Militares estadounidenses sufren daños cerebrales por ataque a base iraquí

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, ha confirmado que 34 soldados estadounidenses sufrieron daños cerebrales durante el ataque de misiles de Irán el 8 de enero contra una base iraquí donde estaban estacionadas las tropas de EE.UU. De momento 17 de ellos permanecen bajo observación de los médicos.

Teherán llevó a cabo un ataque contra dos bases iraquíes en venganza al ataque aéreo de EE.UU. en el que murió el comandante iraní Qassem Soleimani, considerado la segunda persona más poderosa del país.

El anuncio se produjo dos días después de que el presidente Donald Trump, quien dijo que ningún estadounidense resultó herido en el ataque, minimizó la gravedad de las lesiones.

Inicialmente se había informado que 11 miembros de las fuerzas armadas estadounidenses requirieron atención médica tras el ataque iraní con misiles contra la base aérea de Al-Asad en Irak, a pesar de que el Pentágono dijo que no se habían producido víctimas y el presidente Trump tuiteó al día siguiente que «ningún estadounidense resultó herido».