Connect with us

Internacionales

REVELACIÓN| Guardaespaldas de J. F. Kennedy: “Aún vivo obsesionado por ver que no había cerebro en su cabeza”

Publicado

el

El 22 de noviembre de 1963 el mundo cambiaba. Ese día, hace hoy 55 años, era asesinado el presidente de los Estados Unidos. John Fitzgerald Kennedy recibió un disparo que impactó en su cabeza y que además de terminar con su vida puso fin al sueño de millones de norteamericanos que veían en él una esperanza en el impulso de los derechos civiles.

Ocurrió en Dallas, Texas, mientras recorría la ciudad junto a la Primera Dama Jackie, abordo de su Lincoln Continental Convertible negro. Detrás suyo, escoltándolos iba Clint Hill, su guardaespaldas del Servicio Secreto. El primero en reaccionar y lanzarse para intentar salvarlo, sin pensar en su propia seguridad.

Hoy, Hill recuerda aquella jornada sangrienta y negra en la historia de los Estados Unidoscomo si no hubieran pasado cinco largas décadas. Hoy tiene 86 años y todavía se reprocha: “Debería haber actuar más rápido”, dijo el agente que entonces custodiaba al hombre más poderoso del mundo.

“Una cosa que nunca he podido borrar de mi mente es estar en la parte de atrás del auto mirando al Presidente, quien yacía con su cara en el regazo de la señora Kennedy”, relató Clint. Fue en ese instante en que se dio cuenta que nada podría salvarlo. Observó que la cabeza de su protegido estaba destruida, sin rastros de su cerebro.

El oficial del Servicio Secreto, quien aparece en las imágenes como el hombre que se abalanza sobre el Lincoln por la parte de la cajuela, recuerda como si fuera el presente: “El lado derecho de su cara está boca arriba y puedo ver que sus ojos permanecen fijos. Hay sangre por todas partes. Puedo ver la herida de bala. En la cavidad que está en el cráneo puedo ver que ya no queda más materia cerebral. Eso es algo que nunca logré y nunca pude borrar de mi mente”.

El momento de asesinato de Kennedy sobre la calle Elm fue visto miles de millones de veces. Las cámaras de las más importantes cadenas de televisión estaban esa jornada en Dallas, siguiendo la participación del primer mandatario en diferentes actos políticos. El carisma del líder Demócrata hacía posible que miles de personas salieran a las avenidas de cada ciudad que visitaba para saludar su caravana. Esta fue su última.

Lee Harvey Oswald fue detenido una hora y media después del crimen, en un teatro cercano. El Presidente ya había sido declarado muerto oficialmente. El mundo sucumbía.

“En ese momento nunca pensé que me podrían matar o que no volvería a ver a mis hijos. No pensé en eso en absoluto. Eso fue lo más alejado de mi mente. Mi objetivo era llegar allí para formar una cubierta para que no se pudiera hacer más daño”, contó Clint a quien cada instante le quedó grabado en su cabeza para siempre.

Tan grabado le quedó que siempre se culpó en no haber sido más rápido al momento de los disparos. Eso lo condenó a una profunda depresión. Una vez que abandonó el Servicio Secreto y tras haber servido a Jackie Kennedy y al presidente Lyndon Johnson, Clint se volcó al alcohol, no pudo alejar las pesadillas que lo acompañaron durante años, décadas… Su vida fue un sufrimiento, una oleada constante y repetitiva de autoreproches.

Como los soldados que marchan a la guerra, el agente padeció estrés post traumático y debió pasar seis años en reclusión para curarse. Las pesadillas lo enloquecían. Su vida pendía de un hilo. “Me automedicaba con alcohol. No me importaba nada y no quería tener ningún contacto con nadie”. Tal fue el drama de Hill que considera que sus hijos crecieron sin un padre.

“No estuve tan cerca de mis hijos como debería haber estado. Crecieron prácticamente sin un padre; su madre los crió”, indicó el ex guardaespaldas de Kennedy, hoy de 86 años.

A pesar de que el gobierno norteamericano lo galardonó por su valentía, Hill nunca se sintió un héroe. Había fallado, se reprochaba. Estuvo décadas sin hablar sobre el tema, hasta que finalmente se animó a hacerlo. “Creo que debería haber sido más rápido. Mi trabajo era protegerlos y no fui capaz de hacerlo. Si hubiera sido un poco más rápido podría haber podido prevenir la herida fatal del presidente y eso me ha molestado desde entonces. Siempre será así, estoy seguro”.

En 1982 su vida dio un vuelco. Fue luego de la visita a un médico que le dijo que si continuaba de la misma forma, moriría. Entonces decidió: “Quiero vivir”. “Dejé de beber, dejé el cigarrillo, comencé a hacer ejercicios. Y gradualmente me sentía mejor y mejor”.

“Finalmente, en 1990, pude regresar a Dallas y caminar por las calles de Dealey Plaza hasta el Texas School Book Depository y mirar hacia la ventana del sexto piso desde donde Oswald disparó y luego me fui sabiendo que realmente había hecho todo yo podría haber hecho ese día”, concluyó Hill.

 

Internacionales

Madre fue baleada en el cementerio enterrando a su hijo, víctima de tiroteo policial

Publicado

el

Quasheda Pierce recibió un disparo accidental mientras acudía el sepelio de su hijo Sincere Pierce (18), adolescente que murió baleado por un ayudante de alguacil el mes pasado en Florida.

La madre de 39 años fue herida el sábado en el Riverview Memorial Gardens en Cocoa, mientras su hijo estaba siendo sepultado, dos semanas después de que él y Angelo Crooms (16) murieran baleados por dos agentes del alguacil del condado Brevard, durante una parada de tráfico.

La policía dijo que el sábado la madre y un adolescente no identificado de 16 años fueron alcanzados cuando un arma que ese menor llevó al entierro “experimentó una descarga accidental” y los golpeó a ambos, informó Fox News Orlando. 

La bala atravesó la pierna del adolescente armado y luego la pierna de Quasheda Pierce. Ambos fueron hospitalizados en condición estable.

El tiroteo hizo que docenas de dolientes se apresuraran a buscar sus autos justo cuando bajaban el ataúd de Sincere a su tumba, reportó Florida Today. 

El 13 de noviembre, los agentes Jafet Santiago Miranda y Carson Hendren intentaron detener el automóvil donde se encontraban los dos adolescentes Pierce y Crooms, quienes se alejaron a pesar de las repetidas órdenes de “parar el vehículo”, según muestran las imágenes de la cámara corporal del incidente. Mientras la investigación de las muertes continúa,  ambos oficiales han sido puestos en licencia administrativa remunerada.

Continuar Leyendo

Internacionales

Anciana de 101 vence por tercera ocasión al coronavirus

Publicado

el

Un caso médico registrado en Italia tiene impactados a los doctores de aquel país y de otras partes del mundo pues a pesar de todo pronóstico, una anciana de 101 años ha salido avante, por tercera vez, de la enfermedad del coronavirus.

María Orsingher vive en Adernno, perteneciente a la región de Lombardía, y nació el 21 de julio de 2019. La primera vez que se contagió de coronavirus fue a inicios de la pandemia, en la residencia de ancianos en la que vive.

María logró recuperarse pero a mediados de septiembre, la anciana volvió a dar positivo de Covid-19 y tuvo que permanecer 18 días internada en un hospital y a finales de octubre, nuevamente se hizo la prueba, indicando que era portadora del virus, solo que esta vez de forma asintomática.

Los familiares de la mujer creen que ha podido recuperarse porque siempre ha gozado de buena salud y el apetito nunca le falta.

Los doctores aún no logran explicar este caso aunque creen que se debe a que en pruebas anteriores pudo haber dado falsos negativos debido a que podría tener pocos restos del virus que son prácticamente imposibles de detectar.

Continuar Leyendo

Internacionales

De la prostitución a la política: latina quiere ser la primera concejal transgénero de Nueva York

Publicado

el

“Soy producto de las mismas instituciones públicas que debemos reformar, desde las escuelas públicas hasta el transporte. He experimentado las disparidades sociales que existen en la ciudad de Nueva York de primera mano, por eso me postulo para luchar por el Distrito 15″.

Así se presenta Elisa Crespo, hija de una madre soltera en El Bronx y ex prostituta que fue arrestada en una operación policial en 2012. Su meta es convertirse en la primera mujer transgénero en el Concejo Municipal de NYC.

Crespo, de 30 años, es una de varios candidatos que buscan suceder al concejal ahora congresista Ritchie Torres, en un distrito que representa barrios de Belmont, Fordham, Tremont, Mount Hope, Allerton, Olinville, Van Nest, West Farms y Bedford Park.

Torres ya había sido la primera persona abiertamente homosexual elegida concejal en NYC. En enero dejará vacante el escaño para representar a NY en el Capitolio Nacional. Se espera que en marzo se celebren elecciones especiales para reemplazarlo.

La candidatura de Crespo es una remontada inusual en la política. En 2012 fue arrestada en Jacksonville (Florida) después de publicar un anuncio en Internet ofreciendo servicios sexo y compañía.

Resultó que los dos hombres que se presentaron en la habitación de su hotel eran policías encubiertos, quienes la arrestaron por prostitución. Lejos de huir de su pasado, Crespo dice que fue una “trabajadora sexual de supervivencia”.

“Ya no me dedico al trabajo sexual”, declaró al New York Post. Crespo, quien se convirtió en mujer a los 15 años, dijo que pasar tiempo en la cárcel fue un punto bajo que provocó un cambio radical en su vida.

“Estaba en una lucha complicada para llegar a fin de mes. La falta de oportunidades laborales para las mujeres trans de color me llevó al trabajo sexual. A través de esta experiencia terminé en Florida, donde fui arrestada y encarcelada con hombres. Ese momento transformó mi vida para siempre. Me ayudó a comenzar mi viaje en el compromiso cívico”, afirmó Crespo recientemente.

Al recobrar la libertad se enrumbó y obtuvo un título en Ciencias Políticas en el John Jay College de CUNY, hizo una pasantía con el presidente de la Asamblea estatal Carl Heastie (D-Bronx) y actualmente se desempeña como asistente educativo del presidente del condado del Bronx, Ruben Diaz Jr.

Ahora admite que le preocupa que los críticos o rivales estén intentando “convertir la transfobia en un arma” sacando a la luz su arresto. “Es vergonzoso. La gente está molesta por el impulso que está tomando mi campaña”, afirmó. “El trabajo sexual es trabajo”, se defendió. También ha hablado sobre su madre soltera, que estuvo en una relación abusiva.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído