“Pacientes con coronavirus en intensivo solo salen muertos en bolsas corporales”: El relato de horror de una enfermera de Texas

Una enfermera de Texas que atiende a pacientes con coronavirus en la unidad de cuidado intensivo de un hospital en Brownsville dijo que nadie ha abandonado esa sala excepto en bolsas corporales (o muertos).

En una publicación en Facebook, Aleixandrea Macias, de 24 años, relató este lunes las terribles imágenes que guarda en su mente de los pacientes que sin éxito han batallado contra el COVID-19.

“Yo nunca he visto algo como esto antes, nunca he cuidado a alguien que es tan saludable pero al mismo tiempo enfermo de muerte”, indicó la profesional de la salud en la publicación que incluye fotos de su rostro lloroso y marcado por las mascarillas que usa.

I haven't posted a true update in days because I could not find anything positive to say. I tried since Thursday to…

Posted by Aleixandrea Macias on Monday, April 6, 2020

“Estando en ICU estoy manteniendo a mis pacientes día a días hasta que mueren. Ninguno ha dejado la unidad excepto en bolsas corporales”, detalla la enfermera que lleva más de 15 días tratando a pacientes.

La madre de cuatro denunció, además, la falta de equipo de médico para el personal.

“Yo puedo contar las veces que he escuchado, “bueno, nosotros vamos a tratar y hacer esto, pero no tenemos eso”‘, agregó la enfermedad. “Yo no soy una enfermera de ICU, pero tampoco hay nadie más trabajando estas unidades ahora”.

Macias, además, relata sobre los momentos en que le toca explicar a los pacientes sobre la posibilidad de que sean entubados.

“Yo he visto pacientes arribar a la unidad todavía sin estar sedados o con ventilador, pero con condiciones respiratorias extremas y más que espantados”, narró. “Yo les he explicado lo que hace COVID en su cuerpo, cuáles son los riesgos de ser entubado y no, y yo he escuchado cuando esta gente llama a miembros de su familia por última vez antes de ser entubados”, record.

“Si yo los puedo dejar con algo, yo sé que puedo ayudarlos en esos últimos momentos con sus parientes”, añadió.

Otro problema con el que tiene que lidiar Macias es la barrera del idioma. Según contó la enfermera, muchos de sus pacientes hablan solo español, lo que complica la comunicación.

En ese sentido, dijo que ha mejorado su dominio del idioma gracias a su esposo, quien es hispano.