Connect with us

Tecnología

Estos son celulares que dejarán de funcionar en este 2022

Publicado

el

Como cada año, este 2022 una lista de celulares son declarados obsoletos y dejarán de funcionar tanto Android como Apple.

Debido a que el número de usuarios y aparatos sigue en aumento, los fabricantes de celulares están presentando sus aparatos mejorados o con nuevas funciones.

Ante ello, varias empresas deciden retirar el soporte técnico, las actualizaciones de software y seguridad en sus modelos más antiguos para que los usuarios migren a otros móviles. En otras palabras, los celulares quedan inservibles.

Según el anuncio de Google, desde el 1° de enero de 2022 todos los smartphones con el sistema operativo Android versión 2.3.7 o inferior ya no recibirán actualizaciones. Te presentamos la lista de estos celulares:

– Archos 53 Platinum.

– HTC Desire 500.

– Samsung Galaxy Trend Lite.

– Samsung Galaxy Trend II.

– Samsung Galaxy S3 mini.

– Caterpillar Cat B15.

– Sony Xperia M.

– Wiko Cink Five.

– Wiko Darknight.

– Samsung Galaxy Xcover 2.

– Huawei Ascend G740.

– ZTE Grand S Flex.

– Lenovo A820.

– Huawei Ascend Mate.

– ZTE V956.

– UMi X2.

– Huawei Ascend D2.

– Samsung Galaxy Core.

– Faea F1.

– THL W8.

– ZTE Grand X Quad v987.

– ZTE Grand Memo.

– Samsung Galaxy Ace 2.

– LG Lucid 2.

– LG Optimus F7.

– LG Optimus L3 II Dual.

– LG Optimus F5.

– LG Optimus L5 II.

– LG Optimus L5 II Dual.

– LG Optimus L3 II.

– LG Optimus L7 II Dual.

– LG Optimus L7 II.

– LG Optimus F6.

– LG Enact.

– LG Optimus L4 II Dual.

– LG Optimus F3.

– LG Optimus L4 II.

– LG Optimus L2 II.

– LG Optimus F3Q.

Ahora bien, para verificar si tu celular es parte de este listado, ingresa a la sección ‘Ajustes’ y luego en la opción ‘Acerca del teléfono’, donde encontrarás el nombre del dispositivo y el sistema operativo que tiene.

Apple, la empresa que produce los conocidos iPhone, también lanzó un listado con los dispositivos que dejarán de funcionar en 2022:

– iPhone 4 (8 GB).

– iPhone 4S.

– iPhone 4S (8 GB).

– iPhone 5.

– iPhone 5C.

Además, el iPhone 6 y iPhone 6 Plus no recibirán más actualizaciones a finales de 2022 y sus propietarios no podrán acudir a los centros de reparación oficiales de la marca.

Principal

WhatsApp desarrolla una función que permitirá transferir chats de Android a iOS

Publicado

el

La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp estaría trabajando en una nueva función que permitirá transferir chats de WhatsApp de Android a iOS, reportó el portal especializado WABetaInfo.

En una captura de pantalla compartida por el medio, se puede ver que WhatsApp pedirá permiso antes de iniciar la transferencia y luego le indicará al usuario que mantenga la aplicación abierta y su teléfono desbloqueado mientras realiza la migración de las conversaciones. Para realizar el proceso, se necesitaría contar con el programa Move to iOS.

La función se encuentra disponible en la versión beta 22.2.74 para iOS. De momento se desconoce su posible fecha de lanzamiento oficial.

Por otra parte, ya se puede transferir el historial de chats de iOS a dispositivos Samsung. Asimismo, WhatsApp y Google ya habilitaron el soporte para traspasar las conversaciones de iOS a teléfonos móviles Pixel.

Continuar Leyendo

Tecnología

Hombre se aísla y deja de usar celular e internet por 3 meses; se la pasó entre el pánico y la calma

Publicado

el

Extraño y con pánico, así se sintió un autor británico Johann Hari que permaneció tres meses sin acceso a internet para poder contar su historia en el libro “Stolen Focus: Why You Can’t Pay Attention — and How to Think Deeply Again” (Crown), que estará disponible a partir del 25 de enero.

En el verano del 2018, Hari decidió iniciar su experimento y acudió a una tienda Target en Boston, Massachusetts, con la intención de buscar un celular que no tuviera acceso a internet.

El empleado, que reaccionó con ingenuidad, dijo que lo más que podía ofrecerle era uno con internet súper lento.

El trabajador no fue el único que manifestó sorpresa, todos los amigos de Hari tampoco parecían procesar lo que estaba cuadrando.

Pero el autor no cesó en su plan y rentó una pequeño espacio en Provincetown. Hari no tenía pareja ni hijos en ese momento, y tampoco un trabajo a tiempo completo, lo que facilitó la ejecución del experimento.

Un amigo le prestó una computadora sin conectividad a red inalámbrica o Wi-Fi, por si se levantaba a las 3 a.m. e intentaba conectarse, no pudiera.

La primera semana, Hari se sentía en una “niebla de descompresión”, según cita el New York Post del libro.

El británico se dedicaba a sentarse en cafés y leer libros. En momentos se concentraba en sus propios pensamientos, y en otras instancias conversaba con extraños.

A pesar de la sensación de extrañeza, sentía una calma que no había sentido en años.

Hari escribió que era como si su teléfono o laptop estuvieran gritando como niños con cólicos, y ahora, una “babysitter” cuidaba de los críos, por lo que los gritos y el vómito desaparecían.

Al mismo tiempo, el escritor experimentó pánico al pensar en cuántos correos o mensajes de texto importantes estaría ignorando o cuántos temas “trending” estaría perdiendo de vista.

Pánico, extrañeza y calma al mismo tiempo.

Hubo días en los que el investigador instintivamente se metía la mano al bolsillo como si fuera a agarrar el aparato.

Un reporte del 2021 de Pew Research arrojó que un 31% de los adultos en Estados Unidos están conectados a internet o en línea casi constantemente. En el 2015, la estadística era de 21%.

Según los datos que maneja Hari del profesor Martin Hilbert, de la Universidad del Sur de California, si tú añades toda la información disponible para un ser humano promedio dividido en televisión, radio y lectura, para el 1986 era equivalente a 40 periódicos cada día. Para el 2007, ese número aumentó a 174 periódicos al día, y, cada 2.5 años, esa cifra prácticamente se duplica.

Bajo ese cálculo, el nivel de información al que tenemos acceso hoy día es equivalente a 700 periódicos al día.

“Es demasiada información para que cualquier cerebro biológico lo consuma”, indicó Hilbert a The New York Post.

En contraste, la cantidad de tiempo que un estadounidense invierte en leer por placer un libro cayó de 28 a 16 minutos al día entre el 2003 y el 2018, según estadísticas de un estudio del American Academy of Arts and Sciences.

Continuar Leyendo

Tecnología

Cómo afecta la erupción volcánica en Tonga a las conexiones de Internet en todo el mundo

Publicado

el

Que tengamos internet en casa o en el trabajo es el resultado de una tarea titánica que comenzó hace más un siglo.

Más de 1,000 millones de metros de cable submarino se han instalado desde el siglo XIX para trasladar datos a grandes distancias.

Y la situación actual en Tonga, la nación insular que ha quedado incomunicada tras la explosión de un volcán submarino,  deja en evidencia cuán vital es esta tecnología.

Los primeros cables entre continentes comenzaron a instalarse ya a fines del siglo XIX para la red de telégrafos.

La primera de estas grandes venas de comunicación entre continentes se construyó para conectar a Reino Unido con Estados Unidos.

Inicialmente los primeros cables fueron de cobre para operar el servicio de telégrafo, pero en la era de internet, en la década de 1980, comenzaron a instalarse los cables de fibra óptica.

El tendido de los tubos se realiza con barcos especializados que lentamente van desplegando enormes bobinas de cables que se dejan caer al fondo del océano.

Cabe de telégrafo en un museo

Estos cables contienen varios repetidores, que aumentan la señal a lo largo del cable aproximadamente cada 100 km.

Estas autopistas submarinas son capaces de transmitir del orden de 3,840 gigabits por segundo en cada hilo de fibra óptica, el equivalente al contenido de 102 DVDs cada segundo.

Y cada cable contiene a su vez varios pares de hilos de fibra para aumentar su capacidad de transmisión.

TeleGeography, una consultora en telecomunicaciones estadounidense, creó el portal Submarine Cable Map, un mapa interactivo de todos los cables submarinos desplegados en el mundo con datos sobre las empresas propietarias como Google, Facebook, Amazon, Verizon o AT&T.

Hay más de 400 cables submarinos que recorren 1,3 millones de km alrededor del mundo.

Mapa de cables submarinos

En el mapa puede verse que una autopista clave se encuentra en el océano Atlántico, conectando Europa y Norteamérica.

La gran autopista en el Pacífico, por otra parte, une a Estados Unidos con Japón, China y otros países asiáticos.

Desde Miami, varios cables llegan hasta Centroamérica y Sudamérica.

En el caso de México, por ejemplo, la mayoría de los cables parten del este del país y atraviesan el golfo de México hasta Florida y desde allí conectan con Centroamérica y Sudamérica.

La fibra óptica en los cables submarinos está protegida por varias capas con materiales como acero, aluminio y polietileno. Aun así, se han registrado casos de daños accidentales por anclas de embarcaciones, actividades pesqueras de gran escala e incluso mordidas de tiburones.

También son vulnerables a desastres naturales, especialmente terremotos. En 2006, un terremoto de magnitud 7,0 sacudió la costa suroeste de Taiwán.

El sismo y sus réplicas causaron el corte de ocho cables submarinos, lo que afectó severamente servicios de internet en varios países asiáticos y las transacciones financieras especialmente en el mercado de divisas.

Cable de fibra óptica
Los hilos de fibra óptica están protegidos por materiales como polietileno y aluminio, pero aún así son vulnerables a accidentes e incluso ataques de tiburones. (Foto: GETTY IMAGES)

Los cables submarinos son la línea que mantiene en funcionamiento al mundo conectado moderno.

Pueden transmitir mucha más información a un costo mucho menor que los satélites, y están detrás de casi todo lo que hacemos en internet y con nuestros celulares (desde llamadas a mensajes de texto o descargas de software).

Estos cables no solo son esenciales para las comunicaciones. También pueden adquirir una importancia política estratégica.

En Reino Unido, por ejemplo, el ministro de Defensa, Ben Wallace, anunció el año pasado que la marina británica, la Royal Navy, construirá un nuevo barco de vigilancia para proteger los cables submarinos de internet del país.

La vigilancia incluirá drones submarinos autónomos y operados a distancia para buscar interferencias extranjeras. Wallace le dijo a la BBC que Rusia tiene “un profundo interés” en los cables y Reino Unido puede quedar “expuesto” sin la debida protección.

La importancia de los cables submarinos para las comunicaciones quedó claramente en evidenciatras la masiva explosión de un volcán submarino  en el Pacífico el 15 de enero.

La isla principal de Tonga quedó cubierta de cenizas y hay informes de que su costa occidental quedó devastada.  Hasta 80,000 personas allí podrían verse afectadas.

La erupción fue tan fuerte que pudo escucharse en Nueva Zelanda, a unos 2.383 kilómetros de Tonga.

Casas en Tonga el 29 de diciembre (arriba), y el 18 de enero luego de la explosión.

Horas más tarde, las líneas telefónicas y de internet de Tonga se interrumpieron debido a un cable submarino dañado, lo que hizo que los 105,000 residentes de las islas fueran casi inalcanzables.

“Estamos recibiendo información incompleta, pero parece que se ha cortado el cable submarino”, afirmó a la agencia de noticias AFP Dean Veverka, director de redes de la compañía Southern Cross Cable Network.

Reparar cables submarinos dañados es una tarea costosa y puede llevar semanas.

Se requieren barcos especiales para levantar el cable desde el fondo del océano y realizar reparaciones en la superficie, quitando el tramo dañado y volviendo a empalmar el resto.

“Podría tomar hasta dos semanas reparar el cable. El barco de tendido de cables más cercano está en Port Moresby”, señaló Veverska, refiriéndose a la capital de Papua Nueva Guinea, a más de 4,000 km de Tonga.

Southern Cross está dando asistencia técnica a la empresa Tonga Cable Limited, propietaria del cable de 872 km que une Tonga con Fiyi, y de allí se conecta al resto del mundo, según informó la agencia AFP.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído