Connect with us

ENTREGA ESPECIAL

“Nos salvamos por puro milagro”, salvadoreña que huyó luego de que mareros quemaran su vehículo

Publicado

el

Una madre de origen salvadoreño comenta como huyó de El Salvador, junto a su familia, luego que un grupo de pandilleros la amenazaran con matarla, sino se iba de su vivienda.

Martha ha decidido no volver al país, luego de que unos miembros de las maras le quemaran su vehículo y le gritaran que tenía una hora para desaparecer para siempre.

«Va a ser muy difícil que las familias que, como la mía, nos salvamos por puro milagro, regresemos a nuestros países a pedir asilo a Estados Unidos. Eso significa jugarse la vida, no es sencillo como iniciar un trámite y ya», dice la salvadoreña.

La compatriota se encuentra con un grupo de migrantes en un campamento en Tijuana, solicitando asilo político al gobierno de Estados Unidos y quien espera que ahora se abran mayores oportunidades.

En promedio son 1,500 exiliados, en su mayoría centroamericanos, quienes como Martha, han sufrido de problemas socioeconómicos que la han obligado a huir o buscar otra vida en otro país.

«Salimos como pudimos, porque lo más importante es salvar las vidas», dijo la madre salvadoreña, quien además teme ser repatriada y volver a vivir la pesadilla que vivió, estando en tierras cuscatlecas.

En el mismo campamento se encuentra Ana, una mujer hondureña, quien en el vecino país sufrió también a causa de las maras y quien tuvo que marcharse al temer que le arrebataran la vida los criminales.

«Yo fui torturada en Honduras, tengo evidencias… Y cuando a usted lo torturan, usted sale huyendo, aunque sea sin zapatos y sin nada para protegerse del clima, a usted le importa salvar la vida, no esperar el asilo ahí», dijo Ana.

Ella tuvo un bebé, hace tres meses, quien ya es nacionalizado mexicano, y teme por la vida de él y sus dos hijos hondureños, si la deportan.

Por su parte la embajadora estadounidense en México, Roberta Jacobson, hizo un llamado a los inmigrantes a no creer en las promesas de los traficantes de personas quienes prometen que se les dará asilo a las personas que están varadas en la frontera.

«Venir a la frontera o esperar en un campamento, como sucede en El Chaparral, no les dará acceso prioritario para solicitar asilo o entrar a Estados Unidos. No le crean a los que digan lo contrario. Están tratando de aprovecharse de ustedes. La frontera está cerrada», dijo la representante de EE.UU.

Martha y Ana corren peligro de regresar a sus países de origen, y dicen clamar a Dios para no tener que vivir las pesadillas de las maras.

ENTREGA ESPECIAL

Niña de 7 años fue abandonada por su padre en la frontera de Estados Unidos

Publicado

el

Una menor de siete años, junto a su padre recorrieron desde Honduras a México en la búsqueda del sueño americano, recorrieron en autobús durante casi 22 días.

Posterior a ese tiempo el progenitor dejó a la pequeña junto a un coyote quien la cruzaría el Río Bravo para llegar posteriormente a Texas, ya que no tenía el suficiente dinero para acompañarla.

El padre, esperanzado a que ella tenga una mejor vida la abandonó. El progenitor había perdido el empleo a consecuencia de la pandemia, en el vecino país.

«Me dijo que siguiese sola y que me cuidase», indicó la pequeña, quien decidida inició la travesía en búsqueda del sueño americano.

Él ya había tratado de cruzar una vez la frontera junto a su hija, anteriormente, sin embargo fueron expulsados de EE.UU. y fueron enviados a Reynosa, México.

Posterior a esto la menor se unió a otro grupo de migrantes rumbo al río Grande, con quienes caminó un domingo en el valle, bajo temperaturas cerca de los 10 grados centígrados.

La pequeña llevaba una chaqueta amarilla de dibujos animados y una mascarilla color negro, para protegerse del coronavirus.

La menor cursaba segundo grado en tierras hondureñas, sin embargo, debido a la cuarentena implementada en ese país, perdió el año educativo.

Luego del largo camino un helicóptero que sobrevolaba la zona alertó a los migrantes, por lo que se separaron y la niña se quedó llorando en unos caminos de tierra, según comenta Fernanda Solís, hondureña de 25 años, que encontró a la niña migrante.

La niña sufría de hambre y sed, afortunadamente su compatriota le ayudó y le consoló a que juntas lograrían llegar al país norteamericano.

Solís ayudó a la menor, y ambas continuaron el camino hacia la frontera, que la lograron pasar, con el objetivo de entregarse a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

«La niña me dijo que trataron de cruzar juntos (con su padre), pero que los devolvieron. Esta vez él la mandó a ella sola para que se entregase», indicó Solís.

La menor hondureña y Solís se encuentran en el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza, en Estados Unidos, a la espera de asilo. La niña dice tener un familiar en EE.UU., sin embargo ella no lo conoce.

Continuar Leyendo

ENTREGA ESPECIAL

Salvadoreña muere asfixiada en manos de policías mexicanos

Publicado

el

Muere mujer salvadoreña, en un procedimiento cuestionado, al ser asfixiada por cuatro agentes de la Dirección Municipal de Seguridad Pública de Tulum, en Quintana Roo, México.

Victoria Esperanza Salazar una salvadoreña de 36 años, poseía visa humanitaria en México, murió en manos de cuatro agentes municipales, el hecho ha creado conmoción al nivel latinoamericano, y ha sido señalado como abuso de poder.

Todo inició a través de una denuncia por algunos de sus vecinos, quien la habían reportado a las autoridades por desorden público.

Sin embargo en el video se observa a uno de los efectivos contraminarla contra el piso con su rodilla, mientras Victoria pide ayuda.

Posteriormente la compatriota yace muerta en el pavimento y los agentes la suben a la patrulla.

La víctima, originaria de Sonsonate, deja a dos niñas en la orfandad. Su familia en El Salvador solicita que se haga justicia.

El presidente Nayib Bukele se pronunció ante este hecho: «Estoy seguro que el Gobierno Mexicano aplicará todo el peso de la ley a los responsables. Somos pueblos hermanos, personas malas hay en todos lados, no olvidemos eso. Mi pésame para la familia de Victoria, sobre todo a sus dos hijas, a quienes les daremos toda la ayuda posible».

El presidente municipal de Tulum, Víctor Mas Tah, lamentó la situación e indicó que el hecho tiene que ser investigado a profundidad para que no quede en la impunidad.

«En el momento que me enteré de los lamentables hechos ordené que los elementos fuera llevados ante la Fiscalía General del Estado. (…) Hago un llamado a las autoridades correspondientes para que se realicen las investigaciones se determinen las responsabilidades y se haga justicia», añadió Mas Tah.

Los policías han sido separados de sus cargo, por lo que la FGE de Quintana Roo, ha iniciado las investigaciones del feminicidio, según indicó Carlos Joaquín, gobernador de Quintana Roo.

«Reitero mi repudio e indignación ante cualquier forma de agresión, violencia o intimidación hacia las personas, particularmente hacia las mujeres. (…) Quien resulte responsable pagará las consecuencias de sus actos, no habrá impunidad», subrayó Joaquín.

Por su parte la Procuraduría General de los Derechos Humanos (PDDH), solicitó que se haga una investigación detallada de los hechos.

«Apolonio Tobar condena privación del derecho a la vida de mujer migrante salvadoreña en Quintana Roo, México, por policías municipales. Exhorta a autoridades de @cancilleriasv a solicitar investigación efectiva de los hechos y reparación a familia por daño causado», publicó la PDDH en sus redes sociales.

Por su parte el gobierno, a través de la canciller Alexandra Hill Tinoco, indicaron que ya se encuentran en contacto con la familia de la salvadoreña, para iniciar todos los procesos necesarios.

«Ya estamos en contacto con los familiares de la salvadoreña que falleció en Tulum, Quintana Roo, México, en un hecho que está siendo investigado. A través de nuestra Embajada de @ElSalvador_MX estamos haciendo todas las diligencias pertinentes ante las autoridades mexicanas», dijo Hill en sus redes sociales.

Continuar Leyendo

ENTREGA ESPECIAL

DRAMÁTICO “Mi padre dijo que siga y me cuide”; niña de 7 años camina sola en frontera México-EU

Publicado

el

Una niña de solamente 7 años fue impulsada al riesgo de caminar, sin ningún familiar acompañándola, rumbo al norte de México para cruzar la frontera con Estados Unidos, siendo un estremecedor caso que se une a una lamentable lista de menores de edad que se han visto forzados a seguir el trayecto de otros migrantes, aún cuando el peligro para ellos es mucho mayor que el de un adulto.

El caso de la pequeña, que por motivos de su propia seguridad no se revela su nombre, fue informado por Associated Press. Nació en Honduras y rodeada de extraños caminó por varias horas.

Según su relato, su padre recorrió México junto a ella por 22 días en un autobús, pero éste se regresó a Honduras, dejándola en manos de un joven que se suponía que la iba a ayudar a cruzar el río Bravo, cuando llegara a Texas.

“Me dijo que siguiese sola y que me cuidase”, contó la pequeña.

