Connect with us

Deportes

Kobe Bryant ganó un Oscar a mejor corto de animación

Publicado

el

A mediados de 2016 nadie esperaba que Kobe Bryant, una vez retirado, volviera a ganar un trofeo. Pero el exastro del básquetbol se reinventó y este domingo sumó un Óscar a sus cinco anillos de campeón de la NBA.

“Querido baloncesto, desde el momento que comencé a enrollar las medias de mi padre y hacer tiros imaginarios para ganar partidos en el Great Western Forum, supe que algo era real: me enamoré de ti…”, con estas palabras arranca “Dear Basketball”, el homenaje particular de Kobe Bryant al deporte del que fue ícono mundial y con el que sumó un título inesperado a un brillante palmarés.

Cinco anillos de la NBA, un premio a Jugador Más Valioso de la temporada, 18 participaciones en el Partido de las Estrellas, dos oros olímpicos, tercer máximo anotador de la historia… y desde el domingo, el mayor galardón del mundo del entretenimiento.

“Si soy sincero, se siente mejor que ganar un campeonato (de la NBA). Es increíble, una locura”, dijo Bryant, honesto, con la estatuilla en la mano tras la ceremonia.

Días antes, en una entrevista, la leyenda de Los Ángeles Lakers había dejado claro qué iba a hacer con el premio en caso de ganarlo.

“¡Probablemente dormiré con él! Estaremos Vanessa (su mujer), Bianka (su hija pequeña), yo y Óscar”, comentó entre risas.

Desde el domingo, la poblada cama de los Bryant tiene por lo tanto un nuevo huésped.

‘La Mamba Negra’, como se le conocía, ya no será más el hombre que anotó 81 puntos ante los Raptors de Toronto en un patrido en 2006. Tampoco el jugador capaz de liderar a su equipo a victorias imposibles con canastas inverosímiles en los últimos segundos como aquella ante los Miami Heat del 5 de diciembre de 2009 cuando, sobre la bocina, anotó el triple del triunfo para los de púrpura y oro.

“Fue el tiro más afortunado que lancé nunca. Por lejos”, explicó entonces con una sonrisa.

El domingo, no fue la suerte quien lo acompañó sino el talento. El suyo, el de Glean Keane y el del mítico John Williams, autor de la música del corto.

Bryant nunca se conformó con ser solo un jugador de básquetbol. Ni siquiera uno de los mejores de la historia. Polivalente y polifacético, el originario de Filadelfia quiere dejar su impronta también lejos de las canchas.

A sus 39 años, parece claro que su sino no es el de comentar partidos por televisión o encaminar su carrera hacia los banquillos o los despachos. Por lo menos de momento.

– Pasión –

La misma pasión con la que Bryant corría por la cancha, donde en ocasiones entraba en un estado de trance que recordaba a Michael Jordan, mandíbula desencajada incluida, es con la que el Kobe de hoy invierte en sus negocios y sigue recogiendo premios.

“La pregunta debe ser ‘¿Cuál es mi pasión?’ Y no ‘¿dónde puedo ganar más dinero?’ Cuando encuentras esa siguiente pasión (después de retirarte), todo lo demás tendrá sentido”, subrayó en agosto de 2017.

En el Dolby Theatre de Hollywood, “Dear Basketball” competía contra “Garden Party”, “Lou”, “Negative Space” y “Revolting Rhymes”. Cuando Bryant escuchó su nombre, su sonrisa volvió a ser la misma que la que mostró por primera vez tras ganar 4-2 en la final a los Indiana Pacers en el 2000 o la que lució una década después, en 2010, tras batir 4-3 a los Boston Celtics.

Había vuelto el Kobe ganador.

“Lo más difícil cuando vuelves a empezar es templar tu ego y arrancar de nuevo. Tienes que aprender los fundamentos de las cosas otra vez”.

Walt Disney, JK Rowling, Steve Jobs y John Williams son sus referencias. ¿Su objetivo? “Contar grandes historias para ayudar a que las nuevas generaciones se inspiren para lograr cosas épicas”.

Para ello, Bryant reconoce haber aprendido de Oprah Winfrey y Shonda Rimes. “Cuando tienes mentores así en tu vida, todo tiende a salir de forma natural”.

Y de forma natural fundó “Kobe Inc.” y lanzó un fondo de inversión de 100 millones de dólares.

– Uno más que Johnny Depp –

Hasta 13 jugadores en la historia de la NBA tienen más títulos que Bryant, comenzando por Bill Russell, ‘El Señor de los Anillos’, con 11.

Pero ninguno de ellos ganó un Óscar. Tampoco leyendas de la interpretación como Johnny Depp, Bill Murray, Harrison Ford, Will Smith o Samuel L. Jackson.

Kobe Bryant ha roto barreras. Ha derribado el estereotipo por el que un deportista no podía dedicarse a otra cosa de forma exitosa. Se ha reconvertido, transformado, como tantas veces hizo a lo largo de su carrera como jugador.

“Y los dos sabemos que, haga lo que haga después, siempre seré ese chico con las medias enrolladas, la papelera en la esquina, cinco segundos en el reloj de posesión, la bola en mis manos. 5… 4… 3… 2… 1”.

“Y el ganador del Óscar es… Kobe Bryant”.

Publicidad

Internacionales -deportes

VIDEO | Futbolista se hace ‘invisible’ para los rivales y empata en el último minuto robando el balón al portero

Publicado

el

Uno de los goles más curiosos de la temporada hasta la fecha se marcó el pasado fin de semana en la Football League One, la tercera división del fútbol inglés, donde el delantero del Ipswich Town, Macauley Bonne, se aprovechó de un error colectivo del Sheffield Wednesday en el último minuto del partido para ayudar a su equipo a conseguir el empate.

En el minuto 90, Ipswich iba perdiendo por un tanto y Bonne quedó fuera del área de visión del guardameta rival después de una jugada previa. Aparentemente, Bonne sospechó que el portero Bailey Peacock-Farrell soltaría el balón y comenzó a acecharlo a sus espaldas. Peacock-Farrell no se percató de su presencia y sus compañeros tampoco le advirtieron. Cuando el guardameta arrojó la pelota al suelo, el delantero se la robó y, tras una maniobra personal, se la pasó a sus compañeros para que anotaran el 1 a 1.

En las redes sociales, algunos internautas consideran que se trató de un “error de novato” de parte del guardameta, otros critican a los futbolistas del Sheffield Wednesday por no avisar a Peacock-Farrell de que tenía al jugador detrás, mientras que otros elogian  la astucia de Bonne para hacerse con el balón.

Continuar Leyendo

Internacionales -deportes

VIDEO | Mbappé se enfada con Neymar por no pasarle el balón, hay tensión dentro del club

Publicado

el

¿Se terminó la luna de miel iniciada en 2017 entre el brasileño Neymar y el joven prodigio francés Kylian Mbappé en el París Saint-Germain (PSG)? Los dos fichajes más caros de la historia del fútbol, que cumplen su quinta temporada juntos, emiten síntomas de fatiga en su relación.

El episodio que sacó a la luz el conflicto larvado ocurrió el pasado sábado, durante el partido contra el Montpellier. La cadena de televisión Canal+ lo reveló, en el que se leen los labios de Mbappé.

Luego de ser sustituido, una vez en el banquillo, el francés no esconde su frustración y dice a un compañero: “Ese pordiosero no me la pasa”.

La referencia, claramente dirigida al brasileño, ha abierto un nuevo frente en el vestuario del PSG, en vísperas del partido de la Champions League contra el Manchester City, su verdugo en esa competición el año pasado. Un test que debe medir el momento en el que se encuentran los parisinos.

El club ha hecho todo lo posible por minimizar el roce. Los dos jugadores aparecieron hablando tras el duelo y en la sesión de entrenamiento del día siguiente se les vio riendo juntos, como queriendo decir que todo va bien.

El equipo cuenta sus partidos ligueros por victorias, la integración de sus estrellas parece ir por el buen camino y comienza a vivir cierta estabilidad.

El City como termómetro

Una buena prestación contra el City ayudaría a borrar la mala imagen que dieron frente al Brujas hace dos semanas, que refrescó la teoría de que el nivel de la liga francesa no es un buen referente cuando se viaja por Europa.

Las palabras de Mbappé sobre Neymar pueden abrir otro frente. El diario L’Équipe especula ya con un conflicto de más amplio calado, que la llegada del argentino Lionel Messi no ha hecho más que empeorar, al igual que la negativa del francés a renovar su contrato, que acaba a finales de esta temporada.

El idilio, especula el rotativo, puede haber acabado y Mbappé se siente desplazado en un vestuario donde el sector latino ha ganado peso progresivamente y donde él no encaja.

La conexión entre el galo y el brasileño, que parecía rodar a las mil maravillas, ha ido oxidándose sin que entre ellos se hayan dado ninguna asistencia y el número de pases se ha reducido de forma sorprendente.

Los dos futbolistas llegaron casi a la vez al PSG para inaugurar una nueva era. Enseguida, nació una relación de privilegio que dejó un tanto apartado a la tercera pata entonces del tridente, el uruguayo Edinson Cavani.

Tanto en el terreno de juego como fuera, las muestras de afecto eran constantes y ninguno de ellos desaprovechaba la ocasión para ensalzar al otro.

“Somos como hermanos”, llegó a decir Neymar en 2018, mientras Mbappé aseguraba que su compañero era “un regateador sin igual” capaz de “llevar al club a ganar títulos”.

La llegada de Messi cambió sustancialmente el equilibrio dentro del vestuario.  El seis veces ganador del Balón de Oro ya conocía a Neymar, con quien compartió vestuario en Barcelona entre 2013 y 2018, pero también tiene buena conexión con su compatriota Ángel Di María, compañeros en la Albiceleste.

El propio entrenador, Mauricio Pochettino, reconoció la semana pasada que Mbappé tenía que encontrar un hueco en un ataque que tiene ya sus propios automatismos.

“Estamos en un momento en el que Leo, Ángel y Neymar se conocen, hay que integrar a Kylian en todo esto. Eso va a llevar un poco de tiempo”, señaló el técnico argentino.

Un desafío para un equipo que debe buscar sinergias entre algunos de los jugadores con más talento del momento. El nivel de exigencia es enorme a causa de la nómina de estrellas que los propietarios cataríes del club han logrado reunir a orillas del Sena.

Además del reto deportivo, el club afronta otro: convencer a Mbappé que París puede seguir siendo un lugar extraordinario para colmar sus elevadas ambiciones. El atacante tiene la sartén por el mango.

Continuar Leyendo

Nacionales -deportes

Localidades Tribuna y Platea ya están agotadas para el partido El Salvador – México

Publicado

el

En menos de seis horas, las localidades de Tribuna y Platea para el partido de El Salvador contra México en el Estadio Cuscatlán, se agotaron en la aplicación de Hugo.

Las localidades más caras para el compromiso deportivo ($50 y $40), programado para el 13 de octubre, fueron las que la afición salvadoreña adquirió de forma más rápida.

Los precios para el partido ante Panamá (7 de octubre) y contra México (13 de octubre) son de: $15 General, Preferente $20, Sombra $30, Tribuna $40 y Platea $50.

En la conferencia de prensa que se brindó ayer en la FESFUT, las autoridades detallaron que para el choque contra los canaleros estarán disponibles 29,000 boletos; mientras que para el compromiso ante los aztecas se venderán 31,000 boletos.

Uno de los requisitos indispensables para que los aficionados puedan ver esos juegos es que se cuente con el esquema de vacunación completo, es decir, con las dos dosis aplicadas.

Actualmente, El Salvador se encuentra en la séptima casilla de la Octagonal de la Concacaf, tras empatar dos partidos y perder ante Canadá.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído