Connect with us

Internacionales

Hispano condenado a pena de muerte por asesinar en un tiroteo a una menor de cinco años y a su abuela

Publicado

el

El estado de Texas, en EE.UU., aplicó este miércoles, una vez más, la pena de muerte. En esta oportunidad el ejecutado fue Erick Daniel Dávila, un joven de 31 años de origen hispano, acusado de disparar en una fiesta de cumpleaños y matar a una niña de cinco años y a su abuela.

El joven fue declarado muerto a las 18:31 [hora local] de este miércoles (00:31 GMT del jueves), 14 minutos después de recibir una inyección letal en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas, reseñó Reuters.

La pena de muerte contra Dávila se aplicó pocos minutos después que la Suprema Corte de Justicia de EE.UU. rechazara una última apelación de la defensa del joven, que buscaba posponer la aplicación de la pena de muerte.

“Pude haber perdido la pelea, pero todavía soy un soldado. Todavía los amo a todos”, dijo Dávila en su última declaración, citado por oficiales de prisión.

La pena de muerte en Texas
El hecho por el que se le acusó a Dávila ocurrió hace exactamente 10 años, el 26 abril de 2008, en la comunidad de Fort Worth. El joven disparó a unas 20 personas, con un rifle semiautomático, que estaban en una fiesta de cumpleaños.

En el suceso fueron asesinadas Annette Stevenson, de 48 años, y su nieta, Queshawn Stevenson, de cinco años. Según las autoridades, el acto fue una venganza contra el padre de la niña, quien había tenido un enfrentamiento previo con Dávila.

La pena de muerte aplicada a este joven hispano es la novena que se aplica en todo EE.UU. en lo que va de año y la quinta en Texas. Este estado cuenta con el mayor número de ejecuciones; en total han sido 550 desde que la Suprema Corte de Justicia de EE.UU. restableció la pena de muerte en 1976.

Internacionales

“Tengo hambre, mi mamá murió”: Anderson, un niño hondureño de 8 años relata su desgarradora historia al cruzar la frontera

Publicado

el

A diario, en distintos puntos de la frontera entre México y Estados Unidos, escuchamos historias difíciles y desgarradoras de los migrantes, tanto niños como adultos, que emprenden un largo camino en búsqueda del llamado “sueño americano”.

Recientemente, un niño hondureño de tan solo 8 años apareció en distintos noticieros de EE.UU. e internacionales, debido a todo lo que vivió desde que salió de su país natal para migrar a territorio norteamericano, llegando a la localidad de Roma, en Texas.

El niño se llama Anderson Hernández, y entre lágrimas, concedió una entrevista a Telemundo, acerca de la pesadilla que se ha convertido el poder llegar a EE.UU.

Según contó el pequeño, no comió, ni bebió agua, ni durmió a lo largo de todo su viaje.

“Vengo aguantando hambre del camino, toditos los días que vengo caminando”, señaló Anderson.

Además, Anderson narró que hace 3 meses, la violencia y la crisis económica le arrebataron a su madre y a su hermana menor, quienes fueron víctimas de negligencia médica, por lo que su padre decidió buscar una nueva vida.

Por su parte, al cuestionar al padre, Reinaldo Hernández, del por qué optó por hacer el viaje con su hijo, indicó que lo hizo por el ambiente tan complicado, lleno de violencia, que se vive en Honduras.

“Mi hijo tenía un negocito de helados, allá la delincuencia me hicieron quebrar, se me metieron para la muerte de mi esposa”, declaró el hombre.

Según datos de Unicef, desde 2021 el número de niños, niñas y adolescentes migrantes ha aumentado de manera considerable. Se calcula que en promedio, llegan 275 menores de edad todos los días a la frontera mexicana.

Padre e hijo son deportados a México

Tras un camino lleno de penurias, este miércoles padre e hijo fueron deportados a México debido al Título 42, impuesto por el expresidente Donald Trump con la intención de frenar la llegada de inmigrantes indocumentados para así evitar la propagación del coronavirus que actualmente el presidente Joe Biden decidió mantenerla en vigor e incluso, la extendió por 90 días más debido al aumento de contagios por COVID-19.

Anderson y su padre fueron conducidos junto a otros inmigrantes bajo la lluvia al puente fronterizo McAllen-Hidalgo. Ahora se encuentran en la Plaza de las Américas, en Reynosa, Tamaulipas, una suerte de campamento improvisado donde hay unas 3,600 personas.

“Siento tristeza, no esperaba eso. Mi mente era positiva para estar al otro lado de la frontera”, contaba el padre a Noticias Telemundo el jueves desde Reynosa, mientras Anderson no dejaba de llorar.

Continuar Leyendo

Internacionales

Sujeto roba y golpea brutalmente un hombre de 68 años en Nueva York

Publicado

el

El sábado por la mañana, un hombre de 68 años fue brutalmente golpeado por un sujeto que terminó robándole sus pertenencias.

Las imágenes de la salvaje agresión ocurrida en la avenida Pitkin y la calle Barbey, en Brookly, fueron difundidas este domingo por el NYPD en sus cuentas de Twitter.

En las imágenes se puede ver al sujeto, quien cubre su cabeza con la capucha de su sudadera deportiva, golpear sin parar al hombre, incluso una vez en el piso lo patea y le pisotea el rostro.

La víctima yace indefensa e inconsciente en el piso, mientras su agresor le revisa los bolsillos en busca de pertenencias.

El ataque ocurrió a las 9:05 a.m. del sábado, en medio de la oleada de agresiones a transeúntes, sin importar la hora ni el condado.

Apenas el viernes un grupo de adolescentes agredió salvajemente a un bombero que estaba paseando a su perro en un parque en Queens.

Si tiene alguna información del agresor las autoridades piden enviar un mensaje directo a @NYPDTips o llamar al 800-577-TIPS.

Continuar Leyendo

Internacionales

“Me ofrecieron la vacuna, pero fui arrogante”, dice Faisal Bashir, un hombre de 54 años

Publicado

el

Como en muchos otros hospitales, el número de pacientes que reciben tratamiento por covid-19 en el Bradford Royal Infirmary, en el centro de Inglaterra, está aumentando drásticamente.

Aproximadamente la mitad de ellos decidió no vacunarse, lo que muchos ahora lamentan profundamente.

“Me ofrecieron la vacuna, pero fui arrogante”, dice Faisal Bashir, un hombre de 54 años en excelente estado físico y que se negó a aplicarse las dos dosis para protegerse del mortal virus.

“Iba al gimnasio, montaba en bicicleta, caminaba y corría. Como estaba fuerte y saludable pensé que no la necesitaba. Además, si al final resultaba que no era seguro, no habría corrido ningún riesgo”, afirma.

“Pero la verdad es que no pude evitar el virus. Lo agarré, no sé cómo ni dónde”, relata.

Bashir, quien fue dado de alta el pasado miércoles después de una semana en el hospital recibiendo oxígeno, admite haber sido influenciado por las redes sociales, así como por las noticias sobre el riesgo extremadamente bajo de coágulos en la sangre con la vacuna AstraZeneca.

Pero ahora quiere alentar a los demás para que no cometan el mismo error. “Lo que experimenté en el hospital, la atención y el profesionalismo, me humilló”, admite.

“La gente está llenando los hospitales porque toma riesgos y esto está mal. Me siento terrible. Me siento tan mal que espero que hablar ayude a otros a evitar esto”, concluye.

Continuar Leyendo

Publicidad

Lo Más Leído