No está claro qué sucedió con el hombre que se debía hacer cargo de ella, pero la niña se unió a un grupo que se dirigía a la frontera y se fue con ellos.  Caminaron un domingo por la noche por el valle del río Bravo (o río Grande en Estados Unidos), en un lugar donde las temperaturas bajaron a cerca de 10 grados centígrados, mientras la pequeña llevaba una chamarra amarilla con dibujos animados de trenes y un tapabocas negro para protegerse del coronavirus.

El caso de esta niña no es el único rumbo a la frontera en Estados Unidos, su odisea ilustra los extremos toman los padres para que sus hijos puedan llegar al país, incluso si esto significa que los dejarán solos en la parte más peligrosa del trayecto. Según reportó la agencia de noticias estadunidense, no se pudo identificar al padre de la niña de 7 años, por lo que también se desconoce si éste llegó o no a su país de origen.

La niña pudo llegar a EU en medio de la desesperación La niña llegó a Estados Unidos, pero su trayecto también tuvo momentos emocionales estremecedores, uno de ellos fue mencionado por Fernanda Solís, de 25 años, también migrante hondureña, quien dijo que la encontró llorando en un camino de tierra al norte del río Bravo después de la medianoche, todo esto mientras un helicóptero sobrevolaba la zona y los agentes fronterizos les hablaban a los extranjeros por un altavoz.

Solís trató de consolar a la pequeña, que tenía frío, hambre y sed. Le dijo que caminarían juntas y se entregarían a los agentes de la Patrulla Fronteriza, para luego pedir asilo. La niña fue ganando confianza mientras caminaban por una ruta muy usada por los migrantes centroamericanos. Respondía preguntas con soltura.

Dijo que cumplirá ocho años el mes que viene, que debería estar en el tercer grado, pero no pudo completar el segundo por la pandemia del coronavirus. Marchaba decididamente hacia un país en el que no conoce a nadie, solo a un familiar que vive en Carolina del Sur.

Marchaba decididamente hacia un país en el que no conoce a nadie, solo a un familiar que vive en Carolina del Sur. “Es una niña muy valiente”, dijo Solís. La pequeña comentó que el padre no tenía dinero como para cruzar la frontera con ella. “Perdió su empleo”, señaló.

Según comentó la migrante de 25 años, la niña le dijo que su padre había tratado de cruzar la frontera con ella hacía poco, pero que fueron expulsados y enviados a Reynosa, México, en base a poderes especiales invocados por el gobierno de Donald Trump durante la pandemia. Biden no ha descartado esos poderes.

“La niña me dijo que trataron de cruzar juntos, pero que los devolvieron. Esta vez él la mandó a ella sola para que se entregase” a las autoridades, expresó Solís.

Un juez federal suspendió las expulsiones de menores no acompañados en noviembre. Para entonces el gobierno de Trump había expulsado a al menos 8 mil 800 de ellos. 

Un tribunal de apelación integrado por tres jueces designados por el ex mandatario dictaminó en enero que se podían reanudar las expulsiones, pero Biden decidió entregar a este grupo e migrantes a parientes que viven en Estados Unidos, con citas para presentarse en tribunales especializados.

La niña hondureña se entregó al servicio de Aduanas y Protección Fronteriza. Ese organismo no respondió a pedidos de información acerca de lo que sucedió con ella. Su historia se hizo muy popular en la frontera. El domingo un salvadoreño se acercó a un periodista y le preguntó si su hija de 13 años podría quedarse en Estados Unidos si cruzaba la frontera sola.

“Los padres dicen, ‘nosotros no podemos cruzar. Hay que ser realistas. Pero si mandamos al niño al puente y cruzan solos, tendrán que recibirlos’”, comentó Jennifer Harbury, activista defensora de los derechos humanos de Texas.

La migración de menores, uno de los puntos urgentes para Biden Estas decisiones desesperadas plantean un serio dilema al gobierno de Joe Biden, que trata de restablecer un sistema de asilos ordenado, lo que es parte de sus esfuerzos por actuar con mayor humanidad para proteger a los menores que viajan solos, se corre el peligro de poner más niños en situaciones peligrosas. Casi 9 mil 500 menores llegaron a la frontera en febrero, un 60 por ciento más que en el mes previo.

El gobierno se afana por contar con nuevas instalaciones para alojarlos y por acelerar los procesos para ubicarlos con parientes que viven en Estados Unidos. 

La municipalidad de San Diego dijo ayer que usaría su centro de convenciones para albergar a niños migrantes por un promedio de entre 30 y 35 días. Los adultos que viajan solos son casi siempre expulsados, mientras que las familias a veces son enviadas de vuelta a México y otras se les permite permanecer en el país para solicitar asilo.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído