ENTREGA ESPECIAL – ALERTA | Estafadores, abogados y pandilleros extorsionan a gente honrada haciendo demandas falsas en juzgados

Una denuncia ha llegado a diferentes medios digitales, en la que se advierte sobre una red de extorsionistas que se dedican a amenazar, chantajear y extorsionar a personas honestas y trabajadoras.

La denuncia está sostenida en documentos reales, que se adjuntan y que se comprueba su autenticidad.

Según la documentación proporcionada, esta banda de delincuentes se dedica a promover demandas falsas de diferente índole y luego buscan a la persona denunciada para que entreguen cierta suma de dinero, a cambio de retirar o no poner la demanda, pero si la víctima no acepta, comienza una guerra sucia de presiones y amenazas, que llegan incluso hasta los tribunales, aunque los casos sean falsos.

Entre los delitos más frecuentes que se inventan están, acoso, amenazas y usurpación de propiedades.

Se dijo que, en algunos casos buscan la complicidad de algunos jueces, aunque esto no sea una práctica común.

De acuerdo a la información, para judicializar los procesos, forman una alianza con algunos abogados con antecedentes penales, quienes se prestan a los chantajes a cambio de que al final; si se gana el caso, repartirse el dinero estafado en partes iguales.

En este grupo de chantaje, hay abogados que han sido suspendidos por la Corte Suprema de Justicia, cuya lista fue publicada en su momento y que revelamos en esta investigación, aclarando que no todos los aquí mencionados forman parte de esa red.

Listado del portal de Transparencia del Órgano Judicial
http://www.transparencia.oj.gob.sv/es/mas-descargados

Existen casos concretos de abogados, que han sido procesados por sus vínculos con pandillas, que forman parte del staff de esta mafia encubierta. Algunos de ellos con una amplia trayectoria en la defensa de mareros.

Uno de ellos, es él abogado del reconocido cabecilla de la MS , Marwin Adali Quintanilla Ramos, alias “El Piwa”, operador financiero de esa estructura criminal, quien fue detenido por la Policía Nacional Civil (PNC), durante un operativo el pasado 28 de julio de 2016 donde se desmanteló la red financiera de la MS.

Este cabecilla que manejaba las finanzas de la Mara Salvatrucha, ocultaba su rostro criminal, detrás de una biblia en una iglesia evangélica.

¿Y saben quién lo había acreditado como predicador?  El licenciado Nélson Benjamín Valdéz Granados.

Esta es la Asociación Torre Fuerte, ubicada en La 12 Calle Poniente # 2514 Colonia Flor Blanca.

El mismo pastor, el “hermano Nelson” se convierte tras su captura en su “abogado personal”. Deja el templo para irse a los tribunales. Guarda la biblia y bajo el brazo lleva el código penal.

Ahora el abogado del cerebro de las finanzas de la MS13, Nélson Benjamín Valdéz Granados, según las fuentes, forma parte de la estructura en la que también se menciona a otros de apellido, Arévalo, Granados, Letona, Avelar, Flores López, y hasta una jueza de apellido Sanabria, entre otros.

Las fuentes dicen que tienen la documentación respectiva y que pronto se hará pública, con nombres completos, fotografías y lugares de residencia de los involucrados en la red.

También llaman a todas las asociaciones de profesionales del derecho a revisar los expedientes de sus socios y expulsar a quienes se vean involucradas en estos delitos, ya que muchas veces, se identifican como miembros de estas federaciones, dañando la imagen de los verdaderos profesionales del derecho.

Se conoció que algunos de estos personajes, están agremiados al Círculo de Abogados Salvadoreños.

Un jurista consultado sobre este tema, se pregunta: Si se sabe que este pastor y abogado, Nelson Efraín Valdez, estaba de la mano con “El Piwa”, si esta organización de pastores facilitó el encuentro con el Diputado Norman Quijano, por qué la justicia salvadoreña ha sido indiferente en aplicarle la ley, como se está haciendo con el Ex Ministro de Defensa, David Munguía Payés.

¿Por qué permiten, que personajes íntimamente ligados a las pandillas anden libre e impunemente?

Es tiempo ya que todos los que de una u otra forma fomentaron, toleraron, protegieron o se volvieron cómplices de estos asesinos, paguen de una vez por todas por la muerte de miles de salvadoreños, cuya sangre fue regada por sus cómplices asesinos.

Señor Fiscal, esperamos que después de Munguía Payes, caigan todos los cómplices y por fin se haga justicia en este país.