HISTORIA: Tuvo a su esposa encerrada y cobraba 5 dólares a otros hombres para violarla

Mariusz Sz pasará 25 años en prisión por haberla reducido a la servidumbre y abusado de ella incontables veces. También podrían ser sentenciados su hermano y dos amigos, que fueron cómplices.

El calvario se extendió entre 2006 y 2010. La mujer —cuya identidad fue preservada por la Justicia—, se dio cuenta demasiado tarde de que se había casado con un monstruo.

Mariusz Sz la violó y abusó sistemáticamente de ella de todas las maneras posibles durante esos cuatro años. En los últimos dos incluso la tuvo encerrada en el sótano de su casa en el pequeño pueblo de Parszczyce, ubicado en el norte de Polonia.

Allí la golpeaba, la dejaba al borde de la muerte por inanición, y luego la alimentaba con cosas que apenas podían considerarse comida. En ese período, llegó incluso a “alquilarla” por cinco dólares a otros hombres para que la violaran.

La víctima logró escapar en 2010 y huyó con su madre. Mariusz Sz fue arrestado y en 2017 lo condenaron a 25 años de prisión.

Ahora comenzó el juicio contra sus dos hermanos, Andrzej y Marian Sz, y su amigo Tadeusz B. Los tres fueron sus cómplices y participaron de los abusos. Podrían pasar hasta 15 años en la cárcel.

El caso es tan aberrante que en Polonia hizo recordar al del austríaco Josef Fritzl, conocido como el “Monstruo de Amstetten“. Mariusz Sz fue bautizado por la prensa como “el Fritzl polaco”.

Durante 24 años, Fritzl mantuvo encerrada en el sótano de su casa a su hija Elizabeth, que fue liberada por la policía austríaca en 2008. Los cálculos de los investigadores indicaron que la violó unas 3 mil veces durante el cautiverio al que la sometió.

Como consecuencia de esos reiterados abusos, nacieron sus siete hijos. En abril de 2008, uno de ellos se enfermó y debió ser hospitalizado. Los responsables del centro médico querían conocer a la madre, de quien no había noticia.

Finalmente, Fritzl le permitió que fuera a visitarlo, pero esto llamó la atención de la policía, que comenzó a investigar más en profundidad. Fue en ese momento cuando decidieron entrevistarla por primera vez, y así descubrieron el horror.

En 2009, Fritzl fue sentenciado a pasar el resto de sus días en prisión. Fue encontrado culpable de secuestro, violación, incesto y por la muerte de uno de los hijos/nietos. Elizabeth, quien hoy tiene 51 años, vive en un lugar desconocido de Austria con sus seis hijos.