerpo está preparado para vivir y también para morir. La mayoría de la gente piensa lo contrario porque usualmente es la enfermedad o la causa de la muerte lo que puede causar dolor, pero no el momento en sí.

La enfermera cuenta con más de 340,000 seguidores en TikTok y más de 11,000 en Instagram.

Continuar Leyendo

ENTREGA ESPECIAL

“Yo solo veía la pistola con la que me apuntaba”, el relato de pasajera víctima de robo en la ruta 52

Publicado

el

Por

Pasajera que vivió un asalto a mano armada en la zona del Centro de Gobierno contó los minutos de terror que le tocó experimentar junto a los demás pasajeros de la ruta 52, que hacia su recorrido en el bulevar Tutunichapa, en San Salvador, el pasado 15 de octubre.

“Tenemos hambre, saquen celulares y dinero, apúrense si no quieren que los mate, nos dijo a todos los que íbamos en el bus. El tipo se veía aparentemente drogado mientras apuntaba a todos lados con el arma”, indica en su testimonio “Tatiana” como llamaremos a la pasajera por seguridad.

Mujer revela que todos los pasajeros de la unidad fueron amenazados por los asaltantes, quienes se apostaron en la parte delantera y trasera del bus para despojarlos de su dinero y celulares.

“El bus iba con casi todos los asientos llenos, nadie iba parado. Cuando el asaltante de la parte de adelante nos amenazó, el que iba atrás se dirigió a mi, que iba en la parte trasera. ‘Dame el celular’, me dijo mientras me apuntaba con la pistola”.

“El hombre siguió quitando los celulares a otras personas y los iba echando en una mochila que andaba.

Posteriormente “Tatiana” comenta que se escucharon disparos al interior de la unidad. “Se oyó un disparo, era el asaltante que iba adelante que disparó para asustarnos; de repente se oyó un grito diciendo que unas muchachas se habían tirado del bus en marcha, íbamos por el triangulito de la zona de Don Rúa”.

“La gente empezó a gritar adentro del bus, y entonces el motorista le dijo al asaltante que se calmara, que estaba golpeando a la gente, pero el hombre le dijo: vos callate si no querés que te mate”.

“De pronto se oyeron otros balazos, yo creo que fueron desde afuera, íbamos por el edificio de los juzgados (Centro Judicial Isidro Menéndez), algunos decían que a lo mejor los vigilantes de juzgados habían disparado, a saber”.

La pasajera posteriormente relató que los sujetos se bajaron del bus e intentaron abordar una unidad de la ruta 101-A.

“Fue allí que los asaltantes se bajaron, uno intentó subirse a una unidad de las 101-A pero no lo dejaron subir. El otro, según dijo un joven, se logró subir en una unidad de la Ruta 109 y desaparecieron, allí fue donde al parecer hirieron a uno de ellos porque allí quedó sangre en las gradas”.

Finalmente “Tatiana” mencionó: “Yo solo veía la pistola con la que me apuntaba”, recuerda del hecho que por primera vez le tocó vivir en la unidad que aborda frecuentemente para llegar a su trabajo.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído