Connect with us

Vida

El 20 % de las personas que superan el covid-19 pierden los anticuerpos en un par de meses

Publicado

el

Hasta un 20 % de los pacientes que se han infectado con coronavirus pierden los anticuerpos en cuestión de pocos meses tras superar la enfermedad, según lo declaró este domingo Areg Totolián, miembro de la Academia de Ciencias de Rusia y el director del Instituto de Investigación Pasteur de Epidemiología y Microbiología de San Petersburgo. 

“Alrededor de entre un 15 % y un 20 % de los que se han recuperado [del covid-19] pierden los anticuerpos”, declaró el académico en el programa Vesti Nedeli. 

“El sistema inmunológico reaccionó con un nivel pequeño de anticuerpos y al cabo de uno o dos meses, no había rastro de estos anticuerpos”, añadió Totolián, recoge TASS.  

Las autoridades sanitarias rusas han confirmado este domingo 15.099 nuevos casos de coronavirus y 185 muertos por covid-19 en las últimas 24 horas. Desde el inicio del brote, Rusia ha notificado un total de 1,39 millones de positivos, incluidas 24.187 muertes y 1,07 millones de recuperaciones. 

Estudio: los anticuerpos duran tres meses 

Entretanto, un artículo

Tras examinar la concentración de varios tipos de anticuerpos en 567 pacientes, los científicos concluyeron que distintos anticuerpos tienen diferentes duraciones. Así, los anticuerpos de los tipos IgM e IgA aparecen pronto y alcanzan el pico entre 31 y 45 días después de los primeros síntomas. Sin embargo, después empiezan a disminuir y experimentan una caída pronunciada entre los días 105 y 115. Por su parte, los del tipo IgG se producen como máximo entre los días 16 y 30 y no muestran una reducción drástica hasta el día 115.

Según los investigadores, su estudio sugiere que si una vacuna está diseñada correctamente “tiene potencial de inducir una respuesta de anticuerpos duradera que puede ayudar a proteger a la persona vacunada contra el virus que causa el covid-19”.

 de científicos canadienses publicado este jueves en la revista Science Immunology sostiene que los anticuerpos contra el covid-19 se detectan en la sangre y la saliva durante al menos tres meses después de la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad. 

Vida

Cáncer de mama: el trastorno que puede afectar a las mujeres operadas de un tumor en el pecho (y qué se puede hacer para reducir sus riesgos)

Publicado

el

“El fluido normalmente se me acumula más que nada aquí (entre el codo y la muñeca de la mano derecha). Lo noto cuando lo miro todos los días, pero sobre todo cuando me pongo la ropa y siento lo ajustada que está”.

Así es como le describe su brazo derecho a la BBC una mujer que fue sometida a una operación de mama, después de que le diagnosticaran cáncer de pecho a los 24 años.

La operación fue exitosa, así como lo fue la reconstrucción del seno y el pezón que le hicieron más tarde.

Aún así, esta joven escocesa sufre de linfedema, una de las posibles consecuencias que deja esta cirugía y que no tiene cura pero que puede tratarse.

Hinchazón

El linfedema es una hinchazón que aparece en el tejido por la acumulación de líquido linfático.

Aunque puede manifestarse en distintas partes del cuerpo, lo más común es que surja en los brazos o piernas.

Ocurre cuando el sistema linfático (una red de canales y ganglios que ayudan a combatir infecciones y a eliminar el exceso de fluidos) no funciona correctamente.

En muchos casos el edema se produce por la extirpación de ganglios linfáticos que se hace durante la operación de cáncer de mama para determinar si el este se ha propagado hacia otras partes del cuerpo, o cuando los ganglios linfáticos resultan dañados como parte del tratamiento oncológico.

El sistema linfático es parte importante del sistema inmune. (Foto: Getty Images)

La condición puede afectar no solo a personas operadas o que han recibido tratamiento por cáncer de mama, sino también tras sufrir otros tipos de cáncer (linfedema secundario).

Puede aparecer meses o incluso años después de haberse finalizado el tratamiento.

Y, en los casos de linfedema primario, el problema se desarrolla por errores genéticos que afectan el desarrollo del sistema linfático.

En estos casos, el problema puede aparecer a cualquier edad, pero suele hacerlo normalmente durante la infancia, la adolescencia o los primeros años de la edad adulta.

Es difícil estimar cuántas personas que han padecido cáncer de seno sufren de linfedema, pero de acuerdo a un estudio de 2018 publicado en el New England Journal of Medicine, la condición afecta a entre el 14% y el 40% de los casos.

Un tipo de procedimiento desarrollado en los 90 para detectar si el cáncer se ha propagado, y que consiste en extirpar el ganglio más próximo al tumor (ganglio centinela) y solo otros en caso de ser absolutamente necesario, ha permitido reducir el número de ganglios extirpados y, por ende, el riesgo de desarrollar linfedema.

Síntomas

Según explica en su página la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer, es importante reconocer los síntomas de forma temprana y tomar medidas de forma inmediata.

Todo depende de la cantidad de ganglios que se extraigan durante una cirugía. (Foto: Getty Images)

Además de la hinchazón, los síntomas más comunes son un cambio en la textura de la piel, la sensación de que está tirante, dura o rojiza.

También puede haber dolor, hormigueo o sensación de incomodidad en la zona afectada.

Otra característica es que la extremidad puede parecer más pesada y perder movimiento o flexibilidad.

Si bien la condición no tiene cura, con tratamiento puede mejorar notablemente.

Tratamiento

La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer recomienda utilizar la parte del cuerpo afectada por el cáncer en actividades cotidianas para ir ganando fuerza.

“Utilizar tus músculos ayuda también a que la linfa circule y fluya como debería”, dice, y recomienda diseñar un plan de ejercicios con un profesional de la salud.

Años atrás se recomendaba no levantar peso dado que esto podía empeorar la condición, pero estudios más recientes señalan que retornar paulatinamente una rutina de ejercicios y utilizar pesas no aumenta el riesgo de linfedema.

El uso de vendajes ajustados puede ayudar a tratar los síntomas. (Foto: Getty Images)

Consejos que los médicos solían brindar a sus pacientes, como por ejemplo no sacarse sangre del miembro afectado, no ponerse inyecciones en esa parte del cuerpo ni tomarse la presión, han sido desestimados por estudios recientes que apuntan a que no hay evidencia suficiente de que esto contribuya al linfedema.

Entre las recomendaciones de la ONG británica Cancer Resarch UK figuran el uso de bandas elásticas para reducir la hinchazón, ejercicios para ayudar al drenaje de los fluidos y el llamado drenaje linfático (un masaje especializado para estos casos).

También es importante mantener la piel sana, ya que una infección en un corte o herida puede hacer que aumente la cantidad de fluidos en la zona.

Continuar Leyendo

Vida

Te contamos la importancia de incluir el aguacate en tu dieta diaria

Publicado

el

El aguacate  es rico en componentes que benefician tu corazón. Es un fruto lleno de grasas saludables, fuente de vitamina E (potente antioxidante), vitamina C, vitamina B6 y potasio. No tiene sodio ni colesterol.

La Asociación Americana del Corazón recomienda el consumo de aguacate y lo considera saludable para el corazón. “Los aguacates, en moderación, son uno de los mejores alimentos que uno puede comer para llevar una dieta sana y ayudar a eliminar el riesgo de enfermedades cardiacas”.

¿Por qué el aguacate es bueno para el corazón?

Ayuda a disminuir el colesterol malo y reducir la inflamación

Las grasas saludables del aguacate (insaturadas) son excelentes para la salud del corazón. Pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre, aliviar la inflamación y estabilizar el ritmo cardíaco, según explica la Escuela de Salud Pública de Harvard (HSPH).

Rico en ácido oleico y con Omega-3

El 70% del aceite de aguacate es ácido oleico, un ácido graso omega-9; aceite que también es el componente principal del aceite de oliva. Además contiene Omega 3 y Omega 6.

Contribuye a la disminución del síndrome metabólico

Los aguacates también son buenos para el corazón por su contenido en fibra (que también puede ayudar a reducir los niveles de colesterol) y se han asociado con una disminución del síndrome metabólico.

El síndrome metabólico es un grupo de afecciones que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y accidente cerebrovascular, señala a Well and Good la cardióloga Suzanne Steinbaum, autora del Libro del corazón.

Medicamentos de aguacate

Investigadores del Tecnológico de Monterrey descubrieron la presencia de acetogeninas en el hueso de aguacate, las cuales pueden ser usadas como medicamentos y conservadores de alimentos.

Las acetogeninas tienen un efecto anticoagulante que previene que se formen bloqueos en el torrente sanguíneo, reduciendo las embolias e infartos.

De la investigación surgió Avocardio, un ingrediente que puede emplearse en alimentos o suplementos como una alternativa natural para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Si el aguacate es delicioso, versátil, lleno de antioxidantes y bueno para el corazón, no hay pretexto para no disfrutarlo, ya sea en una deliciosa salsa guacamole, salsa para pasta, en una tostada, en ensaladas e incluso en postres y bebidas.

Continuar Leyendo

Vida

Sordera y tinnitus, el nuevo síntoma del coronavirus

Publicado

el

Hay todavía mucho por saber sobre el COVID-19 y sus consecuencias para la salud, pero algunos médicos han reportado la aparición de un nuevo síntoma relacionado con el coronavirus: la sordera y el tinnitus.

De acuerdo con un reporte publicado en el BMJ Case Reports, algunos pacientes han sufrido una pérdida auditiva irreversible luego de infectarse con SARS-CoV-2 y otros han experimentado también tinnitus, un afección que produce un zumbido o silbido en uno o en ambos oídos, y que puede ser suave o fuerte, agudo o bajo. El tinnitus produce problemas para escuchar, trabajar o incluso dormir.

Los autores de la investigación, del University College London y el Royal National Throat Nose and Ear Hospital en Reino Unido, explican el caso específico de un paciente de 45 años, el primero en experimentar pérdida auditiva después de sufrir COVID-19 en ese país, pero señalan que otros casos han sido descritos previamente en el mundo.

El paciente del caso estuvo intubado durante 30 días en un hospital y mejoró luego de recibir tratamiento para COVID-19, pero una semana después de dejar la unidad de cuidados intensivos, notó el tinnitus en el oído izquierdo y una pérdida repentina de su capacidad para escuchar. Al revisar sus oídos los médicos no encontraron inflamaciones ni daños en los tímpanos, pero los exámenes especializados confirmaron su afección. Aunque recibió diversos tratamientos para ayudarlo a recuperar el oído, el paciente sólo logró una leve mejoría.

“A pesar de la considerable literatura sobre COVID-19 y los diversos síntomas asociados con el virus, existe una falta de discusión sobre la relación entre COVID-19 y la audición. La pérdida de audición y el tinnitus son síntomas que se han observado en pacientes con COVID-19 y el virus de la influenza, pero no se han destacado“, escriben los investigadores.

Los expertos sugieren que el personal médico preste mayor atención a los síntomas auditivos que los pacientes de coronavirus pueden presentar, pues “dada la presencia generalizada del virus en la población y la morbilidad significativa de la pérdida auditiva, es importante investigar esto más a fondo. Esto es especialmente cierto dada la necesidad de identificar y tratar con prontitud la pérdida auditiva”.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído