Enfermeras del ISSS fallecidas a causa de COVID-19 serán recordadas como unas heroínas

El día de ayer, martes 2 de junio, el ministerio de Salud informaba una lamentable noticia, y es que dos heroínas que trabajaban en primera línea en la emergencia del COVID-19 habían fallecido a causa del virus.

Se trata de dos enfermeras del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), dos guerreras que dieron sus vidas para salvar la de otros, en la lucha contra el coronavirus.

Hoy, dejan un gran vacío en sus hogares, en sus familias, en su lugar de trabajo y en sus amistades; y sobre todo el luto es más grande cuando dejan sueños aún sin culminar, cuando estaban a punto de jubilarse, y mueren por la falta mejores condiciones de bioseguridad que las protejan; por lo que siempre las recordaran como unas heroínas.

Una de ellas fue Mercedes Irene Cuchilla de Alvarado, quien comenzó la carrera cuando era bien joven, “su familia se ha distinguido por ser la cuna de las enfermeras, en la familia existen 4 enfermeras más”, explicaron los profesionales de enfermería de El Salvador, en una publicación en redes sociales.

Como uno de sus grandes sueños, la hija de Miss Cuchilla se graduó de médico, con mucho sacrificio; por su parte, el esposo no podrá despedirla, pues también se encuentra luchando contra el coronavirus en un centro de contención.

Trabajó por un tiempo en el hospital de Maternidad y después estuvo en el área materno infantil del ISSS.

“Miss Cuchi” como le decían cariñosamente en el trabajo, estaba en proceso de jubilación y tenías esperanzas a tener una pensión digna cuando se retirara.

“Ojalá que cuando me pensione sean dignas las cuotas…tantos años de trabajo y es tan poco lo que nos darían…pero aún así este año después de las vacaciones de agosto comienzo mi trámite”, expresó hace algunos días a compañeras de trabajo.

La otra lamentable pérdida fue la de la enfermera Aida Saravia, quien trabajaba en primera línea en el Hospital General, otra profesional de la salud muy querida por sus compañeros de trabajo, que sin duda dejará un gran vació.

“Cuando muere una enfermera, muchos la podrán olvidar pero aquellos que compartimos momentos laborales de amistad sabemos que no ha sido fácil, que deja un vació inmenso en su familia. Cuando Muere una enfermera vemos con claridad que hacen falta mejores condiciones de bioseguridad que nos protejan. Cuando muere una enfermera no somos héroes somos seres humanos, que enfrentamos las decadencias políticas que se viven en nuestros país y vemos lo vulnerable que somos al enfrentarnos a un virus tan Letal como es el COVID-19 y en ocasiones sin la armadura para defendernos”, fueron algunas palabras que dedicaron sus compañeros “profesionales de enfermería de El Salvador”.

“Significaste tanto para todos nosotros eras especial, tu amor nunca olvidaremos. Que en Paz descanse licda. Aida Saravia, enfermera en primera linea Hospital General”.

Consternación por su muerte

Varias compañeras de trabajo de ambas enfermeras lamentaron sus muertes a causa del coronavirus, y a su vez dedicaron hermosas palabras:

CUANDO MUERE UNA ENFERMERA…

SABEMOS QUE NUNCA MUERE, ELLA VIVE SIEMPRE…

En el parto que atendio,

En el Enfermo que inyecto,

En el Enfermo que curo,

En el enfermo que le brindo sus cuidados higiénicos,

En sus padres que la educaron,

En sus Hijos que la admiraron,

En sus amigos que la amaron,

Y EN EL CORAZÓN DE SUS COLEGAS QUE LA AMAMOS… NOSOTROS LAS ENFERMERAS.

“Que Dios te reciba en el cielo de fortaleza a tu familia y a todas tus compañeras y amigas que compartimos contigo momentos lindos de nuestra profesión”.

La directora del ISSS, Delmy Cañas de Zacarías también lamentó la muerte de ambas profesionales de la salud en su cuenta de Twitter a la vez mandó sus condolencias a las familias.