Connect with us

Vida

¿Sabes qué tan sanos son los alimentos integrales para tu salud?

Publicado

el

¿Qué quieres adelgazar? Consume alimentos integrales. ¿Qué quieres estar más sano que un roble? También, consume alimentos integrales. ¿Qué quieres alcanzar un coeficiente intelectual de 180? Quién sabe, tú consumes alimentos integrales y ya se verá. Porque es uno de los grandes lemas de la literatura nutricional, de los entrenadores deportivos y del ‘jipismo’ alimentario.

Ninguna dieta parece del todo saludable si no incluye unos cuantos alimentos integrales aquí o allá. Y, aunque hemos investigado con el objetivo de bajarlos del pedestal, lo cierto es que se merecen estar ahí.

«Los alimentos integrales aportan mucha fibra. Esto nos ayuda en la regulación de nuestro sistema digestivo, en la regulación del colesterol, en la regulación de los triglicéridos y en el mantenimiento de los picos de glucosa en sangre en niveles más estables, algo muy beneficioso para quienes sufren diabetes.

Pero, además de eso, también nos aportan minerales como el magnesio, el fósforo o el potasio, y vitaminas, especialmente del grupo B», explica por teléfono la dietista-nutricionista Sara Martínez, de la ria clínica Alimentaria.

¿Pero de dónde sale tanto nutriente? Muy sencillo. Según cuenta la especialista, los alimentos derivados de cereales integrales mantienen las tres partes que conforman la semilla intacta: el endospermo, el germen y el salvado.

«Pero cuando sufren un proceso de refinado se les quita la capa externa, que son el salvado y parte del germen. Ahí se encuentra la mayor parte de la fibra del cereal y otros nutrientes. Por ejemplo, alimentos como la pasta integral o el arroz integral son bastantes ricos en hierro, pero cuando se refinan lo pierden casi todo», añade.

Nutricionismo aparte, es muy probable que la confirmación o refutación que llevas esperando tres párrafos tenga que ver con la famosa afirmación de que los alimentos integrales adelganzan. Así, como por arte de magia.

Y la respuesta es no, aunque con matices, como desarrolla Sara: «Un alimento integral tiene aproximadamente las mismas calorías que el mismo alimento refinado. La clave está, sin embargo, en que el alimento integral tiene más del doble de fibra. Y este carbohidrato es muy saciante, por lo que viene muy bien para quienes desean perder peso».

O sea que sí, que comer alimentos integrales es buenísimo si quieres estar sano y mantenerte en un peso recomendable. Tanta gente no podía estar equivocada. El problema, sin embargo, es que la etiqueta integral puede resultar muy engañosa en las estanterías de los supermercados.

La Ley de etiquetado nutricional española permite que se denomine como integrales a determinados productos por el mero hecho de contener más fibra de lo normal. No utilizan el cereal integral, sino refinado, pero le añaden algo de harina integral o salvado posteriormente.

Pero esto no pasa solo con el arroz, la pasta o el pan. También ocurre con productos mucho menos saludables como los dulces. «Es típico de ver cómo la industria alimentaria crea magdalenas integrales o galletas integrales.

Lo que han hecho es añadir un porcentaje de harina integral, pero sigue llevando los mismos aditivos, las mismas grasas saturadas y los mismos azúcares que una magdalena o galleta normal. Son productos que no deberíamos añadir si queremos practicar una dieta saludable», cuenta la nutricionista.

La clave pasa por no fiarse de las grandes etiquetas del envase y acudir directamente al etiquetado nutricional, como recomienda la endocrina y nutricionista Teresa Lajo en su web .

Según la experta, para que el pan sea integral debe superar el 75% de harina de trigo integral entre sus ingredientes, mientras que para que la pasta lo sea debe contener sémola de trigo duro integral 100%.

Por su parte, explica, el llamado arroz integral suele serlo sin engaños. Todo esto nos ayuda a diferenciar los productos altos en fibra de los integrales de verdad.

Ser capaces de distinguir lo integral entre la gran marea de manipulaciones de la industria es muy importante para nuestra salud, ya que así podremos beneficiarnos realmente de las grandes ventajas que ofrecen estos alimentos.

Pero, aunque los profesionales como Sara recomiendan «que se prioricen los integrales», tampoco es necesario «volverse locos ni obsesionarse por todo lo integral».

Porque incluso alimentos tan saludables como estos pueden provocar efectos negativos si no se consumen con moderación.

«No todos los alimentos ricos en fibra son integrales, pero los alimentos integrales son muy ricos en fibra, como ya hemos dicho. Y hay determinados tipos de fibra que impiden que metales como el hierro o el calcio se absorban igual, ya que los arrastran por los intestinos hasta ser eliminados», explica la experta de Alimmenta. Al final, el secreto más antiguo y eficaz para tu salud pasa siempre por una distribución equilibrada de nutrientes. Que no falten los integrales en tu plan semanal. Pero asegúrate de que lo sean realmente.

 

Vida

¿Se acaba realmente el deseo sexual al envejecer?

Publicado

el

Claudia y Luis se conocieron muy jóvenes. Enseguida supieron que estaban hechos el uno para el otro. Su comienzo fue un arrebato, no podían dejar de pensar en el otro, de idealizarlo, y sus cuerpos se excitaban con solo rozarse. Necesitaban hacerse el amor con frecuencia.

Han pasado toda una vida juntos. Aunque ha habido algunos problemas de salud, se mantienen básicamente bien y se autogestionan. Pasan algunos ratos en el centro de día de su barrio, pasean y comparten las tareas de casa. De vez en cuando, se ocupan de sus nietos. ¡Y aún siguen atrayéndose! Ahora de manera diferente, disfrutando con su afecto y sus cuerpos. Es un amor de compañeros, de estar con quien se ama y disfrutarlo.

Sexualidad y sensualidad son aspectos diferenciales e inclusivos del hecho sexual humano. Presentes a lo largo de toda la vida, se aprende y perfila hacia el placer de lo cotidiano, del cuerpo, del humor y disfrute mutuo, del amor de compañeros.

Las personas mayores tienen, básicamente, las mismas necesidades de obtener placer y bienestar que los niños, adolescentes, jóvenes y adultos, y aunque suelen estar peor cubiertas, especialmente en los que viven institucionalizados, no desaparecen con la edad.

Seguir siendo un ser sexual durante el proceso de envejecimiento debe considerarse un derecho fundamental y un predictor significativo de la calidad de vida.

La manera en la que cada persona se siente y se expresa como mujer o como hombre es un hecho biográfico que dura toda la vida, es su sexualidad.

La expresión de este hecho encaminada a obtener placer, con la participación del cuerpo a través de los sentidos, es su sensualidad, que se alimenta de deseos y habilidades para atraer a alguien, su erótica, y se manifiesta en innumerables conductas, a veces compartidas y otras en solitario, su amatoria.

El placer no disminuye con la edad

La mayoría de los adultos mayores permanecen sexualmente activos, el interés por el sexo y el placer no disminuyen con la edad.

Aunque la edad, por sí sola, no es motivo para cambiar prácticas sexuales que se han disfrutado a lo largo de la vida, es posible que deban asumirse adaptaciones, en su caso, a determinadas limitaciones físicas y a efectos de enfermedades o medicamentos.

Pareja de adultos besándose.
(Foto: GETTY IMAGES)

Estos cambios serán menos pronunciados y la erótica sensual asociada menos afectada cuando se ha sido sexualmente activo. La imaginación, la estimulación sensorial y otras ayudas ambientales pueden incrementar la receptividad al placer y al encuentro.

Indagando en esas ayudas externas hemos recabado en tiendas eróticas respecto a las necesidades más frecuentes planteadas por personas mayores.

Entre los hombres son aspectos relacionados con la erección los más consultados, desde cremas de uso tópico a arneses peneanos. Entre las mujeres, aspectos relacionados con lubricación y fricción en relaciones coitales y estimuladores del erotismo como perfumes, lencería, masajeadores y juguetes.

No obstante, es necesario considerar que hay adultos que optan por no participar en actividades sexuales, y eso también es normal.

El efecto de enviudar

Los factores psicológicos y sociales que afectan la sexualidad a medida que se envejece son muy importantes. En muchas culturas, el sexo está vinculado a la juventud y es posible que las personas mayores se sientan menos deseables, pudiendo afectar negativamente su autoestima lo que, a su vez, impactaría sobre su desempeño sexual.

Por ejemplo, enviudar tiene numerosas implicaciones en lo que respeta a la salud emocional y sexual, ya que las personas que han estado en una relación durante la mayor parte de sus vidas pueden no saber cómo gestionar sus sentimientos sexuales a largo plazo.

Pareja agarrada de las manos.
(Foto: GETTY IMAGES)

De acuerdo con la información obtenida entre el alumnado de la Universidad de los Mayores (UCLM, Albacete 2020), la sexualidad es un componente muy importante para su bienestar (93%), y aunque disminuye la práctica de actividades sexuales genitales, como el coito, mantienen activo el deseo sexual (71%) y disfrutan con el afecto y la erótica (69%).

Lo que fue un amor intenso, apasionado, genitalizado, expectante bajo el efecto de la dopamina, es ahora un amor de compañeros, de estar con quien se ama y disfrutarlo, con gran implicación de los sentidos y las emociones, mediado por neurotransmisores (serotonina y oxitocina) cuyos efectos son más sosegados.

Desinhibición y entrega al placer

Estos cambios pueden reflejarse en la apertura emocional durante las prácticas sexuales (91%), la desinhibición y entrega al placer durante las relaciones (7 %) y la satisfacción con su estado de humor después de la actividad sexual (9 %).

Al tener en cuenta el género, se encuentran diferencias en su autopercepción, por ejemplo, respecto a la intensidad de la excitación sexual (54% hombres / 45% mujeres) o el equilibrio entre lo que se da y se recibe (63% hombres / 36% mujeres).

Pareja de adultos besándose.
(Foto: GETTY IMAGES)

La querencia a los placeres se mantiene y amplía a lo largo de la vida. No debemos olvidar que, si no lo somos ya, todos seremos ancianos dentro de unos años y que querremos lo que todos querremos: disfrute, dignidad, privacidad y el cuidado atento de una persona, sin interferencias impertinentes.

*Marta Nieto López y Rigoberto López Honrubia son profesores del Departamento de Psicología de la Universidad de Castilla-La Mancha, España

Continuar Leyendo

Cronio Fit

Cardio o ejercicios de fuerza: qué es mejor para empezar el entrenamiento

Publicado

el

El deporte y el entrenamiento mejorar notablemente nuestra salud física y emocional. Para alcanzar un buen estado físico integral es necesario combinar distintos ejercicios con objetivos diferentes: fuerza, potencia, resistencia muscular, flexibilidad y condición cardiorrespiratoria.

Una de las grandes preguntas de los amantes del fitness es: ¿Cómo debo empezar el entrenamiento, con cardio o con ejercicios de fuerza y resistencia?

La elección depende de muchos factores. Para empezar, cuánto nos gusta cada uno. En segundo lugar, cuánto tiempo podemos dedicarle al entrenamiento, cuál es nuestro objetivo y cuál es nuestra condición física de base. Los expertos coinciden en que no existe una fórmula única y mágica.

Si la meta es mejorar la resistencia cardiovascular, primero se debe hacer ejercicios de cardio mientras se siente fresco, al inicio del entrenamiento. Y si el objetivo es desarrollar más músculo, se recomienda hacer pesas antes de agotarse haciendo cardio.

También está perfectamente bien variar los entrenamientos haciendo trabajo de fuerza y resistencia un día y cardio el otro porque la condición física nunca es una situación única para todos.

Los beneficios de empezar con pesas

Hacer primero un entrenamiento de fuerza y resistencia tiene otras ventajas. Al hacer un calentamiento rápido de antemano y guardar el ejercicio cardiovascular para después, descubrirá que tiene más energía para levantar.

El ejercicio cardiovascular es agotador y desafiante y por lo general se puede realizar durante períodos de tiempo más prolongados sin descanso”, agregó la instructora Kate Havlicek.

El entrenamiento de fuerza tiende a exigir una mayor intensidad, por lo que puede ser mejor comenzar con pesas y dedicar la mayor parte de la energía a esa etapa del ejercicio, y luego hacer acondicionamiento cardiovascular.

Los beneficios de hacer cardio primero

Al iniciar el entrenamiento con ejercicios cardio, se aumenta el ritmo cardíaco y promueve el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, explicó Cherie Lamb, entrenadora personal. “Estos factores ayudan al cuerpo a entrar en calor y prepararse para un trabajo más duro”.

Calentar los músculos es fundamental para reducir el riesgo de lesiones durante los ejercicios de fuerza. Ése es el principal beneficio de iniciar la rutina de entrenamiento con cardio.

Además, aumentar la frecuencia cardíaca con ejercicios cardiovasculares antes de levantar pesas puede ayudar a incrementar la tasa metabólica durante el resto de su entrenamiento. Un estudio de 2021 publicado en Scientific Reports encontró que hacer cardio antes de levantar pesas puede incluso ayudar a fortalecer los músculos.

Hacer una carrera liviana o caminar durante unos 20 a 30 minutos es suficiente como previa a los ejercicios de fuerza y resistencia.

Entonces, ¿empezar con cardio o pesas? Si bien existen buenos argumentos para respaldar cada opción, la elección lo determina el objetivo que tenemos en cuanto al entrenamiento físico. Si queremos mejorar la resistencia cardiovascular o si preferimos concentrarnos en fortalecer los músculos. En ese respuesta está el camino a seguir para un buen inicio de entrenamiento.

Continuar Leyendo

Vida

Se contagia de COVID-19 y asegura que su miembro viril se encogió 4 centímetros

Publicado

el

Un hombre que vive en los Estados Unidos, se dio cuenta tras recuperarse del COVID-19, que su órgano reproductor se encogió cuatro centímetros.

Según los médicos, esta enfermedad es más perjudicial en los hombres que en las mujeres.

El caso fue revelado en un podcast conocido como «How to do it» (Cómo Hacerlo), en el cual se reservó el nombre para evitar que le hicieran bulling.

El hombre de 30 años, presentó problemas de disfusión eréctil y de inmediato buscó ayuda con especialistas para tratar su problema.

Tras pasar un tiempo en el centro hospitalario, el paciente se logró recuperar, detallan medios locales.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído